FERIA DE SANTA ANA

Javier Marín cumple su sueño: se doctora como torero en Tudela con una triunfal puerta grande de tres orejas

Su padrino Fran Rivera 'Paquirri' y el testigo Juan Bautista acompañaron al cirbonero por la puerta del encierro.

Paquirri abraza a Javier Marín en presencia de Juan Bautista en el momento de la alternativa. MIGUEL OSËS
Paquirri abraza a Javier Marín en presencia de Juan Bautista en el momento de la alternativa. MIGUEL OSËS  

FICHA

Toros de Valdefresno: correctos de presentación, de buen juego en general, excepcional el quinto y muy bueno también el sexto. 

Paquirri; azul pavo y oro: oreja y oreja.

Juan Bautista; lila y oro, silencio y dos orejas.

Javier Marín; de azul marino y oro: oreja y dos orejas.

Presidencia: a cargo de Luis Arrondo, asesorado por Francisco Sagardia y Ana Isabel Pereira. Cumplio bien su cometido y concedió de manera generosa los trofeos a petición de un público también con muchas ganas de triunfo. 

Incidencias: buena entrada en Tudela con la sombra casi completa. Sol de justicia y calor sofocante.

Javier Marín ha cumplido su sueño. El cirbonero se ha convertido en torero en una tarde para la historia en Tudela, al ser el primer matador navarro que toma la alternativa en el coso y con un triunfo incontestable. Tres orejas, dos de ellas en el sexto toro, uno de los mejores de la tarde. 

Llegó Marín al patio de caballos con tiempo, sonriente, acompañado de su cuadrilla y de Sergio Sánchez, su amigo y su apoderado, su confidente. Atendió a amigos y conocidos, que se tomaron fotos y declaró sentirse sereno y tranquilo a sólo unos minutos del momento cumbre para un joven novillero. Fue una tarde de encuentros con muchas de las personas del mundo del toro en los tendidos. 

El toro para el recuerdo fue Buscatodo, negro con el número 25 y el hierro de Valdefresno. Paquirri cedió los trastos al navarro y Marín hizo salir al tercio a Sergio Sánchez para brindarle el toro, entre la enferborecida ovación de la plaza, que ocupaba casi toda la sombra al completo. Sergio Sánchez agradeció con gesto torero la ovación y el momento en el que su pupilo daba el paso decisivo. 

A pesar de los primeros momentos de nervios con el capote, Marín ha comenzado muy bien la faena con la muleta, firme en los medios con los pies muy quietos. Ha ligado una interesante tanda de derechazos a un toro noble. Poca historia tenía el de Valdefresno por el pitón izquierdo y Marín ha terminado la faena con unas bernardinas muy ceñidas y emocionantes. 

Ha pinchado el toricantano en sus dos primeros intentos pero ha colocado una certera estocada a la tercera que le ha valido su primera oreja como matador de toros. 

Volvía Marín a la cara del toro en el sexto después de saber que sus dos compañeros ya habían abierto la puerta del encierro. Cigarro, el número 32 de los cuatreños de Valdefresno y Fraile Mazas, fue un toro excepcional. 

El momento de tensión se vivió cuando Javier Marín ha esperado al toro de rodillas en el tercio. En la segunda larga cambiada el toro se revuelto sin pasar de manera completa por el capote y ha tenido a Javier Marín contra las tablas. Lo ha recortado con efectividad y muchos reflejos el cirbonero, que ha salido indemne y con el público muy metido en los siguientes capotazos. 

Ha estado bien Marín con ese sexto toro, encastado, noble, con movilidad, que se arrancaba de lejos por ambos pitones y que ha mantenido esa tensión necesaria para darle a la faena el grado de emoción necesaria. El torero navarro se ha mostrado muy serio y con ganas, demostrando su poder ante el toro. Ha podido quizá ligar más los muletazos ante un toro que pedía que le dejaran la muleta en la cara, pero la tarde y los momentos de emoción han estado por encima de los pequeños detalles. 

Ha sido una faena larga, completa y con momentos para recordar de un torero que tiene ahora que seguir por esta línea para tratar de consolidarse como matador. Ha matado con una media estocada que ha hecho que el toro doblara de manera rápida. Dos orejas. 

Juan Bautista dejó claro en Tudela su gran momento tras su paso triunfal por Francia. Toreo con clase el francés al quinto de la tarde, un toro que ha derrochado clase, embistiendo con todo y por abajo y yendo muy largo. 

La mejor tanda de la tarde ha sido obra de Bautista con este quinto toro. Le ha dejado la muleta en la cara y el toro ha derrochado clase, embistiendo con todo y muy largo. Pinchó en un primer momento, pero consiguió una estocada defectuosa a la segunda, pero muy efectiva que le valió las dos orejas después del silencio en su primero tras fallar con los aceros. 

Paquirri fue sin duda, junto a Marín, el torero que también se llevó las mayores ovaciones del público, en especial después de su tercio de banderillas en el primero. Basó sus faenas en pases sentado en el estribo, desplantes, gestos a los tendidos e intentos constantes de encontrar la complicidad con el público. 

Le valió a Fran Rivera para cortar sendas orejas en sus dos toros y para salir también por la puerta grande en una tarde para la historia de Tudela y de la Chata de Griseras. Fue pitado por el público por no colocar banderillas en el cuarto de la tarde y fue efectivo, eso sí con la espada. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Javier Marín cumple su sueño: se doctora como torero en Tudela con una triunfal puerta grande de tres orejas