PREMIUM  TOROS

Pablo aún no cede el trono a Guillermo: corta un rabo en Estella y comparte puerta grande con Joao Moura y su hijo

Plaza llena en Estella para volver a ver una cartel para la historia: Pablo Hermoso de Mendoza, su hijo Guillermo y Joao Moura. 

Pablo Hermoso de Mendoza, su hijo Guilermo y Joao Moura salen a hombros en Estella. MIGUEL OSÉS
Pablo Hermoso de Mendoza, su hijo Guilermo y Joao Moura salen a hombros en Estella. MIGUEL OSÉS  

FICHA

Toros de Rosa Rodríguez y uno de Herederos de Sánchez y Sánchez corrido en sexto lugar. El quinto fue premiado con la vuelta al ruedo y fueron también de calidad primero, segundo y cuarto. 

Joao Moura; oreja y oreja. 

Pablo Hermoso de Mendoza: dos orejas y dos orejas y rabo. 

Guillermo Hermoso de Mendoza; dos orejas y oreja.

Presidencia: a cargo de Pablo Ezcurra Fernández asesorado por Juan José Crespo y Jesús Miguel Blanco León (veterinario). Cumplió correctamente su cometido dentro del ambiente festivo y el interés del público por premiar a los tres rejoneadores. 

Incidencias: tarde de calor en Estella con la plaza llena y un viento molesto que fue poco a poco ganando protagonismo. 

Hasta 8 orejas y un rabo se repartieron en la plaza de toros de Estella en la festiva corrida de rejones, en la que el público se implicó de lleno y en la que se demostró que Pablo Hermoso de Mendoza aún tiene cuerda para rato antes de ceder el trono del rejoneo a su hijo Guillermo

Si ya el año pasado, con el debut del vástago en Estella, se demostró que lo lleva en la sangre, el hijo del rejoneador volvió a demostrar su madera y habilidades para convertirse pronto en otra figura del toreo a caballo, pero todo a su debido tiempo. 

La faena de la tarde corrió a cargo del padre, el rey del rejoneo. Fue premiado con dos orejas y un rabo después de cuajar un gran toro de Rosa Rodriguez, al que se premió con la vuelta al ruedo. Había salido el toro abanto pero pronto Pablo fue metiendo al animal en el canasto antes de colocar el rejón de castigo. 

Colocó banderillas con Brindis y con Dalí, con el que encendió al público con sus piruetas. Disfrutó Pablo Hermoso de Mendoza tanto con este toro que colocó banderillas cortas con Nevado y remató la faena con dos pares de banderillas a dos manos por los adentros, con el toro muy pegado a tablas. 

Colocó un rejón de muerte en dos tiempos, más que suficiente para rubricar una faena con mucho interés y tocando las teclas precisas en cada momento. Dos orejas y un rabo solicitados con mucha fuerza por el público de Estella

Antes de este brillante éxito ya había cortado otras dos orejas Pablo Hermoso en su primero, el segundo de la tarde. Lució con Alquimista con el rejón de castigo y se recreó a lomos de Berlín, llevando al toro pegado a la grupa del caballo al hilo de las tablas. Excepcional. 

No ayudó este toro con el rejón de muerte y ello hizo fallar a Pablo a la primera, algo que no restó meritos a la faena, recompensada con dos orejas. 

Especialmente cariñoso estuvo el público con Guillermo, que cumplirá en los próximos días 19 años. Después de sus dos tardes en San Miguel de Allende (México) y Mejanes (Francia), la cita de Estella era la última en el calendario del joven jinete en una carrera muy medida y cuidada, para dar los pasos sobre seguro. 

Estuvo muy firme Guillermo con su primero, un toro huidizo de salida, al que no veía la forma de colocar el rejón de castigo, pues el toro rehuía de manera permanente el encuentro con el caballo. No desesperó Guillermo hasta encontrar el momento exacto. Consiguió luego buenos y lucidos momentos con Disparate y Baco en banderillas, a pesar de que el toro se fue parando poco a poco, con amago de echarse incluido. 

Nada de eso pudo con Guillermo, que colocó banderillas cortas y mató a la primera a lomos de Pirata en una faena de mucho trabajo y constancia. Dos merecidas orejas antes de afrontar el último toro de la tarde. 

Fue espectacular el recibimiento al sexto con Napoleón, con cuatro vueltas al toro de salida con el caballo muy torero. Brotaron los aplausos en banderillas de nuevo con Disparate mientras la banda de Estella interpretaba el 'Olé torero'. 

Terminó la faena con banderillas cortas, banderillas a dos manos y un par de rosas, con la mala suerte de pinchar al toro en cuatro ocasiones. Fue premiado con una oreja, pues la faena tuvo su jugo a pesar del frío final. 

Tampoco se fue de vacío Joao Moura, rejoneador portugués que camina por los últimos tramos de su trayectoria profesional. Tuvo el gesto cuidado y sincero de brindar su primer toro a sus dos compañeros de terna, algo que Guillermo también devolvió luego al portugués. 

Su primer toro, con clase y calidad, anduvo un poco justo de fuerzas, pero hizo disfrutar al público con las banderillas. Cortó una oreja en cada uno de sus toros, el cuarto de ellos un animal que salió con muy buen tranco y al que el portugués colocó un segundo rejón de castigo, lo que hizo pararse al toro antes durante la faena, que tuvo que dimirse con el toro aculado en tablas en los momentos finales. 

Aún así, Moura sacó su destreza para colocar banderillas con mucha facilidad y clases, en momentos muy aplaudidos. Colocó cuatro banderillas cortas y terminó con un pinchazo hondo, suficiente para el premio de la oreja. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pablo aún no cede el trono a Guillermo: corta un rabo en Estella y comparte puerta grande con Joao Moura y su hijo