PREMIUM  FIESTAS

El futuro torero de Navarra: un niño de tres años hace vibrar a la plaza de Mélida con su arte y su pasión

Daniel Moreno ha demostrado ante los aficionados a las vaquillas que domina los pases y los movimientos de los matadores de toros.

Salida a hombros del niño Daniel Moreno en Mélida.
Salida a hombros del niño Daniel Moreno en Mélida.  

Daniel Moreno Armendáriz, de tan solo tres años de edad y natural de Tafalla, ha sorprendido con su arte y manejo del capote a todos los presentes en la suelta de vaquillas que se celebra cada tarde en la localidad de Mélida.

Sin casi levantar un palmo del suelo y vestido de torero con un gorro y chaqueta roja, toreó y clavó las banderillas al torico de una rueda, mientras una abarrotada plaza observaba su hazaña.

Susana Armendáriz, su madre, cuenta que Dani lleva siempre encima un capote, que se lo regalaron en su cumpleaños, una espada que le trajeron los Reyes Magos y las banderillas. "Algunos niños llevan siempre un balón, pues Dani lleva todo esto en una maleta, que le acompaña a todas partes, ya sea a la guardería o a la piscina".

Así que ese día no podía ser menos. Mélida celebraba su Día del niño y Javier Moreno, su padre (nacido precisamente en esa localidad), le preguntó si le apetecía torear en la plaza del pueblo antes de las vaquillas. Como no sabían qué haría al final, lo vistieron de torero y acudieron, como es costumbre, a ver las vaquillas y el encierro.

"Lo sacamos y al principio comenzó a torear", explica Susana. Su padre conducía el torico de ruedas y ella le sujetaba las banderillas durante la faena. Pero eso no es todo, porque tras terminar su actuación, en la que deslumbró imitando todas las poses y movimientos de los matadores de toros, Óscar e Iñaki Baquero (amigos del padre) lo sacaron a hombros por la plaza ante la tierna mirada del público.

"Él no tiene vergüenza, de hecho en Tafalla viendo los toros también se subía a torear a un balconcillo en medio de la corrida", apunta entre risas. "En los Sanfermines, también, pues se puso a torear en medio de las mulillas. "Es algo que le encanta", subraya.

UNA PASIÓN QUE LE VIENE DESDE PEQUEÑO

Explica Susana que toda esta pasión taurina le viene sola. Sí que su padre es aficionado al mundo de los toros, pero cuando Dani llega a casa de los abuelos, les pide que le pongan vídeos de toros, y se pasa un buen rato observándolos. "Es autodidacta, todos los movimientos y todo lo que hace es porque lo ha visto por la televisión o en las corridas", cuenta orgullosa su madre.

La familia es amiga, desde hace 16 años, del rejoneador navarro Roberto Armendáriz y acude de vez en cuando a visitarlo a su finca, un plan que emociona al pequeño Dani, pues, además de los toros, los caballos son su otra gran pasión.

Armendáriz tilda de "figura" al pequeño torero, e incluso le ha enseñado algunos movimientos en la plaza que tiene montada en la finca. Dani se sabe hasta los nombres de todos los caballos del rejoneador.

Moreno está "encantado" de que a su hijo le gusten tanto los toros y le hace mucha ilusión ver esa pasión que su pequeño tiene por el mundo del toro.  Su madre lo anima también a que siga con esta entrega y confiesa que que desea que haga lo que le gusta, aunque conozca el peligro que tiene correr los encierros y torear.

No obstante, sobre si lo ve siendo torero en un futuro, su madre no lo tiene del todo claro, pues Dani solo tiene tres años. Además, Susana cuenta, a modo de anécdota, que si ve un perro por la calle, se sigue asustando, así que lo de torear es algo que habrá de esperar, porque él lo ve todavía como un juego.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El futuro torero de Navarra: un niño de tres años hace vibrar a la plaza de Mélida con su arte y su pasión