TOROS

Sin pena ni gloria: la corrida de los tres navarros cierra las fiestas de Tafalla sin trofeos

A pesar de las tres horas de duración del festejo, pocos matices positivos se han podido sacar, aunque la plaza registró la mejor entrada de las fiestas.

Última corrida de la feria de Tafalla con los diestros navarros Javier Antón y Javier Marín, y el rejoneador Roberto Armendáriz. MIGUEL OSÉS
Última corrida de la feria de Tafalla con los diestros navarros Javier Antón y Javier Marín, y el rejoneador Roberto Armendáriz. MIGUEL OSÉS

Toros: dos de D. José Rosa Rodríguez para rejones y cuatro de Las Monjas para la lidia a pie, muy bien presentados, de juego discreto en varas, pero aprovechables en la muleta tres de ellos. En cuarto lugar, salió el sobrero, también de la ganadería Rosa Rodríguez, mal presentado.

Roberto Armendáriz: silencio y silencio.

Javier Antón: silencio y silencio (dos avisos).

Javier Marín: ovación (un aviso) y silencio (un aviso).

Presidencia: Pablo Larrasoaña. Asesorado en el aspecto taurino por Francisco Sagardia y por Antonio Puig en el aspecto veterinario. Ha pasado desapercibido.

Incidencias: dos tercios de entrada en la última corrida de la feria. El viento ha dificultado en algunos momentos la lidia. En el quinto toro de la tarde ha resultado herido por asta el banderillero José Otero Beltrán, de la cuadrilla de Javier Antón. Sufrió una herida por asta en el muslo derecho, con trayectoria ascendente y sin compromiso nervioso. Según el parte médico, sufre un importante desgarro muscular hasta el fémur y ha sido trasladado tras una primera atención hasta el Hospital de Pamplona. 

En el segundo toro, Otero ha saludado al poner dos grandes pares de banderillas, y el tafallés Pablo Simón, de la cuadrilla de Javier Marín, en el tercero de la tarde.


En la cuarta y última corrida de la feria de las fiestas de Tafalla, un cartel 100% navarro, formado por Roberto Armendáriz, Javier Antón y Javier Marín, ha hecho que la plaza registrara la mejor entrada del serial.

A pesar de las tres horas de duración de la corrida, pocos matices positivos se pueden sacar. Los tres actuantes han tenido, al igual que en la corrida del sábado sus compañeros, problemas con la suerte suprema.

Los mejores momentos de la tarde los ha propiciado el cirbonero Javier Marín. En ambos toros, ha mostrado las ganas de agradar al público. Especialmente, en su primer toro, con la mano diestra.

En el sexto, presentado de manera espectacular, algo excesivo para una plaza de tercera como Tafalla, Marín ha agradado al público asistente, pero, de nuevo, se le ha atragantado la espada. De no haber sido por ella, hubiera salido por la puerta grande tras haber cortado una oreja a cada toro de su lote.

En cambio, poco ha podido hacer Javier Antón ante sus dos toros. En su primero, ha conseguido algún buen muletazo, pero después de tres pinchazos y dos avisos, a punto ha estado el toro de ser devuelto al corral.

El quinto toro de la tarde ha herido en el primer tercio a su banderillero Juan Otero, que ha sido volteado de fea manera. Aparentemente, la herida por asta es en muslo derecho, pero se desconoce el parte médico por el momento.

Desde ese instante, con una desorganizada lidia, el toro se ha puesto difícil. En estos aspectos se ve lo importante que es hacer bien las cosas durante el transcurso de la lidia, para que el astado llegue en buenas condiciones al tercio final.

Para terminar, el rejoneador Roberto Armendariz, tras triunfar en Pamplona, no ha conseguido captar la atención del público del coso tafallés en ningún momento de su actuación.

En su buen primer toro, ha dejado algún buen detalle, pero en el cuarto bis, que ha salido de chiqueros tras morir el cuarto toro, tras la mala colocación del rejón de castigo, un Armendáriz sin actitud ha hecho que su actuación concluyera con dos silencios, algo no muy habitual en los festejos de rejones.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sin pena ni gloria: la corrida de los tres navarros cierra las fiestas de Tafalla sin trofeos