• jueves, 21 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:47

 

 
 

GASTRONOMÍA

Las tres pizzerías 'rurales' que se han convertido en referencia de Navarra

La Panpinela, El Dolmen de Faulo y El Molino son los restaurantes que funcionan desde pequeños pueblos y que son 'La Meca' para los amantes de la pizza de Navarra.

Varias pizzas haciéndose en un horno artesanal de leña ARCHIVO
Varias pizzas haciéndose en un horno artesanal de leña ARCHIVO

La pizza es una de las comidas más conocidas del mundo. Ha llegado a todos los rincones y hay muchos restaurantes que se han especializado en esta comida italiana. Ese es el caso de tres restaurantes de Navarra: La Panpinela, El Dolmen de Faulo y El Molino.

Ubicados en pequeños pueblos de zonas rurales, en espacios idílicos rodeados de naturaleza, se han convertido en puntos de referencia al que 'peregrinan' los enamorados por las pizzas. Así, se han convertido en la excusa perfecta para hacer una excursión, descubrir zonas de la Comunidad foral, y acompañarlos de una comida 'bocatto di cardinale'.

De hecho, estos restaurantes han logrado tal reputación que guías gastronómicas y de viajes ya se han fijado en ellas y las han destacado. Este es el caso de la Guía Repsol que incluso ha dedicado un reportaje en modo ruta a La Panpinela y El Molino. 

 

1. LA PANPINELA - ERAUL

La Panpinela ha convertido al pequeño pueblo de Eraul en una referencia en Tierra Estella y Navarra. En el oeste del Valle de Yerri, a escasos kilómetros de uno de los puntos más conocidos por los escaladores en la Comunidad Foral.

Unai Torregrosa y Mariela Goñi han construido desde cero este restaurante. Y no es una manera de hablar, los propietarios han fabricado desde los hornos artesanales hasta su propia receta para las masas de sus pizzas. Igualmente, el resto de platos que ofrecen son 100% caseros y donde priman los productos ecológicos y kilómetro 0.

Así su carta, consta tan solo de tres entrantes, casi 20 pizzas distintas y 3 postres. Los entrantes destacan por el uso de la huerta navarra: plato de espárragos, tomate de la huerta en ensalada (sólo en temporada) y mousse de foie de pato servido con tostadas.

En su especialidad y único plato principal, las pizzas muestran una gran variedad, yendo desde la más sencilla (solo con jamón de york) hasta las novedosas como la 'Mongolia' (Huevo trufado, bacon, nata y trufa) o 'Las de Larrión' (Humus en lugar de mozarella, cebolla, pimiento verde, champiñones, calabacín y olivas negras).

Aun así, todas tienen elementos en común ya que todas llevan tomate, queso mozzarella, aceite de oliva y orégano. Además, tienen disponible con masa sin gluten. 

De postre, La Panpinela cuida del mismo modo y ofrecen tres platos caseros: cuajada, mousse de limón y brownie de chocolate. Igualmente, para concluir tienen una gran variedad de tés e infusiones.

Abren de Semana Santa a el puente del Pilar los viernes noche, sábados y domingos todo el día. También las vísperas de festivos noche y los festivos todo el día. Pese a una amplia terraza, con grandes vistas al valle, es necesario reservar ya que siempre cuelgan el cartel de completo.

 

2. EL DOLMEN DE FAULO - BIGÜEZAL

Casi en Zaragoza, en el pequeña localidad de Bigüezal (que pertenece al Romanzado), una pareja también ha fundado uno de los referentes de las pizzas en Navarra: El Dolmen de Faulo

Junto a la foz de Arbayun y en medio de la serpenteante carretera NA-2200 se erige Bigüezal, un pequeño pueblo con apenas una decena de habitantes que ahora, cada fin de semana, reúne a otros tantos visitantes gracias al obrador-pizzería que abrieron Rodrigo Barricart y su pareja, la italiana Raffaella Pezzoli. El nombre lo toman de unos históricos restos arqueológicos que se encuentran a unos escasos kilómetros del pueblo.

La carta de El Dolmen de Faulo muestra una gran influencia italiana, tanto en sus pizzas como en los vinos que ofrece. Así, divide sus pizzas entre tradicionales y sus recetas propias donde también explotan el potencial de productos navarros como el hongo beltza o chorizo picante. Además, también ofrecen una variedad de 'pizzas blancas', es decir con las bases sin tomate, y platos más allá de la pasta.

El restaurante abre los fines de semana y se puede reservar a través del teléfono 666 62 93 15. Igualmente, también se pueden hacer pedidos para recoger.

 

3. EL MOLINO - LARRAONA

La Pizzería El Molino se encuentra también en la zona de Tierra Estella (como La Panpinela) pero al otro lado de la Reserva Natural de Basaula. En concreto, el restaurante se encuentra en las afueras del pequeño pueblo de Larraona, a escasos kilómetros de la frontera con Álava.

Arantxa García de Baquedano y sus hijas Patricia y Paula abrieron el restaurante en la que es su casa familiar y han creado un estilo propio uniendo productos locales e italianos, los cuales se completan con su formación. Las tres, tal y como cuentan a la Guía Repsol, se formaron con Jesús Marquina (profesor y campeón pizzero).

La carta de El Molino consta de seis entrantes, cuatro ensaladas, 15 pizzas y 5 postres. En todos ellos destaca la importancia de la cocina casera y da gran valor a los productos 100% italianos tradicionales. En este sentido, como entrantes tiene dos tipos de provolone fundido al horno, así como burrata. 

Sobre las pizzas, el restaurante divide entre las clásicas (cinco tradicionales recetas) y las gourmet, diez recetas propias que tienen ingredientes como crema bogavante, trufa o cigalas. Para terminar, El Molino ofrece seis postres donde prima lo casero como la tarta de queso, el tiramisú o helados artesanos.

El Molino abre los viernes de 20 a 00 horas, mientas los sábados y domingos de 13 a 16.30 horas y de 20  00 horas. Igualmente, es 100% necesario reservar ya que también suelen estar completos. Para reservar se debe llamar al 678 79 00 03.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las tres pizzerías 'rurales' que se han convertido en referencia de Navarra