• sábado, 24 de julio de 2021
  • Actualizado 00:39

HISTORIA

Las Navas de Tolosa: el aniversario de la batalla en la que Navarra tuvo un papel fundamental

El 16 de julio de 1212 tenía lugar la batalla de las Navas de Tolosa entre las tropas cristianas, en las que se encontraba el Reino de Navarra, y el ejército musulmán en Jaén.

Tapiz que representa al rey Sancho VII El Fuerte durante la batalla de las Navas de Tolosa ARCHIVO
Tapiz que representa al rey Sancho VII El Fuerte durante la batalla de las Navas de Tolosa. ARCHIVO

En la pedanía jienense de Santa Elena se libró el 16 de julio de 1212 una de las batallas clave de la Reconquista española, la Batalla de las Navas de Tolosa.

Y es que este acontecimiento histórico, que implicó a castellanos, aragoneses, navarros e incluso franceses y portugueses, tuvo consecuencias inmediatas, como la toma de Úbeda y Baeza; y consecuencias a largo plazo, como la toma de Granada y, por tanto, la expulsión de los musulmanes de España y el fin de la Reconquista.

De este modo, el 16 de julio de 1212 tuvo lugar el principio del fin del islam en la Península Ibérica, en una de las batallas más sangrientas e importantes en la historia de España.

En esta batalla participaron personajes que nos resultan conocidos, sin ir más lejos, el rey Sancho VII de Navarra, más conocido como 'Sancho el Fuerte'. Este rey navarro comandó las tropas navarras, integradas en el ejército cristiano, 

La Batalla de las Navas de Tolosa comenzó cuando, tras la pérdida del castillo de Salvatierra, Alfonso VIII de Castilla decidió romper su tregua con el imperio almohade y abrir una batalla contra Muhammad an-Nasir.

Para ello pidió el apoyo de los reinos cristianos de la península, y consiguió el apoyo de León, Aragón y, más tarde, el de Navarra. Además, contó con la ayuda de las tropas portuguesas y francesas y con las órdenes religiosas de Santiago, Calatrava, Temple y Malta.

El califa an-Nasir, por su parte, reunió a más de 20.000 hombres en las llamadas tropas de la Media Luna para eliminar a los cristianos de la Península Ibérica y así completar la obra que inició su padre con la batalla de Alarcos.

En este ejército de la Media Luna había muchos peones que habían acudido de forma voluntaria, siguiendo la estela de la yihad o la guerra santa, además de arqueros y caballeros procedentes de tribus del noroeste de África.

El primer ataque estuvo liderado por el vizcaíno don Diego López de Haro, mientras que la segunda carga la dirigió Sancho el Fuerte. Al tercer ataque, el definitivo, se unieron los tres reinos para efectuar una carga conjunta contra los almohades en la que consiguieron vencer esta batalla. 

Actualmente, seguimos teniendo símbolos en Navarra que se identifican con la Batalla de las Navas de Tolosa, como la calle Navas de Tolosa o las cadenas del escudo de la Comunidad Foral.

La leyenda popular cuenta que estas cadenas tienen su origen en esta batalla, al ser las tropas navarras las que alcanzaron el lugar en el que estaba el califa Muhammad an-Nasir, también llamado por los cristianos Miramamolín. Este lugar estaría protegido por unas cadenas, que las tropas consiguieron sobrepasar.

Tras la victoria, esas cadenas serían trasladadas a Navarra como símbolo de la victoria y, más tarde, serían incorporadas a su escudo. Sin embargo, no está demostrado que fuera de esta manera, aunque esta versión se ha establecido en las creencias populares. 

En cuanto a la toponimia del callejero de Pamplona, la calle Navas de Tolosa, situada en el I Ensanche de la ciudad, recibió su nombre en 1890, cuando el Ayuntamiento de Pamplona decidió dedicar esta calle a la Batalla de las Navas de Tolosa, entre otros motivos por la actuación de Sancho el Fuerte, que fue fundamental.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las Navas de Tolosa: el aniversario de la batalla en la que Navarra tuvo un papel fundamental