• miércoles, 01 de diciembre de 2021
  • Actualizado 12:06

 

 
 

SOCIEDAD

La curiosa historia del nombre de la plaza de la Cruz, en el Ensanche de Pamplona

Se la conoce así de manera popular tras colocarse una gran cruz en el centro de la plaza en 1941.

Plaza de la Cruz en Pamplona. Navarra.com
Plaza de la Cruz en Pamplona. Navarra.com

La Plaza de la Cruz de Pamplona es una manzana que se dejó libre de casas cuando se construyó el segundo ensanche de la capital navarra, a partir de los años 20 del siglo pasado, con el desarrollo urbanístico de la ciudad tras el derribo de las murallas. 

En los últimos meses la Plaza de la Cruz ha servido también para colocar unas terrazas al aire libre de la Servicial Vinícola y del bar Ciáurriz, debido a la pandemia de la Covid-19.

Actualmente es un lugar de esparcimiento público con un amplio arbolado. Cuenta con un parque infantil, unos baños públicos, bancos y un suelo que está muy deteriorado por las raíces de los árboles.

El nombre de Plaza de la Cruz no ha sido designado oficialmente por el Ayuntamiento de Pamplona. Este espacio rodeado por las calles Bergamín, Sangüesa, Navarro Villoslada y San Fermín, fue llamado Plaza de la Cruz de manera popular a partir del año 1941.

El nombre dado a la plaza tenía su origen en la iniciativa de un profesor oscense de forja del colegio de los Salesianos de Pamplona, Constantino Manzana Llena, que llegó a la capital navarra en 1929.

Hombre de profunda religiosidad y de un carácter sumamente peculiar, realizó la estatua de una cruz oponiéndose a una Ley establecida por Azaña, en plena Segunda República Española.

Un parque infantil en la Plaza de la Cruz de Pamplona. NAVARRA.COM.
Un parque infantil en la Plaza de la Cruz de Pamplona. NAVARRA.COM

El gobierno de Manuel Azaña desarrolló una política antirreligiosa que le enfrentó con la Iglesia Católica, destacando la ley que establecía la retirada de los símbolos religiosos, entre ellos, los Crucifijos. Medida que tuvo una gran oposición en Navarra.

La cruz se erige, anclada sobre una base de piedras, en una columna con el fuste recargado de decoración, y alrededor del cual, se enrosca la figura de un enorme dragón, símbolo del mal y que, según algunas opiniones, el propio autor identificaba con Manuel Azaña, que en aquel momento era Presidente del Gobierno.

Se instaló un conjunto escultórico con una cruz forjada en hierro acompañada  por unas farolas de época. Con el paso de los años sufrió algunos cambios, eliminándose las farolas y quedando tan solo la cruz de hierro sobre un estanque.

La cruz de hierro forjado fue instalada inicialmente en el centro del claustro de la catedral de Pamplona, donde permaneció hasta 1941, momento en que fue trasladada a este lugar.

La plaza es también conocida por la presencia, en este lugar, del primer Instituto de Segunda Enseñanza de Pamplona. El Instituto conoció otras ubicaciones hasta llegar a esta ubicación del segundo ensanche.

Plaza de la Cruz de Pamplona con casetas de un bar restaurante. Navarra.com.
Plaza de la Cruz de Pamplona con casetas de un bar restaurante. Navarra.com

Se fundó en noviembre de 1845, como consecuencia de la ley Moyano que obligaba a crear, al menos,  un instituto de segunda enseñanza en cada capital de provincia.

El Instituto estuvo, en primer lugar, en Casa del Arcediano y luego en la actual sede del INAP en el casco viejo, antiguas escuelas de Magisterio y Empresariales. En 1939, tras la guerra civil, la separación de sexos conllevó la división del instituto en dos centros.

Por un lado el masculino “Ximenez de Rada” con la entrada por la calle Sanguesa, y por otro el femenino “Príncipe de Viana” con entrada por la calle Bergamín. Ocupan, desde 1944, su actual emplazamiento en la plaza de la Cruz, bajo el rótulo de “Institutos de Navarra”. A partir de 1984 los dos institutos volvieron  a ser mixtos y desde 1995 se fusionaron bajo el nombre de IES Plaza de la Cruz.

Constantino Manzana, autor de la Cruz

El autor de la cruz que da nombre a la plaza era oscense de nacimiento, aunque pamplonés de adopción, ya que pasó en ella más de medio siglo de su vida. Nació el 2 de julio de 1907 en Fonz (Huesca), cerca de Barbastro y falleció en Pamplona en 1993.

Fue un hombre de ideas propias, de una constancia extrema en la defensa de las mismas. No tuvo ningún prejuicio para decir lo que opinaba ni para enfrentarse a autoridades civiles o eclesiásticas. 

Mantuvo abundante correspondencia con todo tipo de autoridades, gobernadores civiles, obispos y cardenales, directores de bancos, presidentes de instituciones, etc. También estuvo encarcelado en los años cincuenta por su peculiar oposición al régimen franquista.

Aún disponiendo de dinero, vivió la mayor parte de su vida casi en la pobreza más absoluta. El 25 de noviembre de 1992 ingresó en la Casa de Misericordia de Pamplona, en donde falleció el 22 de agosto de 1993.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La curiosa historia del nombre de la plaza de la Cruz, en el Ensanche de Pamplona