PREMIUM  BALANCE DE LEGISLATURA

Del auge laboral, a la cola del paro y de España: Barkos deja a Navarra sin el Plan de Empleo prometido

Navarra ha pasado de ser una región próspera y competitiva a ser la única comunidad de España que vio como sus parados crecieron en 2018.

De izquierda a derecha, el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi; la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, y el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra. EFE
De izquierda a derecha, el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi; la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, y el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra. EFE  

El fin de la crisis y la recuperación económica no se han desarrollado en la Comunidad foral de la manera esperada.

Navarra ha visto como su atractivo empresarial se ha ido a pique gracias a la subida fiscal impuesta por el Gobierno de Barkos, al mismo tiempo que el paro, pese al descenso registrado, no ha regresado a los niveles precrisis por la falta de un Plan de Empleo que fue anunciado 'a bombo y platillo' por el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, y que jamás ha visto la luz.

En cuatro años nacionalistas, Navarra ha pasado de ser uno de los lugares más prósperos en materia de empleo, a estar a la cola en la creación de puestos de trabajo y despedir este pasado 2018 como la única comunidad de España en la que el paro creció.

Durante el primer medio año de mandato del cuatripartito, la Comunidad foral registró un continúo incremento de la tasa de empleo y cerró 2015 con un total de 43.143 parados, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

Unos datos que, sin embargo, arrojaron un descenso positivo del número de desempleados en el cómputo anual gracias a los últimos coletazos del Gobierno de UPN, que consiguió en su último trimestre al frente del Ejecutivo reducir la tasa de paro del 15,6 al 12,6 %.

Las agencias de empleo que más aumento de parados registraron fueron la de Lodosa (11,28%), seguida de la Rochapea (3,5%) y Tafalla (3,29%). Con el cuatripartito, la Comunidad foral comenzó a desacompasarse del resto del país, que mientras el número de parados descendía, en Navarra incrementaba.

Ya en el año 2016, el Gobierno de Barkos, con los vicepresidentes Laparra y Ayerdi a la cabeza, anunciaba el que hoy por hoy se ha convertido en la gran mentira del cuatripartito durante esta legislatura: un Plan de Empleo.

A través de 140 supuestas medidas, los vicepresidentes Laparra y Ayerdi prometieron la creación de 20.000 puestos de trabajo en los tres años que restaban de legislatura.

Sin embargo, este plan nunca se ha materializado, jamás ha tenido consignación presupuestaria y no ha logrado pasar esa fase eterna de borrador.

Entre medio, numerosas contiendas se han producido entre los sindicatos navarros y el Ejecutivo Barkos ya que, para el consejero Manu Ayerdi, este plan requería del "máximo consenso social y político posible". Algo que no se ha logrado después de que el Gobierno decidiera convocar el Consejo del Diálogo Social para negociarlo.

Se trata de un órgano creado en los últimos coletazos de la legislatura pasada y que reunía a UGT, CC.OO. junto a la Confederación de Empresarios Navarros y el Gobierno del cuatripartito, lo que provocó un enfado mayúsculo en los sindicatos abertzales al no contar con representación.

Mientras tanto 2016 se iba consolidando como un buen año para la Comunidad foral. Al terminar el año, el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, valoró de manera "rotundamente positiva" la evolución del desempleo en Navarra que, tal y como reflejó la Encuesta Población Activa del cuarto trimestre, las personas en paro descendieron en un ese año en 10.500, hasta situarse en 30.800 personas.

De este modo, la tasa de desempleo en la Comunidad Foral se redujo al 10,01%, la más baja de las comunidades autónomas, mientras que la media nacional se situó en el 18,63%. Además, el paro femenino logró situarse también como el más bajo de entre todas las comunidades autónomas y el masculino, el segundo mejor resultado del conjunto nacional.

Pero no todo sería un camino de rosas para el cuatripartito en materia de empleo. En 2017, el paro creció en al menos dos trimestres rompiendo con esa tendencia a la baja que se presentó en 2016 y poniendo a prueba al consejero Laparra, que tuvo que 'inventarse' todo tipo de teorías para tratar de ocultar que el trabajo del cuatripartito no estaba dando sus frutos. "Un mes siempre desfavorable", "mayores expectativas de encontrar un empleo"... Estas fueron solo algunas de las excusas que Laparra dio para justificar la subida del número de parados en Navarra.

No obstante, en el cómputo anual, el paro bajó en Navarra en 1.000 personas en el año 2017, lo que supone un descenso del 3,15 por ciento con respecto a 2016, dejando la cifra total de desempleados en la Comunidad foral en 29.900 personas y una tasa de paro del 9,63 por ciento.

Así se llegó a 2018, un año marcado por el cierre de varias oficinas de empleo de la capital navarra y que ha supuesto la mayor reordenación de plantilla en los últimos 20 años, tal y como informó el Ejecutivo foral.

Así, en junio, el Gobierno de Navarra aprobó en su sesión una nueva modificación de la estructura del Servicio Navarro de Empleo, en la que creó una nueva dirección de servicio y anunció el cierre de las oficinas de empleo de Yamaguchi y Rochapea, a la vez que insta a los pamploneses a acudir al centro Iturrondo, en Burlada, para cualquier trámite relacionado con el empleo.

A todo esto también hay que sumar la implantación de la cita previa. Según informó el Gobierno Barkos, el Servicio Navarro de Empleo tomó medidas para promover la tramitación la tramitación online y evitar desplazamientos después de se centralizaran en Burlada las gestiones relacionadas con el desempleo.

Respecto a los últimos datos anuales de la EPA, en 2018 el paro subió en 1.800 personas en Navarra, lo que supuso un 5,9% más que en 2017, siendo la Comunidad foral el único lugar en el que aumentó el desempleo durante el año pasado.

De nuevo un mazazo para el Gobierno de Barkos con el que también tuvo que 'lidiar' el consejero Laparra, quien aseguró que el aumento del paro en 2018 es solo "una sensación": "Se debe a una corrección estadística".

Sin embargo, Laparra organizó una presentación de un supuesto informe anual de empleo con el que trató de dejar atrás los nada halagüeños últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

En un intento de maquillar el balance negativo con el que cierra el cuatripartito en el último año de la legislatura del cambio, el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, optó por comparar los datos actuales con las cifras de parados del inicio de la etapa del actual gobierno para vender una bonanza laboral y olvidar la reciente tendencia negativa, así como el frustrado Plan de Empleo "a falta de una firma" o la desaparición de algunas de las oficinas del antiguo INEM.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Del auge laboral, a la cola del paro y de España: Barkos deja a Navarra sin el Plan de Empleo prometido