PREMIUM  BALANCE DE LEGISLATURA

La gran obsesión cumplida de Asirón: impuso el euskera en el último pleno de Pamplona a pesar de las críticas

El alcalde de Bildu aprobó la nueva ordenanza del euskera en la última sesión del consistorio y Enrique Maya, de UPN, avisó con llevarle a los tribunales.

Asirón e Itziar Gómez corren con la Ikurriña durante la Korrika en Pamplona. MIGUEL OSÉS
Asirón e Itziar Gómez corren con la Ikurriña durante la Korrika en Pamplona. MIGUEL OSÉS  

Joseba Asirón (Bildu) pegó sus últimos coletazos en el Ayuntamiento de Pamplona el pasado dos de mayo en el último pleno del Ayuntamiento de Pamplona antes de su salida como alcalde. El todavía primer edil de la ciudad, con el apoyo del partido de Uxue Barkos, Podemos e I-E, aprobó la ordenanza del euskera auspiciada por el cuatripartito por la que se impone este idioma a los vecinos de Pamplona.

En la misma se incide en la discriminación de todo el que no hable esta lengua, que tendrá prohibido el acceso a cualquier trabajo o relación con el Consistorio. La oposición, de manos de Enrique Maya, ya anunció que llevaría el asunto a los tribunales.

PRIMERO, EL EUSKERA

La nueva ordenanza penalizará de forma directa al 95% de la población que, según las encuestas, reconoce que no utiliza ni sabe euskera, hasta el punto de rotular toda la ciudad en todos los soportes con la lengua vasca como predominante, dejando al castellano como mero acompañamiento. 

A partir de ahora, cualquier persona que desee trabajar como funcionario o tenga una empresa con relaciones con el consistorio deberá avalar el conocimiento del euskera, de forma que la práctica totalidad de la ciudadanía quedará relegada y discriminada por los nacionalistas vascos. 

Toda la cartelería y documentación municipal pasará a estar rotulada primero lugar en vascuence, hasta el punto de que Asirón ha dado orden de que en todas las señales y rótulos de la ciudad predomine el euskera.

"Cuando el texto sea a dos columnas, a la izquierda figurará el texto en euskera (primer lugar), y a la derecha, el texto en castellano; y cuando la disposición sea en vertical, en la parte superior se escribirá el texto en euskera (primer lugar), y en la parte inferior, el texto en castellano".

Hasta tal punto llega la obsesión de Bildu y su imposición de esta lengua minoritaria que obligará a que toda la publicidad municipal en medios de comunicación en castellano se haga también en vascuence, aunque ha dejado claro que quedará prohibido hacerlo en castellano en los medios en euskera, donde sólo se publicitarán en vasco.

También obligará Asirón a que se cambien los "sellos, logotipos, membretes y elementos similares que haya en el Consistorio" para que el euskera aparezca de manera predominante, al igual que en cualquier prenda de funcionarios municipales, donde todo deberá estar en vascuence.

ATENCIÓN EN VASCUENCE

La nueva ordenanza obliga a que todos los recursos municipales puedan atender en euskera, de manera que cualquier persona que no conozca el idioma quede excluida de la función pública. "Se darán los pasos necesarios para asegurar en su estructura operativa interna la existencia de circuitos administrativos que posibiliten la tramitación en euskera de los expedientes municipales", dice la propuesta.

En cuanto al personal municipal,  Asirón prepara todo tipo de prebendas para el aprendizaje de la lengua, incluida la reducción del horario de trabajo y ayudas económicas para forzar a los funcionarios a aprender el idioma.

La votación resultó con 14 votos a favor por parte de los concejales de EH Bildu, Aranzadi, Geroa Bai e IE y 13 en contra, de los concejales de UPN y PSN.

Aritz Romero, de Bildu, expresó que "la ordenanza ha sido elaborada por el cuatripartitoy los grupos que fomentan el euskera en Pamplona". "Si fuera por ustedes, el euskera sería valorado negativamente. No sería Navarra Suma sino los que restan a Navarra y querrían eliminar el euskera. Estoy muy preocupado por el camino que ha tomado el PSN en cuanto al euskera, cada vez más cerca de UPN", recriminó.

"Las dos lenguas propias tienen que aparecer a nivel de igualdad en todos los soportes para que tengan el mismo valor, por lo que debemos garantizar los derechos de la ciudadanía estableciendo unos medios. Los euskoparlantes tienen derecho a relacionarse en euskera con la administración, por lo que hay que establecer unos mínimos".

UPN, EN CONTRA

Por su parte, el portavoz de UPN en el Ayuntamiento y candidato de Navarra Suma, Enrique Maya, denunció que por ordenanza "se está convirtiendo Pamplona en zona vascófona, lo que infringe el decreto y  la ley del euskera. Para algo está la ley que diferencia entre zona vascófona, mixta y no vascófona. Lo peor de esta ordenanza es el enorme peso que se le da al euskera específicamente en el acceso a la función pública. Se va arevalorizar un 54% la puntuación del euskera como mérito en los concursos-oposición", explicó.

"Hay cuestiones más que discutibles de la interpretación que hacen de la regulación. Es un peso absolutamente excesivo que sólo deriva de un objetivo político: lengua, territorio y bandera. Aranzadi e I-E son totalmente sumisos a los objetivos de Bildu y Geroa Bai. Es una ordenanza que viene de una votación de 14 concejales frente a 13, no hablen de acuerdo", denunciaba el que fue alcalde de la ciudad.

EL PSN LO VE COMO UNA "IMPOSICIÓN" 

Maite Esporrín, portavoz del PSN, grupo que también votó en contra de la ordenanza, expresó que "una votación 14-13 no es suficiente porque no ha habido intención de consenso ni de alcanzar acuerdos. Es un tema tan importante que ha sido muy grave cómo se ha tratado. No estamos en contra del euskera, creemos que hay que protegerlo y difundirlo, pero no imponerlo".

"Le hacen un flaco favor al idioma porque lo utilizan como herramienta política y como una manera de discriminar a la mayoría. Es un día triste. Seguimos apostando por la ordenanza vigente, que fue fruto de un diálogo y mucho consenso con la oposición. Supone una grave discriminación para quien no tiene una titulación de euskera, que no podrán acceder a los puestos pagados con el dinero de todos", añadió la socialista.

Además, pidió al cuatripartito que "recapaciten y que recuerden el atropello que cometieron en las escuelas infantiles, ya que utilizan el euskera para arrollar. Cuando ustedes no gobiernen, la cambiaremos".

LA ORDENANZA, AL DETALLE

La ordenanza aprobada se compone de 8 capítulos, 28 artículos, una disposición adicional y otra final, que abarcan aspectos como el ámbito de aplicación de la norma, las relaciones administrativas, los derechos de la ciudadanía, la imagen municipal, todo lo relativo al personal y funcionamiento interno municipal, la toponimia, el fomento del euskera o la participación.

El nuevo texto recoge una gran parte del contenido de la actual ordenanza, que data de 1997, pero "se ha optado por la aprobación de una nueva como fórmula jurídicamente más segura y clara, de forma que se eviten los problemas de interpretación y aplicación que se han ido originando por las modificaciones parciales de la norma y el tiempo transcurrido desde su aprobación".

La nueva ordenanza define el castellano y el euskera como lenguas "propias" de la ciudad. "Busca garantizar los derechos lingüísticos de la ciudadanía y adaptar la normativa a la realidad social y al contexto jurídico vigente, tanto a nivel foral (Ley Foral del Euskera y decretos que la regulan) como europeo (Carta Europea de las Lenguas Regionales y Minoritarias)".

"El texto recoge la garantía de la atención municipal en la lengua que cada persona decida utilizar, la regulación del euskera en el paisaje lingüístico de la ciudad, los cauces para determinar los puestos de trabajo que precisen del conocimiento del euskera, su valoración cuando no sea requisito imprescindible, una estructura operativa interna que posibilite la tramitación de expedientes en euskera o la creación de un Consejo del Euskera", según explicó el Consistorio.

APORTACIONES Y TRÁMITES

Dentro del preceptivo trámite de audiencia a personas y entidades afectadas para recabar aportaciones la propuesta de ordenanza recibió dos y ambas fueron incorporadas al texto.

Por un lado la aportación de Euskarabidea a los artículos 20 y 21 en el sentido de "incorporar expresamente en el texto las competencias legales del Gobierno de Navarra en materia de determinación de topónimos de la Comunidad Foral recogidos en el Ley Foral del Euskera, y por otro, recoger expresamente la posibilidad de que el Servicio de Euskera municipal acuda a la propia Euskarabidea, entre otras instituciones, para consultar las nuevas denominaciones para las que el Consistorio sea competente".

La segunda aportación consistía en una modificación de la exposición de motivos recogida en la propuesta en el sentido de precisar de forma correcta las sucesivas reformas que ha tenido la actualmente vigente.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La gran obsesión cumplida de Asirón: impuso el euskera en el último pleno de Pamplona a pesar de las críticas