BALANCE DE LEGISLATURA

El cuatripartito perpetró la traición a Navarra derogando la Ley de Símbolos para intentar colocar la ikurriña

El nacionalismo vasco acabó topándose no obstante con la Justicia, que impidió que la bandera de la Comunidad Autónoma Vasca se colgara de manera impune en las instituciones navarras.

Laura Pérez (Podemos), Uxue Barkos (Geroa Bai-PNV), José Miguel Nuin (Izquierda Unida) y Adolfo Araiz (Bildu), artífices de la imposición de la ikurriña en Navarra.
Laura Pérez (Podemos), Uxue Barkos (Geroa Bai-PNV), José Miguel Nuin (Izquierda Unida) y Adolfo Araiz (Bildu), artífices de la imposición de la ikurriña en Navarra.  

Pocos meses después de llegar Uxue Barkos al Palacio de Navarra con el cuatripartito liderado por Geroa Bai, la marca blanca del PNV en Navarra presentó una propuesta de modificación de la Ley foral de Símbolos. El objetivo no era otro que permitir la colocación en las instituciones de la Comunidad foral de símbolos distintos a los oficiales de Navarra y que, por supuesto, no representaban a los navarros.

A partir de su aprobación, se abría la posibilidad de que la ikurriña, la bandera de la Comunidad Autónoma Vasca -territorio en el que la formación de la presidenta desea incluir a Navarra, arrebatándole su estaus e identidad-, ondeara en aquellos lugares donde así se decidiera por la mayoría de representantes de cada institución.

El inicio del curso político tras las elecciones del 2015 arrancaba con la primera de las imposiciones que protagonizaría el cuatripartito a lo largo de cuatro años repletos de medidas sectarias. El debate parlamentario se iba abrir además con el cinismo del portavoz parlamentario de Geroa Bai, Koldo Martínez, que indicó que la propuesta "respetaba todas las sensibilidades existentes en la Comunidad foral respecto de los símbolos".

Sin embargo, antes de que se lograra aprobar, el cuatripartito comenzó anulando un artículo de la ley foral por la que se establece la cuantía y reparto del Fondo de Participación de las Haciendas Locales en los Tributos de Navarra por Transferencias Corrientes. Se suprimió el que preveía la anulación o retención de la compensación a los ayuntamientos que incumplieran la ley de símbolos. Es decir, que se daba vía libre a que la ikurriña se colocara en los consistorios sin sanción alguna.

Pero el tiempo pasaba sin que la ley se acercara a su aprobación, sobre todo ante la perspectiva de la repetición de las elecciones al Congreso de los Diputados en el verano del 2016. Una fecha clave, ya que los nacionalistas siempre se habían propuesto que la norma entrara en vigor antes del verano, para que los ayuntamientos pudieran lucir la ikurriña en las fiestas patronales.

No obstante, en mayo de ese año, Bildu ya reconocía que sería imposible que la ley saliera adelante antes de septiembre, acusando de ese retraso a Izquierda-Ezkerra, que no quería sufrir un desgaste electoral por apoyar una medida tan controvertida. A pesar de que estaba completamente de acuerdo con su contenido, según expuso en ese momento el portavoz de los abertzales, Adolfo Araiz.

POSTERGADO HASTA EL 2017

Para no demostrar que derogar la Ley de Símbolos de Navarra era uno de los principales objetivos de las formaciones del nacionalismo vasco, el movimiento político se fue postergando hasta febrero del 2017, cuando la Mesa y Junta de Portavoces abordó el primer trámite de esta derogación, que se planteó en una proposición de ley firmada por todas las formaciones del cuatripartito: Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E.

Antes de que la normativa se aprobara, las advertencias al Gobierno de Navarra se amontonaban. Una de ellas vino de la delegada del Ejecutivo en la Comunidad foral, Carmen Alba, que aseguró que, aunque se derogara la ley de símbolos, seguiría vigente lo dispuesto en la Constitución y la ley de 1981, por la que se regula el uso de la bandera de España. "Seguirá sin estar permitida la ikurriña en edificios públicos", apuntó, dejando claro que seguiría en vigor la obligación de poner las banderas españolas y navarra, y no se podrían colocar en cambio las enseñas de otras comunidades.

No fue la única institución en advertir de ello al cuatripartito. El Consejo de navarra emitió en marzo del 2017 un dictamen en el que concluyó que la derogación de la ley para poder poner la ikurriña podría producir "una situación de incertidumbre jurídica sobre la situación de los símbolos en los edificios oficiales de la Comunidad foral". Además, subrayaba que la derogación no daría carta de legalidad al objetivo del nacionalismo vasco de imponer la bandera de la Comunidad Autónoma Vasca: "No se convalidaría la utilización en los edificios de banderas o símbolos distintos a los oficialmente establecidos como de Navarra".

El cuatripartito regido por la marca blanca del PNV en Navarra no varió ni un ápice sus pretensiones sectarias y el 30 de marzo del 2017 dio el primer paso para integrar a Navarra dentro del País Vasco, al convertir la ikurriña en una bandera oficial de la Comunidad foral. Lo realizó a través de la derogación de la Ley de Símbolos de Navarra, que señalaba que la bandera y el escudo de Navarra eran los oficiales en la comunidad. Geroa Bai, Bildu, I-E y Podemos concedieron su apoyo para iniciar el cambio del estatus de Navarra. La traición a Navarra se había consumado.

PRESENTADA POR BILDU

Fueron los miembros de Bildu (los que aún no han condenado la violencia terrorista de ETA) los que defendieron la proposición para imponer la ikurriña en la Comunidad foral. A partir de ese momento, los abertzales trataban de convertir en legal lo que habían buscado hasta entonces con tiros en la nuca y bombas: que la bandera de la Comunidad Autónoma Vasca se colgara en edificios oficiales de Navarra.

UPN, PP y PSN se opusieron a la medida clamando que la enseña de Navarra "es la bandera que une a miles de navarros", declaró Javier Esparza, al tiempo que UPN avisaba que "en el momento en el que cualquier ayuntamiento" colocara una ikurriña, los regionalistas lo denunciarían en los tribunales.

Hubo un intento por volver atrás y recuperar la ley, precisamente en el presente año 2019. El PPN propuso recuperar la norma para "proteger nuestros símbolos, salvaguardar nuestra identidad como navarros y españoles, y evitar los ataques de quienes no creen en Navarra y quieren hacerla desaparecer". Pero el cuatripartito ni siquiera tomó en consideración la proposición.

Lo más paradójico de la ceguera del cuatripartito por seguir al pie de la letra la agenda nacionalista es que la derogación no avaló (como ya se había advertido al cuatripartito) que la ikurriña ondeara en las instituciones oficiales de la Comunidad foral, por lo que varios consistorios, incluido el de Pamplona regido por Joseba Asirón, tuvieron que afrontar multas de miles de euros (que pagaron los ciudadanos) por el sectarismo identitario de unos políticos ofuscados en sus pretensiones nacionalistas,

SENTENCIAS DE MILES DE EUROS

En la capital navarra, por ejemplo, el regidor de Bildu fue condenado en varias ocasiones por los tribunales por su costumbre (sustentada por las otras formaciones del cuatripartito) de intentar vivir al margen de la ley. Este mismo año 2019, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra lo volvió a condenar por colocar de manera ilegal la ikurriña durante el Chupinazo de San Fermín del 2017, cuando ya estaba derogada la ley de símbolos. Más de 8.000 euros tuvieron que abonar las arcas municipales por su capricho y obsesión con el nacionalismo vasco.

La sentencia ya le expuso al alcalde de Bildu que la derogación "no regula ni ampara la exhibición de la bandera de otra comunidad autónoma distinta a la de Navarra, como la ikurriña". El objetivo de Uxue Barkos y sus socios de gobierno había quedado invalidado, ya que la Justicia entiende que "el único régimen vigente es la Ley 39/2001, reguladora del uso de la bandera española y de otras enseñas", una norma que no permite colocar "banderas distintas a las oficiales", que son la de España, la de la propia comunidad autónoma y la europea (en el caso de Pamplona, también la de la propia ciudad).

La sinrazón de los nacionalistas chocaba finalmente contra el muro de la Justicia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El cuatripartito perpetró la traición a Navarra derogando la Ley de Símbolos para intentar colocar la ikurriña