BALANCE DE LEGISLATURA

Caos en el tráfico de Pamplona: vecinos y comerciantes 'estallan' contra la amabilización de Cuenca y Asirón

El plan de amabilización ha generado críticas entre los vecinos y comerciantes de la capital navarra.

Tremendo atasco en Pío XII en este sábado, 4 de mayo de 2019, como consecuencia de las obras de amabilización impuestas por el alcalde Joseba Asirón. NAVARRACOM
Tremendo atasco en Pío XII en este sábado, 4 de mayo de 2019, como consecuencia de las obras de amabilización impuestas por el alcalde Joseba Asirón. NAVARRACOM  

El plan de amabilización del centro de Pamplona ha sido, sin duda, uno de los puntos más polémicos en la legislatura de Asirón.

Numerosos vecinos y comerciantes se han quejado de un plan que no ha terminado de convencer a nadie.

Uno de los protagonistas en los cambios del centro de la ciudad tiene nombre propio: Armando Cuenca.

El concejal de Aranzadi ha sido el responsable de movilidad en Pamplona, nombrado por Bildu, y es quien ha llevado a cabo el cierre de calles, obras y la indignación en el Casco Antiguo como de Pío XII.

Cuenca no escondió su idea y afirmó en Twitter que pretendía que el centro de Pamplona fuera una 'ratonera' para los coches.

"La zona amabilizada no es una autopista para cruzar la ciudad con fluidez: para eso tienes la PA30", añadió el de Aranzandi criticando así a todos los vecinos de Pamplona que tienen la necesidad de pasar por el centro de la ciudad a diario por motivos personales y de trabajo. 

Esta medida de Cuenca rompió con la normalidad de las calles de la capital y ha condenado a muchos comerciantes del Casco Antiguo.

EL MAYOR CAMBIO DESDE 1999

El cambio en la circulación que entró en vigor en septiembre de 2017 y denominado 'amabilización' ha sido el mayor desde 1999.

Las vías que sufrieron los cambios se ubican entre el Ensanche y el Casco Antiguo de Pamplona y terminaron en quejas permanentes de vecinos y comerciantes, que incluso desplegaron carteles en contra de la medidas con los datos de las pérdidas ocasionadas por Asirón y sus ideas. 

De esta forma, pasaron a ser zonas peatonales las calles Bosquecillo y Chinchilla.

El cambio más drástico fue el bloqueo a vehículos particulares para la circulación exclusiva de transporte público y bicicletas en las vías de Navas de Tolosa en doble sentido, José Alonso, Padre Moret y Paseo de Sarasate (lado Norte).

Además, se crearon nuevas paradas de autobús en calle Navas de Tolosa y se ha priorizado con semáforos a los autobuses en la plaza de la Paz.

QUEJAS EN PÍO XII

La portavoz de la plataforma vecinal Pío XII, Ainhoa Comerón, logró dejar casi sin palabras a los miembros del cuatripartito en la comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona con una intervención llena de preguntas no respondidas por el equipo de Asirón.

Comerón aseguró que los vecinos de Pío XII se sienten “ninguneados” por las actuaciones del Ayuntamiento de Pamplona, que han convertido los cambios de la zona en “un juego, que no divierte”.

Así, la portavoz de la plataforma vecina afirmó sentirse “atropellada y zarandeada” entre tanto técnico y concejal y pidió al propio alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, que les escuche.

“Nos prometieron una participación real que anunciaron a bombo y platillo”, continuó Comerón. Sin embargo, para esta vecina el proceso ha estado “penosamente gestionado”.

La transformación de Pío XII supone un cambio trascendental y afirmó que los ciudadanos tienen en el “derecho a participar activamente”.

CUENCA Y SU ROLLS ROYCE

Al cuatripartito municipal no le debió hacer mucha gracia la intervención de la portavoz vecinal.

Ante las quejas vecinales, la respuesta de Cuenca fue que la avenida pamplonesa funciona de manera correcta.

“Iréis en vuestros Rolls Royce y no os dará tiempo a fijaros”, expuso el edil de Aranzadi para sostener que es necesario reducir el número de coches que circulan y mejorar el tránsito peatonal.

También, Cuenca defendió su proceso ‘participativo’ y aseguró no entender por qué los vecinos de la zona no querían participar en él.

“Comprendo la ansiedad de los comerciantes. En mi vida anterior he tenido relación con el mundillo”, zanjó el polémico edil que descartó la realización de un aparcamiento subterráneo para paliar las 180 plazas que su proyecto va a suprimir en la popular avenida de Pamplona.

ATASCOS Y MÁS ATASCOS

Los últimos meses Pamplona se ha caracterizado por el desorden en sus calles y los atascos.

La capital navarra ha vivido jornadas de retenciones e incluso con sus semáforos 'locos' que ralentizaron la circulación.

Los atascos se llegaron a notar desde el barrio de la Rochapea, hasta casi el final de la avenida Baja Navarra.

Hubo casi dos kilómetros de retenciones entre la zona conocida como Aranzadi, pasando por Merindades y hasta casi llegar al Seminario de la capital navarra.

En noviembre de 2018 lo que era un tramo de 10 minutos de duración se convirtió en un desplazamiento de más de media hora.

También como consecuencia de la imposibilidad de circular por algunas de las rutas más lógicas que atraviesan el centro de la ciudad, las rondas de Pamplona y los barrios periféricos también han visto incrementado su tráfico y ya es habitual ver atascos en lugares que anteriormente tenían un tráfico fluido salvo en ocasiones muy puntuales como accidentes.

En el barrio de Iturrama, por ejemplo, el tráfico también se ha visto alterado y generó rechazo en vecinos y comerciantes de la zona.

Una situación que parece 'desbordar' a la Policía Municipal de Pamplona que, en muchas ocasiones, su presencia llega cuando la situación ya es complicada de 'enderezar'.

"NO MERECE SER CONCEJAL"

Las críticas a la 'ratonera' no fueron únicamente de los vecinos y comerciantes, las reacciones políticas no tardaron en llegar.

Desde el PPN, la presidenta de la junta local en Pamplona, Elena Samaniego, afirmó que el Ayuntamiento gobernado por Asirón "ha martirizado voluntariamente a los vecinos de Pamplona con la mal llamada 'amabilización'" que, en su opinión, "ha supuesto un destrozo incalculable".

"Cuenca reconoce públicamente sin pudor que se ha reído de los vecinos de Pamplona, con el consentimiento del alcalde y del resto de concejales del cuatripartito", expuso Samaniego en referencia a la afirmación de Cuenca de que pretendía hacer de la ciudad una 'ratonera'.

Samaniego reclamó una dimisión de Cuenca que no solo no llegó, si no que el edil fue incapaz de reconocer sus errores durante la amabilización.

A su juicio, Armando Cuenca "no merece ser concejal de Pamplona, ha demostrado no sentir respeto ni por nuestras tradiciones ni por nuestras costumbres, se ha burlado en varias ocasiones de los pamploneses, y ha sido el causante del mayor caos de tráfico que se recuerda en la ciudad".

El grupo municipal de UPN, por su parte, aseguró que las quejas al área de Seguridad Ciudadana "se multiplicaron".

En concreto, las quejas al área de Seguridad Ciudadana suponen 27,79% de las de todo el Ayuntamiento, cuando en septiembre de 2017 eran el 22% y en 2016, un 20,83%. De ellas, a 20 de junio, permanecían sin contestar 160.

Para los concejales de UPN, "esta respuesta es una manera de cumplir tramposamente con la obligación de responder al ciudadano y que así conste en el porcentaje de preguntas respondidas, aunque en realidad no aporte ninguna solución o aclaración a los ciudadanos en un tema que ha generado importantes perjuicios, sobre todo en el tejido comercial del centro".

PARA BEAUMONT NO EXISTE LA AMABILIZACIÓN

Si usted trabaja en el centro de Pamplona y pretende acceder con su coche particular para aparcarlo a las puertas de su trabajo se llevará una buena multa.

Salvo que hubiera sido la consejera de Interior en el Gobierno de Uxue Barkos nombrado por Bildu

La responsable de Interior Mª José Beaumont aparcó en 2017 su coche particular a las puertas del Palacio de Navarra en el paseo de Sarasate a pesar de la expresa prohibición a los vehículos particulares de acceder y aparcar en esas calles. 

El coche particular de la consejera Beaumont no entraba en ninguno de los supuestos para acceder hasta el paseo de Sarasate y aparcar en el centro de la ciudad. 

El Ayuntamiento de Pamplona otorgó "pases y autorizaciones" a cargos políticos sólo por el hecho de trabajar en el centro de la ciudad, sin ninguna otra explicación que avale utilizar el coche particular de cada uno para llegar al trabajo.

De nuevo el gobierno cuatripartito volvió a dar ejemplo de que las normas que ellos mismos imponen no son para ellos. 

La propia consejera Beaumont condujo su vehículo por la calle San Ignacio, una calle prohibida para el resto de pamploneses hasta aparcar, sin reparo, justo en la puerta de su trabajo. El sueño de todo ciudadano.

MULTAS POR ACCEDER AL CENTRO

El cuatripartito puso en marcha un sistema de denuncias para aquellos conductores que accedían con sus coches al Casco Antiguo de Pamplona.

Adentrarse sin autorización en el espacio 'amabilizado' por el área de Movilidad estaba sancionado con multas que irían de los 30 a los 90 euros.

La Policía Municipal de Pamplona multa con 90 euros el acceso al Casco Antiguo sin permiso, mientras que la multa de 60 euros es si se superaba el tiempo de estancia previsto para las diferentes autorizaciones.

El control se lleva a cabo a través de las nuevas cámaras con las que el Ayuntamiento de Pamplona y busca identificar a los vehículos que acceden al centro.

En total son 13 cámaras ubicadas en distintos puntos del Casco Antiguo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Caos en el tráfico de Pamplona: vecinos y comerciantes 'estallan' contra la amabilización de Cuenca y Asirón