• sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 01:21

 

 
 

SALUD

Navarra volverá a pedir el toque de queda pese a la incesante bajada de contagios

El Ejecutivo basa su petición en tres elementos: la situación epidemiológica, el impacto asistencial y la "eficacia contrastada de esta medida".

La Avenida del Ejército de Pamplona, completamente vacía, minutos después del comienzo del toque de queda producido por el coronavirus. PABLO LASAOSA
La Avenida del Ejército de Pamplona, completamente vacía, minutos después del comienzo del toque de queda producido por el coronavirus. PABLO LASAOSA

El Ejecutivo foral ha solicitado al Tribunal Superior de Justicia de Navarra renovar una semana más la "limitación selectiva de la movilidad nocturna"

El toque de queda se establece entre las 01.00 y las 06.00 horas los sábados y domingos, festivos y fechas (incluidas las vísperas) en las que hubiera correspondido celebrar las fiestas patronales- en aquellos municipios y concejos que se encuentren en riesgo epidemiológico "muy alto", con valores que superan los 250 casos por 100.000 habitantes en 14 días y los 125 en los últimos 7.

Según el Gobierno de Navarra, "la incidencia y la presión asistencial en Navarra continúa siendo elevada", pese a que la vacunación avanza y atenúa sus efectos, pero "siguen siendo necesarias" las medidas de protección y prevención, tanto individuales como colectivas.

El Ejecutivo basa su petición en tres elementos: la situación epidemiológica, el impacto asistencial y la eficacia contrastada de esta medida selectiva, a tenor de los últimos datos conocidos en el contexto social actual.

Según el Informe del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN) que se remite a la Sala, la incidencia acumulada continúa descendiendo lentamente (486,77 casos por 100.000 habitantes a los 14 días y 370,56 a los 7 días), pero “continuamos en una situación de circulación epidémica con intensidad alta, en riesgo muy alto”. Las positividades siguen siendo elevadas, por encima de los índices recomendados. Por otro lado, la variante Delta, mayoritaria en un 97% de los casos, tiene asociada una mayor contagiosidad.

La situación sanitaria desde el punto de vista del impacto asistencial es también complicada a ojos del gobierno autonómico. "Las altas incidencias vividas siguen traduciendo en una situación de sobrecarga asistencial muy importante en la red hospitalaria y especialmente en las UCI. El estrés de la red de hospitales de Navarra (actualmente con 103 personas ingresadas de las que 25 están en la UCI) es muy relevante teniendo en cuenta, además, la presión de otras necesidades y patologías no Covid-19", señalan.

Añaden que las previsiones indican que, aunque la incidencia pueda evolucionar lentamente hacia escenarios menos negativos, durante las próximas semanas Navarra sufrirá aún unos "niveles de ocupación de camas y camas de cuidados intensivos muy significativos". Conviene recordar que se ha constatado una diferencia de 2-3 semanas entre las incidencias diarias y los impactos asistenciales en los hospitales de la red de la Comunidad Foral.  

Señalan que la presión sobre las UCI sigue creciendo, debido al cambio de perfil de edad de las personas infectadas y de la mayor proporción de personas ingresadas en el hospital que precisan ingreso en unidades de críticos en esta 5ª ola, comparada con las anteriores. Esta proporción ya se vio incrementada en la 4ª ola con la variante Alpha, y se ha vuelto incrementar con la variante Delta. La ocupación de las UCI se mantendrá en niveles altos varias semanas por la estancia media de los pacientes en estas unidades.

Este decalaje temporal respecto a los niveles de incidencia también está contemplado en la petición de prorrogas semanales de las medidas, ya que estas se establecen teniendo en cuenta la monitorización de la evolución epidemiológica y han de ser muy proporcionadas (para permitir la recuperación de la actividad social, económica y emocional), en especial la movilidad nocturna en relación a la mayor interacción social, que provoca contagios con las nuevas variantes del virus como la Delta.

La previsión de estos escenarios de riesgo, por la mayor interrelación sin mantener las adecuadas medidas de protección y prevención complementarias de la vacunación, es muy similar a la de la semana pasada (ocio nocturno, desplazamientos entre localidades y autonomías, fines de semana con mayor interacción, coincidencia con fiestas patronales suspendidas, etc.) y se enmarca en el patrón ya vivido en el inicio del mes de julio en varias zonas de Navarra y durante todo el verano pasado en el que los brotes se fueron sucediendo. A este respecto, cabe recordar que los llamados “eventos supercontagiadores”, especialmente en determinadas horas y grupos etarios jóvenes, resultan especialmente relevantes en términos de riesgo para la Salud Pública y son los que se tratan de evitar y prevenir con esta norma.

NORMA ACTUALIZADA

Como es sabido, el marco normativo del verano está recogido en la legislación vigente en cuanto a aforos, celebraciones, limitaciones de grupos, horarios con vigencia hasta septiembre, pero hay que actualizar la medida concreta de movilidad nocturna con órdenes forales semanales específicas.

Semanalmente, una vez que se apruebe y ratifique dicha orden, se hace público (BON y Gobierno Abierto) el listado de municipios con estas restricciones vigentes, en este caso, hasta el día 26 de agosto.

En estas localidades únicamente se podrá circular durante esas horas nocturnas para actividades como la adquisición de medicamentos y productos sanitarios y otros bienes de primera necesidad, asistencia a servicios sanitarios y veterinarios, cumplimiento de obligaciones laborales o legales, cuidado de personas vulnerables, repostaje en gasolineras para la realización de las actividades citadas hasta ahora, y por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra volverá a pedir el toque de queda pese a la incesante bajada de contagios