• viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 13:16

 

 
 

SALUD

Pinchazo y día de playa: decenas de navarros se vacunan gratis y sin esperas en Francia

A través de sitios web, se obtiene una cita de vacunación en el plazo de una semana y de manera gratuita.

La Clínica Universidad de Navarra sigue con la vacunación de sus trabajadores con la dosis de Moderna, durante la tercera ola del coronavirus en la Comunidad Foral. MIGUEL OSÉS
Una persona recibe la vacuna contra el Coronavirus. MIGUEL OSÉS

Los lugares siguen siendo los mismos: Bayona, Biarriz, San Juan de Luz... Sin embargo, los navarros que se acercan a estas ciudades francesas ahora no lo hacen buscando sus playas o para pasar el día más allá de la frontera. Acuden para vacunarse contra el coronavirus. Un "viaje sanitario exprés", que en muchos casos termina frente al mar, por eso de aprovechar el día.

Desde que nuestro país vecino empezara a vacunar sin restricciones de edad, cada vez más personas, de entre 18 hasta los 35 años aproximadamente, deciden presentarse en Francia con el único motivo de inyectarse la vacuna contra el Covid-19.

"Chavales, por este link podéis coger cita para vacunaros gratis. Yo ya tengo hora para la primera y segunda dosis en Biarritz", era el mensaje que enviaba por WhatsApp un joven navarro de 22 años para avisar a sus amigos de la jugada.

Un sencillo procedimiento a través de un sitio web, doctorlib.fr es uno de los habituales, en el que rellenar un breve cuestionario personal y donde los únicos requisitos para la vacunación es presentar el DNI y una PCR/ antígenos negativo.

De esta manera, quienes acuden al francés galo obtienen fecha para la primera dosis apenas una semana más tarde de la petición y en el lapso de 40 días desde el registro han recibido la pauta completa. Además, existe la posibilidad de escoger entre Pfizer o Moderna.

"Yo he pedido cita con mis dos hermanos. Te vas a vacunar y te quedas por ahí en la playa", reconoce el joven navarro que busca vacunarse para viajar con menos impedimentos.

Una alta desconfianza a las vacunas (el 44% de la población recelaba de ellas hace unos meses) que llevó al Gobierno de Francia a ofrecer facilidades (Francia vacuna hasta en farmacias y pedir cita no depende de grupos de edad)  para alentar a la vacunación contra el coronavirus, de lo que ahora se "aprovechan" decenas de navarros y miles de españoles a los que todavía no les corresponde turno en su lugar de residencia.

Sin embargo, parece ser que el Ejecutivo francés quiere poner fin a esta práctica y muchos centros de vacunación han comenzado desde este lunes 21 de junio a exigir algún documento que certifique que existe cierta relación con el país galo, como la "carte vitale", que les identifica como usuarios del sistema nacional de salud francés.

LA MAYOR OLEADA, DEL PAÍS VASCO

La Halle d'Iraty, un espacio situado a las afueras de la localidad de Biarriz habilitado por la Sanidad gala para la campaña de vacunación, se había convertido en la última semana, gracias al "boca a boca", en un destino perfecto para adelantarse al calendario español. Sin embargo, los nuevos requisitos han pillado por sorpresa a los españoles que acudían a vacunarse.

Ignacio, un donostiarra de 21 años, que cubre a menudo los apenas 50 kilómetros que separan San Sebastián de Biarriz para surfear, aprovechó esta circunstancia para poderse también vacunar.

Es el caso de los hermanos Mikel y Maite, y de la novia de éste, Yolanda, que llegaban desde Vergara y Eibar con la intención de recibir la primera dosis de Pfizer para empezar el verano "más tranquilos".

También es el caso de Nerea, de 21 años, que ha acudido acompañada por Asier, un estudiante de Medicina ya vacunado, o de Julia, una donostiarra de 25 años que trabaja en Madrid y había viajado desde allí con la intención de recibir su primer pinchazo en Biarriz.

Julia se ha trasladado a la ciudad francesa con su madre, muy indignada por lo infructuoso del viaje, y Emma lo ha hecho junto a su padre Xabier, quien ha explicado que tienen proyectado viajar a Lanzarote y hacerlo ya vacunados era una ventaja.

Las ganas de vacunarse han llevado también hasta Biarriz a dos grupos de universitarios de la misma clase que se han sorprendido al reunirse casualmente en este centro, donde a Jon, uno de ellos, le han explicado que ha cesado la inoculación de la vacuna a los españoles porque se había producido algo así como "un conflicto político".

La alcaldesa de Biarriz, Maider Arosteguy, en una comunicación telefónica con varios periodistas, ha dicho que la situación creada por el boca a boca les había desbordado e iban a ser más estrictos con las citaciones, aunque ha aclarado que quienes han recibido una dosis en días anteriores tienen garantizada la segunda.

La consejera vasca de Salud, Gotzone Sagardui, ha expresado este lunes su sorpresa por el hecho de que ciudadanos vascos estén siendo vacunados en localidades francesas próximas a la frontera, si bien ha señalado que respeta la decisión de quienes acuden al país galo para inmunizarse.

"Es algo que nos ha sorprendido porque las relaciones entre las consejerías y los ministerios suelen ser cordiales y habituales y en el entorno de la frontera hay muchas entre nuestra delegación y los responsables de la sanidad francesa. Y sin embargo esta noticia nos ha llegado a través de las personas que se han enterado y de los medios de comunicación", ha dicho Sagardui al ser preguntada por este asunto en una entrevista en Onda Vasca. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pinchazo y día de playa: decenas de navarros se vacunan gratis y sin esperas en Francia