• domingo, 22 de mayo de 2022
  • Actualizado 12:13

 

 
 

SALUD

Más restricciones, menos test: Navarra deja de hacer pruebas a los contactos asintomáticos

Salud ha anunciado el cambio de modelo de rastreo de contagios de coronavirus, en el que además los autotest que salgan positivos no tendrán prueba de confirmación.

Espacio de Forem en Mutilva, donde el Gobierno de Navarra realiza pruebas de PCR y Elisa, y adminsitra vacunas frente al Covid-19.
EUROPA PRESS
  (Foto de ARCHIVO)
12/4/2021
Espacio de Forem en Mutilva, donde el Gobierno de Navarra realiza pruebas de PCR y Elisa, y adminsitra vacunas frente al Covid-19. EUROPA PRESS (Foto de ARCHIVO) 12/4/2021

El Departamento de Salud, ante la nueva situación epidemiológica de elevada incidencia y creciente presión sanitaria, readaptará desde este miércoles la aplicación del protocolo de rastreo y test volcando el sistema de detección y vigilancia hacia los casos de Covid-19 con síntomas y en personas y espacios, como el sociosanitario, más vulnerables.

"Se trata de una modificación derivada de la coyuntura actual, en el marco de una evolución de todo el sistema ante los nuevos escenarios sanitarios y epidemiológicos", ha explicado en una nota.

La principal novedad a efectos prácticos de este replanteamiento del rastreo y testing radica en que, además de esa priorización selectiva, las pruebas diagnósticas se centrarán de modo sistemático en los casos sospechosos de Covid-19 con síntomas (fiebre de más de 38 grados durante más de tres días o intermitente, dificultad para respirar y tos repentina).

Mientras, no se realizarán de forma generalizada o proactiva pruebas de infección activa a los contactos estrechos asintomáticos (leves o sin afección visible), a los que sí se recomendarán medidas de prevención en diferente grado.

Así, los vacunados recibirán la indicación de disminuir su interrelación habitual, llevar mascarilla y evitar contactos con vulnerables entre otras; los no vacunados guardarán cuarentena estricta de 10 días; y tanto unos como otros deberán estar siempre atentos a la posible aparición y evolución de síntomas de cara a contactar con el sistema sanitario, que se centrará en la atención y seguimiento de los casos sintomáticos y personas más vulnerables.

Con el nuevo protocolo, un caso será considerado como “positivo” cuando lo determine una prueba diagnóstica (PCR o antígeno) realizado en el sistema sanitario o mediante un autotest de venta en farmacias. En este último caso, este resultado deberá ser puesto en conocimiento del sistema a través de las propias farmacias o por el paciente, a través de un correo a la cuenta antigenosfarmacia@navarra.es

Hecho esto, el paciente recibirá desde el Servicio Navarro de Salud un SMS con “confirmación diagnóstica” y pautas de actuación e información, así como un teléfono de contacto. La más importante es que se aísle en su domicilio 10 días siempre atento a la evolución de sus síntomas en caso de que aparezcan.

Al mismo tiempo se le indicará que comunique su situación de positivo a sus contactos estrechos a los que remitirá unas pautas de comportamiento que también irán incluidas en el mensaje que le llegará al móvil.

Este mismo modo de información se utilizará para dirigirse a todas las personas que hayan sido positivas en los últimos días y no hayan podido ser contactadas telefónicamente.

A partir de ahí el paciente positivo seguirá su propio proceso en contacto con su centro de salud que le tramitará la baja laboral, si la demanda. El centro de salud realizará un seguimiento telefónico de su situación (como mínimo esa llamada inicial), seguimiento que en caso de que experimente un agravamiento se transformará en una mayor intensidad, en una atención presencial o, incluso, una derivación al sistema hospitalario, si fuera el caso.

Si la infección no desarrolla síntomas o estos son leves, a los 10 días del resultado positivo (y siempre no antes de 3 días de haber dejado de tener fiebre u otros cuadros) terminará esta situación y podrá reincorporarse a la vida social y laboral sin necesidad de una PCR de salida.

La otra línea de intervención tradicional tiene que ver con los “contactos estrechos”. "La consideración de “contacto estrecho” sigue siendo la actual ya conocida, pero se modifica su tratamiento", señala Salud.

"Para agilizar y anticipar en la práctica la interrupción de la cadena de transmisión sin estar condicionada por el resultado de una prueba, los contactos estrechos deberán tomar las medidas de prevención y protección ya conocidas (realizar solo actividades esenciales y reducir interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla y no coincidir con personas vulnerables) desde el mismo momento en el que el caso positivo que desencadena esta línea reciba la confirmación diagnóstica", explica.

Por tanto, "no hay esperar ser contactado desde el dispositivo de rastreo ya que, con este nuevo protocolo, no se realizarán de forma general y sistemática llamadas proactivas a contactos estrechos".

MENOS PRUEBAS, MÁS RESTRICCIONES

Esta adaptación de la aplicación del protocolo a la especial coyuntura actual es una adaptación complementada por otras tres decisiones, la primera, la de acelerar el proceso de vacunación (con más de 1,2 millones de dosis administradas ha llegado ya al 85 % de la población mayor de 5 años, y uno de cada cuatro, además, tiene la tercera dosis).

A ello se suman la decisión de "reforzar la red integrada de asistencia sanitaria"; y la de aplicar "un paquete de medidas colectivas (limitación de horarios y pasaporte-covid) dirigidas a contener la transmisión e incidencia, como recoge la orden foral presentada al TSJN para su respaldo".

Todo ello pretende también preservar el sistema sanitario para atender los casos más graves, tanto de patologías covid como no covid, y más en un momento estacional de gran presión en la que confluyen toda esta serie de factores.

Las mismas fuentes subrayan que el objetivo inmediato del cambio en el sistema de detección es priorizar la atención y realización de pruebas desde el sistema público de salud a casos con síntomas (la mayor parte de las infecciones son leves o asintomáticas) así como en espacios o grupos vulnerables (residencias y ámbito sanitario).

Todo ello se hace de forma paralela a la consolidación de la colaboración con la red de farmacias para la canalización de autotest validados y complementarios al "gran esfuerzo" en cuanto a PCR y antígenos del Servicio Navarro de Salud, que ha llegado a superar los 8.000 pruebas en un solo día y a acumular casi 40.000 en una semana.

El nuevo protocolo va en la línea de lo que en diferentes ámbitos científicos a nivel estatal e internacional se va proponiendo en torno al impacto de la nueva variante Ómicron que presenta una mayor transmisibilidad, pero -también según los primeros estudios- un mayor número de personas que superan la infección con cuadros leves o incluso asintomáticos en un contexto de transmisión comunitaria.

De hecho la tasa de ingresos es inferior a la de otras variantes como la Delta, aunque debido al efecto cuantitativo de la alta incidencia, la presión sobre los hospitales también va creciendo.

En conjunto, este incremento exponencial de la incidencia de la covid-19 confluyente con otras patologías estacionales (virus respiratorios, entre otros) así como otras necesidades no covid fuera del ámbito respiratorio está generando un tensionamiento de todo el sistema sanitario navarro que debe afrontar la situación desde una visión global para proteger la salud en sus diferentes vertientes.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Más restricciones, menos test: Navarra deja de hacer pruebas a los contactos asintomáticos