• domingo, 03 de julio de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

SALUD

El fin de las mascarillas en interiores: las excepciones donde se mantendrán

El Gobierno ha aprobado este martes poner fin a dos años de mascarilla obligatoria en lugares cerrados.

Una mujer se coloca una mascarilla tras haberle puesto otra a su hijo un día después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya confirmado en una rueda de prensa que los niños podrán salir a la calle "con condiciones" a partir del 27 de abril, en Vitoria/Euskadi (España) a 19 de abril de 2020.

19 ABRIL 2020 INFANCIA;PROTECCIÓN;CORONAVIRUS;PANDEMIA;COVID-19;ENFERMEDAD;SALUD;SANIDAD

19/4/2020
Una mujer se coloca una mascarilla. EUROPA PRESS

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes la nueva norma que elimina la obligación de llevar mascarilla en espacios interiores, salvo en centros sanitarios y sociosanitarios y en todos los transportes.

El real decreto, que entrará en vigor mañana una vez se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE), deja en manos de las empresas la potestad de imponer o no su uso a los trabajadores a partir de la valoración que hagan los servicios de prevención de riesgos laborales, mientras que en el resto de ámbitos pasará a estar solo recomendada.

Será por ejemplo el caso de los colegios, donde ya no será obligatorio llevar mascarilla en las aulas, aunque sí se aconsejará para los profesores con alguna vulnerabilidad; tampoco se exigirá en comercios, supermercados, restaurantes y bares, así como gimnasios, teatros, cines o conciertos, pero sí será recomendable para personas con factores de riesgo.

En ámbitos sanitarios, tendrán que ponérsela visitantes y trabajadores de hospitales, centros de salud o de transfusión de sangre y farmacias, salvo para las personas que estén ingresadas, o residencias, en las que tampoco los mayores tendrán que ponérsela.

Y toda la población en transporte aéreo, por ferrocarril, por cable, autobuses y VTC y en los barcos cuando no se pueda mantener 1,5 metros de distancia.

Una decisión que ha sido posible porque la situación de la pandemia así lo permite: a la "altísima cobertura vacunal" del 92 % en mayores de 12 años se suman unos indicadores a la baja y una disminución de la gravedad de la enfermedad, ha explicado en rueda de prensa la ministra de Sanidad Carolina Darias.

La norma llega tres semanas después de que España haya inaugurado una nueva fase de la pandemia en la que ya solo se cuentan los casos graves y en entornos vulnerables y en la que las personas con síntomas leves o sin ellos no deben aislarse.

Por ello, la relajación divide a quienes opinan que aún es pronto para quitarse la mascarilla y lo que creen que ya ha llegado el momento.

Así por ejemplo, la viróloga del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) Sonia Zúñiga apuntaba esta semana a Efe que sería "prudente" esperar a ver cómo funciona esta nueva estrategia; "podría ser sensato", añadía, retirar las mascarillas de "manera gradual", comenzando por ambientes con menor riesgo, como los colegios, como propusieron en su día los pediatras.

"Es todavía un poco prematuro hacer una evaluación completa" de esta nueva fase, coincidía la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), que precisaba además que la movilidad de la Semana Santa y otras festividades podría modificar la situación, por mucho que los indicadores de gravedad estén bajos.

Mientras que para el microbiólogo de la Universidad de Navarra Ignacio López-Goñi "ya es hora" de quitársela en interiores, si bien puntualizaba que el hecho de que no vayan a ser obligatorias "no significa que no sean recomendables".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El fin de las mascarillas en interiores: las excepciones donde se mantendrán