PREMIUM  COMERCIO LOCAL

Arte grabado en la piel: así se diseñan y plasman los tatuajes en uno de los estudios más conocidos de Pamplona

El estudio Tai Tattoo, situado en el número 1 de la calle Juan de Labrit, realiza todo tipo de tatuajes y piercings desde su fundación en el año 2003.

David Mendive, socio del estudio de tatuajes Tai Tattoo de Pamplona. PABLO LASAOSA
David Mendive, socio del estudio de tatuajes Tai Tattoo de Pamplona. PABLO LASAOSA  

La sociedad de hoy en día es una sociedad guiada por las modas, la mayoría de ellas son pasajeras pero hay otras que permanecen para siempre en nuestras vidas, este es el caso de los tatuajes, una moda que resiste en la piel el paso del tiempo. Cada vez son más las personas las que deciden realizarse un tatuaje, ya que la sociedad va aceptando cada vez más una moda que antiguamente estaba asociada a personas marginales o carceleros.

David Mendive, de Tai Tattoo, estudio de tatuajes y piercings situado en la calle Juan de Labrit, número 1. PABLO LASAOSA

El crecimiento de esta moda también ha afectado a Pamplona. En los últimos años se han abierto nuevos estudios en la ciudad y los que ya existían han visto aumentada su demanda. Este es el caso de Tai, el estudio de tatuajes situado en el número 1 de la calle Juan de Labrit.

Tai nació en 1997 como una tienda de ropa que ocasionalmente realizaba piercings y tatuajes pero cuando en 2003 su dueño decidió venderla para dedicarse a otra cosa, el protagonista de este reportaje, David Mendive Rueda, de 44 años de edad, lo convirtió en un estudio dedicado a la realización de tatuajes y piercings junto a sus socios Carlos Free y Ana Rocalsavas, que vieron en este local la oportunidad de independizarse de los estudios en los que trabajaban en Barcelona. 

DE ARTESANÍA A PRODUCTO DE CONSUMO

En opinión de Mendive, "hoy por hoy los tatuajes se han convertido en una moda que no tiene nada que ver con cómo era antes el mundo del tatuaje". "La causa de que los tatuajes estén a un nivel tan mayoritario de consumo son los medios de comunicación e internet, ya que cada vez salen más famosos tatuados y se han hecho realities sobre este mundo, lo que hace que cada vez más gente quiera llevar uno".

"Hace unos años el tatuaje era más artesanal, algo a lo que no podía acceder todo el mundo ya que requería un bagaje cultural y un control de la técnica y del dibujo. Actualmente, las modas lo han convertido en un producto de consumo masivo en el que los tatuadores hacen cosas que no se deben hacer como como tatuar caras y manos a menores de edad, no se hacía por ética y por los problemas que puede acarrear después", cuenta Mendive.

Un tatuador de Tai Tattoo realizando un tatuaje a uno de los clientes. PABLO LASAOSA

Respecto a las razones por las que la gente decide tatuarse, confiesa que "mucha gente se tatúa por moda, otros porque consideramos nuestro cuerpo una recopilación de obras de arte, es decir, somos coleccionistas de tatuajes, así como hay personas que lo hacen por motivos personales como puede ser recordar a una persona, una fecha o un episodio de la vida".

INTRUSOS EN LA PROFESIÓN 

Mendive explica que en Pamplona ha crecido mucho la demanda pero también ha crecido la oferta, se han abierto muchos estudios, algo que no es malo, siempre que no sean estudios ilegales.

"Por desgracia, se está tatuando mucho en pisos con gente que no es profesional y que no guarda las mínimas condiciones de higiene y eso puede ocasionar problemas serios. La primera consecuencia de esto es la gente que viene aquí a que le ayudemos porque le han hecho verdaderas chapuzas, y a pesar de que es un desastre que vas a llevar siempre en tu piel, no es el problema más grave, ya que puedes contraer infecciones o enfermedades", denuncia.

TIPOS DE TATUAJES

Según Mendive, "los gustos de la gente son muy diversos a la hora de escoger un tatuaje aunque lo importante es tenerlo claro". 

"Hay gente que viene y no sabe que se quiere hacer, en ese caso intentas tirar del hilo a ver qué es lo que le puede gustar a esa persona, si quiere un estilo japonés o más tradicional. También viene gente que sabe lo que quiere hacerse pero hay que plasmarlo sobre el papel y algunos que vienen con un papel para que le hagas justo eso. Lo que no hacemos es calcar tatuajes de otro tatuador, se puede hacer parecido pero dándole toques personales".

Un tatuador de Tai Tattoo realizando un tatuaje a uno de los clientes. PABLO LASAOSA

Respecto al tipo de tatuaje más demandado, Mendive considera que a pesar del auge de las letras o frases, los preferidos por los pamploneses son los dibujos. Al observar las paredes de Tai, todas están repletas de numerosos diseños para tatuar. "Son tatuajes, en su mayoría, diseñados por los tatuadores de Tai aunque también hay algunos que hemos comprado a otros artistas. Cuando alguien nos pide uno de ellos, si ya lo hemos tatuado, hay que darle un aire diverso para que no haya dos iguales".

"Hay gente que no entiende la dificultad que entraña realizar un dibujo para tatuaje. Aunque a simple vista parezca sencillo son dibujos que están pensados para plasmar en la piel y no es lo mismo dibujar para papel, ya que envejece y tiene un comportamiento distinto", explica.

"Respecto a los colores, la tinta más usada es la negra aunque también se hacen muchos tatuajes a color. Aunque exista la creencia de que la duración depende de las tintas, es un mito o engaño, porque la conservación de un tatuaje depende de factores como el trabajo del tatuador, el tipo de piel de la persona tatuada y la curación que se haga del mismo", cuenta.

LA ACEPTACIÓN DE LOS TATUAJES

Los tiempos han cambiado y las generaciones también pero según el responsable del estudio "queda mucho camino por recorrer", ya que "todavía hay mentalidades conservadoras".

"A pesar de que la sociedad haya comenzado a ver mejor los tatuajes, siempre han tenido mala fama porque hace 50 años los llevaban gente de mal vivir, marineros o carceleros, gente que daba respeto. La gente se ha acostumbrado a ver gente tatuada pero todavía hay personas que no puede optar a según que trabajos por ir tatuados, aunque no sea de cara al público", explica.

LAURA GONZÁLEZ , TATUADORA DE TAI

Laura Gónzalez Lecumberri tiene 29 años y es una de las tatuadoras de Tai. Lleva cuatro años trabajando en el estudio pero solo uno tatuando. Mientras aprendía, estuvo realizando labores de Marketing

Laura González Lecumberri, tatuadora del estudio Tai Tattoo, situado en la calle Juan de Labrit, número 1. PABLO LASAOSA

“La sensación de que un dibujo tuyo vaya a permanecer para siempre en la piel de alguien hace mucha ilusión, ya que es un trabajo que has realizado tu desde el inicio y que ellos han escogido. Te explican sus ideas pero intentas aconsejar al cliente dentro de los limites de la técnica, ya que en la piel no todo es posible".

González decidió a los 14 años que esta era su vida. “Me di cuenta de que era un mundo que me gustaba mucho y sino acababa tatuada entera iba a acabar tatuando así que acabe haciendo las dos cosas”, ironiza.

LA FORMACIÓN  DEL TATUADOR

Respecto a la formación que debe tener un tatuador, González explica que lo más importante es aprender la técnica del dibujo y del tatuaje de manos de un tatuador profesional para plasmarlo en la piel de alguien.

Confiesa que la responsabilidad de dejar su trabajo en la piel de alguien para siempre nunca le ha asustado. “No soy demasiado confiada pero no he tenido miedo, porque si vas con miedo y dubitativa tienes más posibilidades de que las cosas salgan mal. Tengo en cuenta que esa persona esté tranquila y relajada para aguantar el dolor, siempre pongo música para que los dos estemos cómodos y las cosas salgan bien", sentencia.

Laura González Lecumberri, tatuadora de Tai Tattoo, en el estudio situado en la calle Juan de Labrit, número 1. PABLO LASAOSA

 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Arte grabado en la piel: así se diseñan y plasman los tatuajes en uno de los estudios más conocidos de Pamplona