COMERCIO LOCAL

SaVa, el nuevo local de Pamplona que quiere popularizar el sabor alemán con sus originales pretzels

Valentin Raducu y Sara Popa, dos jóvenes emprendedores con origen en Rumanía, regentan el primer local de Navarra dedicado exclusivamente a la venta de este producto.

De izquierda a derecha, Valentin Raducu y Sara Popa, en la puerta de SaVa el nuevo local de pretzels en la calle Calderería de Pamplona. MIGUEL OSÉS
De izquierda a derecha, Valentin Raducu y Sara Popa, en la puerta de SaVa el nuevo local de pretzels en la calle Calderería de Pamplona. MIGUEL OSÉS  

La calle Calderería de Pamplona cuenta desde hace dos semanas con un nuevo local de iniciativa rumana y sabor alemán. Se trata de SaVa, el primer establecimiento de Navarra dedicado exclusivamente a la venta de pretzels que regentan Valentin Raducu y Sara Popa.

Esta joven pareja, ambos tienen 21 años, tuvo en febrero la idea de abrir un negocio especializado en este tipo de bollo o pan horneado original de Alemania.

“En febrero tomando un café nos preguntamos qué producto faltaba en la oferta gastronómica de Pamplona. El pretzel se consume mucho en Rumanía y en muchos lugares a los que hemos viajado, y creemos que puede gustar también en Pamplona”, relatan entusiastas.

Su intención inicial era abrir en la calle San Nicolás pero los altísimos precios de la zona (les pedían entre 4.000 y 6.000 euros de alquiler) les hicieron decantarse por Calderería.

El local está situado en el número 16 de la calle y tiene una superficie de cuarenta metros cuadrados. “En Alemania, Polonia o Rumanía los locales venden desde la ventanilla y tan solo tienen un expositor. Este tamaño es más que suficiente”, explica Raducu.

Desde que abrieran el 11 de septiembre, estaba prevista para febrero pero se retrasó por el Covid-19, son muchos los curiosos que se han acercado a las puertas de SaVa. La mitad de los clientes que han tenido hasta ahora desconocían qué era un pretzel y se llevaban uno para probar.

De martes a viernes, Valentin Raducu se levanta a las 5:30 horas para preparar los panecillos. Recibe la masa madre desde Zaragoza y en la cocina elabora los distintos productos que ofrece al público: pretzels enrollados, salados y dulces. La estrella es la salchicha con queso envuelto en la masa de pan, seguido del de jamón serrano.

Pretzels de jamón york y queso y jamón serrano y queso que SaVa vende en el local de Calderería. MIGUEL OSÉS

“La idea es ver cómo responde el público, ver si les gusta y si el negocio evoluciona bien abrir más locales. El siguiente tenemos pensado que sea en San Sebastián”, explica Raducu, cocinero y dueño del negocio. Sara Popa, que aún no ha terminado sus estudios de Ade Bilingüe en la Universidad de Navarra, se encarga de las redes sociales y comunicación de SaVa.

Por el momento, venden en torno a 50 unidades diarias (cada pretzel oscila entre los 2 y 3,50 euros). Aunque las ganancias por cada unidad no son muy elevadas, Valentin Raducu argumenta que su objetivo en estos momentos es "llegar a cuanta más gente mejor", y que por eso no fijó un precio elevado.

Además de los pretzels, SaVa ofrece cookies cuyos beneficios van íntegramente dirigidos a una ONG y se pueden encargar también bizcochos.

PEDIDOS A DOMICILIO Y ABIERTOS DURANTE LA NOCHE

De 9:30 a 12:30 de la mañana es el momento de entregar los pedidos. Este viernes, para la hora del recreo, les habían encargado quince pretzels en el Instituto Plaza de la Cruz. Otro día hubo un pedido procedente desde el colegio Santa Catalina.

Valentín Raducu posa en el mostrador desde donde atiende a los clientes de SaVa. MIGUEL OSÉS

Los jueves, viernes y sábado abren también por la noche, momento con mayor afluencia de la semana. Sin embargo, las restricciones a la hostelería han afectado de manera considerable a su actividad. "Se han llegado a agrupar veinte personas de distintos grupos en la puerta, pero por cuestiones de aforo tan solo pueden acceder a comprar dos o tres al mismo tiempo", lamentan los jóvenes.

Pese a los problemas, Valentin y Saracoinciden en que la acogida del barrio y del público general está siendo "muy buena", hasta el punto de tener ya clientes fijos que cada día acuden a comprar sus pretzels.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
SaVa, el nuevo local de Pamplona que quiere popularizar el sabor alemán con sus originales pretzels