COMERCIO LOCAL

'Másquemilpalabras': las hermanas de Pamplona que tienen el poder de cambiar tu armario y tu imagen al completo

Las hermanas Carmen y Eugenia Oiz fundaron la asesoría hace once años e imparten numerosos cursos de formación y dos másteres.

Eugenia Oiz Palacios y Carmen Oiz Palacios aconsejando a una novia en la elección de su vestido. CEDIDA
Eugenia Oiz Palacios y Carmen Oiz Palacios aconsejando a una novia en la elección de su vestido. CEDIDA  

Nadie duda de la importancia de la moda en nuestros días, muchas personas invierten su tiempo en ir de compras, a la peluquería, a la esteticien o en renovar su fondo de armario. En esta última cuestión, como en las anteriores, también podemos recurrir a la ayuda de los profesionales, la figura de asesor de imagen o personal shopper.

A pesar de que es una profesión que vemos fría desde fuera, dos pamplonesas pioneras en esta profesión en Pamplona, cuentan que sus clientes son de lo más diversos y realizan una labor intensa para conseguir democratizar esta profesión. “La gente cuando empezamos nos decía que estábamos locas, la gente pensaba que en Pamplona esto no funcionaría pero hay que saber trabajar con los pies en la tierra”.

Las hermanas Eugenia Oiz Palacios, y Carmen Oiz Palacios crearon la asesoría de imagen 'Másquemilpalabras' en el 2008 y combina tanto servicios como formación. Carmen es diplomada en Enfermería y Eugenia es licenciada en Comunicación Audiovisual. Ambas hermanas son las socias fundadoras de la primera empresa Navarra dedicada a la comunicación a través de la imagen.

"Somos la primera empresa navarra que ofrece servicios de asesoría de imagen y de personal shopper. Al principio la idea era una empresa de servicios pero con el tiempo nos dimos cuenta de que la asesoría de imagen tiene una parte fuerte de formación y nos empezaron a surgir propuestas".

Eugenia Oiz Palacios y Carmen Oiz Palacios estudiando la imagen de una de las clientas para asesorarle. CEDIDA

LA LABOR DE ASESORÍA DE IMAGEN Y PERSONAL SHOPPER

Las profesiones que combinan estas dos pamplonesas, tienen mucho que ver pero albergan diferencias. "El asesor de imagen no solo trabaja la imagen externa, sino que intervienen otros factores como puede ser la expresión o la comunicación no verbal. El asesor necesita saber quién es el cliente, qué le identifica, qué quiere comunicar para trabajar con cualidades de belleza y cualidades de imagen y comunicar a través de ella, ya que si no estudiásemos esa imagen conjunta parecería que la persona es un maniquí", cuenta.

Carmen Oiz explica que la profesión engloba muchas cosas como " el cabello, el estilismo, la comunicación no verbal y el protocolo". Sin embargo, la profesión de personal shopper se centra más en lo que es la belleza y el estilismo de una persona. "Un personal shopper no puede trabajar el objetivo de comunicación porque no hace un diagnóstico de imagen. Tiene que estar más ligado a las tendencias y a la moda", cuentan.

Estas hermanas recibieron un encargo apasionante cuando empezaron la profesión, potenciar la imagen de un partido político y su candidato. "Además de poner guapo al candidato, que también, hay que ejercer una labor de comunicación, saber los valores de la campaña o la ideología del partido para saber qué queremos trasmitir, ese es el objetivo y lo importante", explican.

PERFIL DEL CLIENTE

Las asesoras de imagen cuentan que en Pamplona "la demanda es muy buena pero depende mucho de la temporada, en primavera y e invierno es cuando más clientes hay". Respecto al perfil de cliente, la demanda varía principalmente en función del sexo. "Las demandantes de la asesoría de imagen son la mayoría mujeres porque parten de una curiosidad y una forma de ser más inquieta, quieren sacarse partido y son mas autónomas por lo que invierten horas en aprender". 

Eugenia Oiz Palacios estudiando la imagen de una de las clientas para asesorarle. CEDIDA

"El hombre sin embargo demanda más personal shopper porque quieren soluciones rápidas y no tienen tanta curiosidad. Son también, por lo general, más fáciles de complacer, ya que la mayoría de las veces todo les parece bien. Son un tipo de cliente más sencillo, más practico y rápido", relatan.

DEMANDA EN PAMPLONA

Eugenia y Carmen Oiz explican que "cuando una persona llega a la asesoría, sabemos si lo que necesita es un asesor o un personal shopper, si quiere aprender cómo mejorar su imagen o quiere ayuda para algo puntual: un evento o un fondo de armario.

“En Pamplona lo que mas demanda tiene es el servicio de imagen y estilismo que trata todo lo relacionado con vestuario y complementos. El otro servicio estrella es el de comprar sin el cliente, ahí tenemos muchos clientes fijos. Consta de seleccionar cada temporada unos estilismos, concretar una sesión para que el cliente los pruebe y devolver lo que no le encaja. Es una forma cómoda de ahorrar tiempo y saber que vas a vestir bien". 

“Hay gente que tiene un presupuesto ajustado para las compras y eso es lo difícil. Lo que le pasa a mucha gente es que en época de crisis hay gente que solía comprar en tiendas caras donde le asesoraban y cuando les toca ir a Zara se pierden, no es fácil para ellos comprar ahí".

Este servicio tiene un coste de 175 euros. "Son compras muy consientes y analizadas, acertar no es tan fácil porque te tienes que adaptar al entorno del cliente. El servicio consta de dos sesiones, un total de cuatro horas más lo que cuesta ir de compras y devolver. Es un trabajo exigente porque la gente paga algo que desconoce de primeras aunque luego están muy contentos con el resultado. En unas horas hay que conseguir conocer a una persona y saber lo que le encaja y sus gustos", cuentan.

UN CAMBIO DE IMAGEN SE PRODUCE POR ALGO INTERNO

Hace unos años, España asistió al boom de un programa de Telecinco que pretendía cambiar a sus concursantes en cuestión de horas llamado 'Cámbiame', sin embargo, estas profesionales saben que esos cambios relámpago no surgen efecto.

"Generalmente, cuando una persona demanda un cambio interno es porque ha sufrido un cambio externo como un cambio de entorno, un embarazo o un ascenso en el trabajo. El cambio suele estar motivado por alguna razón concreta que quieren transmitir en su imagen. Lo que hemos visto en muchos programas de televisión son cambios radicales y eso no es real, es una metodología que no se sostiene, la gente quiere cambiar pero a veces tiene vidas muy monótonas y el proceso debe ser suave", confiesan.

ugenia Oiz Palacios y Carmen Oiz Palacios ejerciendo su trabajo de 'personal shopper' para una clienta. CEDIDA

"Es muy importante realizar un análisis del entorno, Pamplona como ciudad tiene un carácter neutro, discreto y de no llamar la atención demasiado y si hay un cambio radical de repente, eso hace que gente hace que se sienta incómoda e insegura, lo que puede ser contraproducente", explican.

Sin embargo, hay gente que sufre cambios fuertes en su vida y se arriesga a cambios más fuertes. "La gente que cambia de entorno quiere cambios arriesgados, quieren llegar más allá y es ahí donde más nos podemos lucir y dónde es más apasionante y radical el cambio".

FORMANDO A FUTUROS PROFESIONALES

Además de los servicios de personal shopper y asesoría de imagen, 'Másquemilpalabras' tiene una labor fundamental de formación tanto de manera interna como de forma externa.  "Comenzamos con formaciones muy pequeñas pero a día de hoy hemos formado a más de cien alumnos en nuestra escuela procedentes de Navarra, La Rioja o el País Vasco. Además de miles de personas que hemos formado de manera externa como en escuelas de protocolo o de estética y peluquería", cuenta Carmen Oiz.

“Hace siete años empezamos a trabajar con diferentes ayuntamientos de la comarca de Pamplona y a realizar actividades de carácter social. "Llevamos a cabo unos cursos dónde preparamos a personas desempleadas para ir a entrevistas de trabajo. Lo llevamos haciendo siete u ocho años y esta labor tiene ese punto social de gente que esta en exclusión social o con  dificultades, es algo diferente, gratificante y que nos llena", explican.

Además, la academia tiene dos másteres propios: el Máster de Asesoría de imagen y el Máster de Personal Shopper. "Están divididos cada uno en diez modelos que se pueden realizar de forma independiente, hay gente que quiere aprender para aplicarlo a su trabajo, por lo que demandan cursos independientes", cuenta Eugenia Aoiz.

Eugenia Oiz Palacios y Carmen Oiz Palacios con el equipo de la asesoría de imagen 'Másquemilpalabras'. CEDIDA

“A veces la gente tiene una perspectiva de que esta profesión está destinada al lujo y a la gente que tiene mucho dinero y poder asociarla a lo social es algo muy bonito. El público que demanda nuestros servicios es gente normal. Nuestra idea era democratizar esta profesión y enseñar a nuestras alumnas una manera de hacer, una metodología con la que puedan ayudar a cualquier persona", declaran.

"Los alumnos son gente de toda las edades, lo que más se repite es entre 35 y 50, la edad es un plus en esta profesión porque la gente que requiere estos servicios son adultos y no les inspira tanta confianza una profesional de 18 años aunque ahora hay mucha gente joven que quiere aprender", expresan.

"En Navarra, a pesar de lo que parecía al principio, que la gente nos decía que era arriesgado y que empezamos en años de crisis, no hemos parado de trabajar y hemos formado a mucha gente de aquí. Lo que si estamos viendo es que hay mucha vocación y demanda ahora sobretodo de gente joven, nos llega gente de perfiles muy variados de áreas como la comunicación, las bellas artes o el diseño para ser asesores de imagen o personal shopper", sentencian.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'Másquemilpalabras': las hermanas de Pamplona que tienen el poder de cambiar tu armario y tu imagen al completo