PREMIUM  PAMPLONA

'Patata': el local inspirado en el mítico kiliki que vende las "mejores" patatas fritas de Pamplona

Innovador local ubicado en la calle San Nicolás se inspira en los personajes de la comparsa para vender patatas.

Gonzalo Domínguez de Bidaurreta, dueño del establecimiento “Patata” situado en el número 60 de la calle San Nicolás de Pamplona. PABLO LASAOSA
Gonzalo Domínguez de Bidaurreta, dueño del establecimiento “Patata” situado en el número 60 de la calle San Nicolás de Pamplona. PABLO LASAOSA  

Un cucurucho de patatas crujientes acompañadas de un hot dog o de un puñado de salsas, a la elección del comensal, es la apuesta de Gonzalo Domínguez de Bidaurreta y su socio, en el local Patata de Pamplona. 

Inspirado en el Kiliki Patata de la comparsa de Pamplona, han encontrado una manera de abrirse hueco en el mercado de la comida rápida de la ciudad. Esta ubicado en la calle San Nicolás a la altura del número 60.

Los productos son frescos y locales. La patata es traída de Alava; el pan de los hot dogs de Peralta; y la salchicha de Pamplona. Su producto estrella, afirma el encargado, es la patata fresca alavesa que se vende en el establecimiento desde 2,20 euros en la porción más pequeña.

El dueño trabajaba en un sector diferente a la hostelería, actualmente tiene 55 años, y durante la crisis económica decidió dedicarse por completo al negocio de comida rápida

No conocía la industria y tampoco sabía hacer las patatas, pero él mismo asegura que fue a través de internet donde encontró las recetas y el proceso para llevarlas a cabo. 

"La inspiración surgió de las famosas patatas belgas, ellos comen todo con patatas y son recetas sencillas y un plato fácil de consumir", afirma Domínguez de Bidaurreta. Además no había visto en las calles de Pamplona ningún negocio que se le pareciera. 

Gonzalo Domínguez de Bidaurreta, en el local con homenaje al cabezudo "Patata" en la calle San Nicolás número 60. PABLO LASAOSA

Según explica, compró una freidora industrial donde somete a dos procesos el producto. En primer lugar se precalientan a una temperatura de 150 grados para que se ablanden y luego se trasladan a una mayor para darles el toque crujiente característico de la receta.

En el local trabaja con un empleado más los días de mayor afluencia de clientes, es decir viernes y sábados. También durante festivos y fiestas de San Fermín tiene unos cuantos empleados más. 

Es un producto que se consume de tarde a noche por lo cual su horario habitual es de 6.30 de la tarde a 11 de la noche y los viernes y sábados el horario se extiende hasta las 12 de la noche, incluso más en función de la demanda.

Los precios oscilan entre 2,20 euros la porción más pequeña y los platos llamados GiganteCabezudo, que son porciones grandes, cuestan 5,30 y 7,20 respectivamente. 

TRADICIÓN Y PATATAS

Abrió sus puertas durante las fiestas de San Fermín de 2018 donde notaron el éxito y comprobaron que la idea de negocio era innovadora al lograr relacionarlo con la cultura de la comparsa típica de dichas festividades.

El local reemplazó a una antigua tienda de calzado, por lo que el propietario considera que aún hay un público, sobre todo adulto, al que le cuesta reconocer el nuevo negocio. Sin embargo, sigue apostando por otras propuestas innovadoras. 

Cabezudo "Patata" en el local de patatas fritas ubicado en la calle San Nicolás número 60. PABLO LASAOSA

El cabezudo Patata es la imagen central del local, sin embargo presentó hace poco un plato inspirado en Braulia. La gigante de color que consiste en medio hot dog acompañado por media porción de patatas en el mismo empaque de cartón. 

Gonzalo Domínguez de Bidaurreta afirma que ve positivo el futuro y que si las ventas continúan aumentando cada vez habrá más opciones de producto. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'Patata': el local inspirado en el mítico kiliki que vende las "mejores" patatas fritas de Pamplona