• miércoles, 08 de diciembre de 2021
  • Actualizado 11:47

 

 
 

COMERCIO LOCAL

El negocio centenario de Pamplona que nació en un 'parking' para caballos: así se reconvirtió Casa Garatea

Instalados en el número 10 de la calle San Gregorio se trata de la única tienda especializada en hípica con Navarra con taller propio.

Casa Garatea, en la calle San Gregorio de Pamplona, dedicada a la Hípica. MIGUEL OSÉS
Jesús Fernández y su hijo Adrián posan en el taller de Casa Garatea, el negocio que regentan en la calle San Gregorio de Pamplona, dedicada a la Hípica. MIGUEL OSÉS

En el número 10 de la calle San Gregorio permanece abierta desde hace más de ochenta años Casa Garatea. En lo que era un antiguo aparcamiento para carruajes de caballos, hacia el año 1936, se instaló el negocio fundado por Ángel Garatea y del que tomó testigo la familia Fernández en 1960.

Dedicados desde sus inicios a la guarnicionería, trabajo del cuero para monturas, sillines y todo tipo de artículos de equitación y ganadería, en los años 90 reinventaron la esencia del negocio y se convirtieron en la única tienda especializada en hípica en Navarra con taller propio.

“La guarnicionería se estaba yendo hacia abajo y el mundo del caballo y la hípica irrumpía con fuerza en esos años en Navarra, así que pasamos a centrarnos en este ámbito manteniendo el buen trato de los productos y la calidad de los materiales”, explica Antonio Fernández, de 62 años y segunda generación familiar en regentar el negocio.

Un crecimiento en número de hípicas y deportistas federados en la Comunidad foral que tocaría techo en 2008 con la llegada de la crisis económica. Sin embargo, Casa Garatea supo reponerse de ese golpe y de otros, como la aparición de Amazon y la venta online, y continúa al pie del cañón atendiendo a los clientes que acuden al local de la calle San Gregorio.

Aspecto exterior de Casa Garatea en el número 10 de la calle San Gregorio. MIGUEL OSÉS

“Sobre todo viene gente joven, especialmente mujeres que son las que más practican equitación, deportistas de doma clásica que tienen caballo propio para competir o particulares que son dueños de estos animales”, explica Adrián Fernández, de 24 años y tercera generación de Casa Garatea.

CALIDAD DE LOS MATERIALES Y TALLER PROPIO

Desde sus inicios en la guarnicionería, el apartado diferencial de Casa Garatea ha sido su tratado del cuero.

"Quien valora el trabajo y los materiales viene. Tenemos un taller propio en el que arreglamos prendas y confeccionamos monturas y equipos para los caballos", explica Antonio mientras cose sentado en un taburete en el final de la tienda. "Yo me he quedado a las puertas de los conocimientos del taller”, bromea su hijo Adrián.

Jesús Fernández cosiendo una pieza de cuero en el taller de su negocio. MIGUEL OSÉS

Para asegurarse de la calidad de los materiales, trabajan con dos proveedores de confianza de Alemania y otros dos de España que les suministran desde botas de montar a guantes o la materia primera para crear carteras o bolsos.

Sin embargo, padre e hijo lamentan que cada vez más gente opte por comprar productos procedentes de China e India y comprar nuevos cuando se estropean que por la reparación.

“Saber que mi padre les va a aconsejar lo mejor posible y encargar aquello que necesiten”, responde su hijo Adrián sobre los motivos de quienes acuden comprando en Casa Garatea.

MIRADA AL FUTURO

Pese a la especialización del negocio, Casa Garatea también ofrece una amplia gama de productos atractivos independientemente de la vinculación o no del cliente con el mundo de la hípica.

"Antes de San Fermín suele venir mucho turista comprar accesorios. También se venden muy bien productos especializados como los botines como prendas del día a día", explican sus propietarios.

Monturas, botines, carteras y otros artículos a la venta en la tienda Casa Garatea de Pamplona. MIGUEL OSÉS

Precisamente uno de los momentos más emocionantes de la trayectoria laboral de Jesús tuvo vinculación con las fiestas. “Vinieron los gigantes por ser un negocio centenario y se pusieron a bailar en unos Sanfermines a las 10.30 de la mañana delante de la tienda”, comenta con alegría en el rostro.

Para adaptarse a los nuevos tiempos, el últimos proyecto de Casa Garatea consiste en la introducción en el mundo de Internet. "Nos hemos metido a hacer página web y también tenemos perfil en Facebook. El objetivo es poder llegar a más gente y dar también servicio para pedidos online", concluye el más joven de los Fernández.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El negocio centenario de Pamplona que nació en un 'parking' para caballos: así se reconvirtió Casa Garatea