PREMIUM  PAMPLONA

'Lamudita': la exquisita hamburguesería 'made in Pamplona' que nació de las entrañas de una antigua caja fuerte

La hamburguesería, que abrió sus puertas en el año 2016, está situada en el número 11 de la Avenida Roncesvalles.

Luis Bermúdez, camarero del restaurante ‘Lamudita’, sostiene dos hamburguesas, una 'Boletus' y una 'BBQ Festival'. PABLO LASAOSA
Luis Bermúdez, camarero del restaurante ‘Lamudita’, sostiene dos hamburguesas, una 'Boletus' y una 'BBQ Festival'. PABLO LASAOSA  

'Mudita' en un dialecto indio significa ser feliz con las alegrías que otros sienten. Esto mismo es lo que pretende José Ramón Larráyoz Munárriz, dueño del restaurante 'Lamudita', situado en el número 11 de la Avenida Roncesvalles de Pamplona, una hamburguesería que comenzó su andadura allá por el año 2016.

"Viajo mucho y me di cuenta de que en las grandes ciudades había una tendencia de hamburguesas más sofisticadas y me gustó la idea. Al principio pensamos en poner una franquicia pero como teníamos las ideas claras, preferimos montarla desde cero", cuenta.

Imagen de una hamburguesa ‘BBQ Festival’ en una de las mesas del restaurante ‘Lamudita’, situado en el número 11 de la Avenida Roncesvalles. PABLO LASAOSA

"Somos tres socios y todos hemos trabajado en la hostelería el fin de semana cuando éramos jóvenes para sacarnos un dinero, pero nunca nos habíamos dedicado a esto. Antes de abrir este negocio hice un máster en gestión de restauración, viajé mucho y me informé. Sin embargo, también hemos tenido algunos errores porque no teníamos experiencia".

UNA HAMBURGUESERÍA CREADA DESDE CERO

"El proceso de creación fue muy bonito porque, aunque tienes miedo, vas sumando ideas. Al principio cometimos el error de hacer una carta demasiado larga, con los meses la fuimos ajustando según la demanda de la gente y pensando en el almacenaje y en el funcionamiento de la cocina", expresa.

"También fue muy bonito el proceso de fabricación del logo y la elección de proveedores. Como eres una persona que nunca se ha dedicado a esto, los proveedores no confían en ti pero hay gente como el Panadero de Eugui que confió en nosotros y nos ayudó mucho y es algo por lo que siempre estaremos agradecidos", cuenta.

LA LOCALIZACIÓN

"Fue costoso elegir un local. Ahora que van a construir aquí Zara todo el mundo dice que estamos en un sitio muy bueno pero antes era una calle tranquila. Este local era un banco y daba un poco de miedo meterse en la obra pero fue como un flechazo. Aquí había una caja fuerte de 400 kilos pero el local me encantó y tiramos para delante", confiesa.

Imagen la decoración interior del restaurante 'Lamudita' situado en el número 11 de la Avenida Roncesvalles. PABLO LASAOSA

"La decoración está basada en lo que hemos visto. Fuimos a Nueva York a ver restaurantes y comer hamburguesas durante quince días, también en Madrid y Barcelona. El restaurante lleno tiene una capacidad de 85 personas aunque es verdad que al ser las mesas corridas nunca acaba de llenarse. Un sábado fuerte sí que puedes tener alrededor de ochenta personas", explica.

"Teníamos claro que queríamos que fuese un sitio informal con mesas corridas, lo que era difícil que cuajase porque Pamplona no es como las ciudades grandes pero la idea ha funcionado bien".

DISFRUTAR DEL PLACER AJENO

El gran misterio de esta hamburguesería es su nombre, son muchos los que en alguna ocasión se han preguntado la razón de ser del nombre 'Lamudita'. 

Imagen del logotipo en una de las paredes del restaurante ‘Lamudita’, situado en el número 11 de la Avenida Roncesvalles. PABLO LASAOSA

"Todo el mundo escribe 'La Mudita' separado pero en realidad es todo junto, queríamos que fuese fácil de recordar y romper un poco con todo lo relacionado con Pamplona, el encierro y Hemingway. Un día mirando palabras descubrimos 'Mudita', que en dialecto indio significa "el placer de ver disfrutar a otros, ser felices por el bienestar de la gente". Hicimos simulaciones al principio separado, y le vimos el doble sentido de una persona callada y decidimos juntarlas".

"El nombre ha dado mucho juego y a la gente le ha gustado mucho, por lo que ha hecho que nos diésemos más a conocer", cuenta.

COMIDA A DOMICILIO

Como la mayoría de los restaurantes, 'Lamudita' ha tenido que adaptarse a los nuevos tiempos con comida a domicilio. "Al principio fue un poco aventura. Lo instauramos en enero de 2018 y hay mucha demanda, el problema es que los pedidos te vienen cuando también tienes mucha demanda en el restaurante y es más complicado".

LAS HAMBURGUESAS MÁS DESEADAS

"A pesar de que todas las hamburguesas que tenemos en la carta se venden bien, hay una que se llama Tijuana y lleva guacamole en pan de semillas de amapola, que es la que más pide la gente con diferencia. Hay hamburguesas muy diferentes con foie, carne de angus o frutos rojos, que se salen de lo clásico. Hay mucha gente que viene y no quiere ni la carta para elegir, te dice que quiere nachos y una Tijuana".

"Muchas veces te preguntan cuál recomendarías y es difícil porque son quince, y para mí, como las he elegido, todas tienen un punto diferente. A la gente que no le gusta tanto la carne, le recomiendo dos especiales, una que es con verduras y otra que es de atún, no son las que más se venden pero hay que tener opciones para todos los gustos", confiesa.

Imagen de una hamburguesa ‘BBQ Festival’ en el restaurante ‘Lamudita’, situado en el número 11 de la Avenida Roncesvalles. PABLO LASAOSA

"Los nombres de las hamburguesas fueron un poco intuitivos. La Tijuana porque tenía un toque mejicano, la Leburguer porque tenía lechuga, fuimos buscando historias a cada nombre. De hecho tengo mi propia hamburguesa, me parecía curiosa la de gorgonzola con frutos rojos e insistí mucho en que se hiciese y acabamos llamándola 'Thee boss', buscamos nombres gracioso sin complicarnos demasiado".

ENTRANTES

"De los entrantes son los nachos y las tiras de pollo empanado los que más tiran y ahora han entrado muy fuerte las patatas con bacon que ahora es lo que más se vende, tenemos empanadillas japonesas y pulpo, ya que nos gusta variar la carta de vez en cuando. Metimos pulpo a la brasa. Ahora tenemos hamburguesa de salmón y una temporada hubo de potro, aunque los clásicos permanecen siempre pero nos gusta innovar".

ACOGIDA EN PAMPLONA

"La acogida en Pamplona fue tan buena que al principio llegó a desbordarnos porque no teníamos experiencia. Se sumó que venía demasiada gente a nuestra inexperiencia, y así como antes de abrir fue todo bonito, el primer año no recuerdo nada peor porque no teníamos un equipo bien formado, había mucha rotación y los procesos internos no estaban bien organizados".

"Intentabas meter muchas horas pero no era suficiente porque era un tema de organización. Que viniese mucha gente nos permitió darnos a conocer y hacer dinero pero a un precio de tirar de batalla. Ahora disfrutas un poco más", expresa.

EL CLIENTE

A simple vista, puede parecer que las hamburgueserías son frecuentadas en su mayoría por gente joven pero Larráyoz confiesa que los clientes son gente de todo tipo, "incluso trajeados".

Imagen de una hamburguesa ‘Boletus’ en el restaurante ‘Lamudita’, situado en el número 11 de la Avenida Roncesvalles. PABLO LASAOSA

"El perfil de cliente varía mucho según el día de la semana y el momento, a mediodía el fin de semana son todo familias con silletas, a la tarde hay más parejas y pequeños grupos y en la cena es cuando llega el jaleo de cumpleaños y cuadrillas, que son un poco más alborotados. A la noche entre semana suelen venir estudiantes o pequeños grupos de deporte, y al mediodía mucha gente con traje. La hamburguesa a veces no está reñida con la gente de oficina".

"No es un sitio para celebraciones especiales y eso lo sabemos porque es un sitio destinado a un público informal. Sabiendo dónde se ubica cada uno en el mercado se puede triunfar", expresa el dueño.

PROYECTOS A FUTURO

Sobre los proyectos a futuro de la empresa, de momento no habrá otra 'Lamudita'.

"Queremos hacer algo pero no sabemos si plantearnos ir a otra ciudad o a un centro comercial o dejar ya este tema y hacer algo de hostelería pero con otro producto. De momento queremos ir poco a poco porque este último año hemos empezado a vivir un poco y si nos metemos en algo, volveríamos al inicio y hemos pasado un tiempo muy agobiados", expresa.

Imagen de la fachada exterior y el letrero del restaurante ‘Lamudita’, situado en el número 11 de la Avenida Roncesvalles. PABLO LASAOSA


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'Lamudita': la exquisita hamburguesería 'made in Pamplona' que nació de las entrañas de una antigua caja fuerte