PREMIUM  PAMPLONA

Hecho a mano en el corazón de Pamplona: el nuevo taller que viste a los hombres en el día más especial de su vida

Manuel León, tras quedarse sin trabajo por el cierre de la reconocida tienda Enzo Bari, ha creado su propia sastrería en la calle Sancho El Mayor de Pamplona.

El sastre Manuel León posa junto a uno de los trajes que está confeccionando. PABLO LASAOSA
El sastre Manuel León posa junto a uno de los trajes que está confeccionando. PABLO LASAOSA  

Manuel León Diaz tiene 48 años y es natural de Sevilla, sin embargo, diferentes circunstancias le han llevado a que el sueño de su vida, tener una sastrería propia, se cumpla en Pamplona.  

León estudió diseño y patronaje y estuvo trabajando durante 15 años en Madrid en una tienda de sastrería y camisería a medida. Una oportunidad de trabajo le trajo hasta Pamplona, a una tienda llamada Enzo Bari, situada en la calle Garcia Ximenez.

Después de cuatro años trabajando en esta tienda de trajes, León pensó que se le hundía el mundo cuando su jefe le dijo que iba a cerrar, sin embargo, hizo de la adversidad una oportunidad para crear su propia marca de ropa.

El pasado 14 de febrero, día de San Valentín, León vio cumplido su sueño, una tienda de sastrería que lleva su nombre, 'Manu León', situada en el número 2 de la calle Sancho el Mayor

"Decidí crear esta tienda cuando el jefe nos informó de que la tienda en la que llevaba trabajando cuatro años cerraba sus puertas. A la hora de montar mi propio negocio quería hacerlo aquí porque veía la necesidad de crear una tienda de trajes de novio a medida", explica.

León es un creador que diseña trajes de novio desde cero. "Cuando una persona viene y te dice que se va a casar, lo primero que haces es saber si quiere que alguna parte del traje sea de un color específico, por ejemplo, hay novios que quieren que la corbata sea roja porque el traje de la madrina es de ese color. Es muy importante también el momento del día en el que se celebrará la boda, si es a mediodía o por la noche, y el lugar donde será la ceremonia: si es por la Iglesia, por el juzgado, en un ayuntamiento o si se celebra en una finca", relata.

Manuel León posa en su recién abierta sastrería, situada en el número 2 de la calle Sancho el Mayor de Pamplona. PABLO LASAOSA

León expresa que lo más importante es que "el novio se sienta a gusto con el traje y consigo mismo". "No hay que forzar a la gente a ponerse cosas que no quiere, hay que tener en cuenta las ideas del cliente para adaptarlas a la realidad".

"Es malo que una persona se sienta disfrazada o no se sienta cómoda con el traje porque lo va a llevar el día más importante de su vida. Algo que ayuda mucho son las conversaciones que tiene el cliente con sus familiares o amigos", apostilla León.

El sastre considera muy importante también la elección del color. "Los colores más comunes son el negro o el azul, es algo para la que hay que tener en cuenta también el momento del día de la boda, el color de piel de la persona y la fisionomía, así como con la forma del traje. No a todo el mundo le favorece lo mismo, por lo que aunque vengan con una idea hay que intentar aconsejarles bien".

LA CREACIÓN DEL TRAJE

A pesar de que en la tienda, León tiene una serie de americanas para que la gente se haga una idea del modelo que quiere y de las medidas, este sastre crea los trajes desde el principio, por lo que el novio hace la elección con un muestrario de telas.

"Es complejo porque yo, por mi profesión, soy capaz de imaginarme el traje solo con ver la tela pero a los clientes les cuesta un poco imaginar", explica el sastre sobre el primer contacto con los novios o los clientes que llegan a su tienda buscando un traje de gala.

La etiqueta de la sastrería que Manuel León ha abierto, con su propio nombre, en la calle Sancho el Mayor de Pamplona. PABLO LASAOSA

El proceso de creación de un traje es más difícil de lo que parece ya que debe estar siempre adaptado al cuerpo del cliente. "Una vez que he tomado las medidas y tengo clara la idea del traje, llega el momento de ponerlo en práctica. Mi tejido preferido es la lana porque se adapta a todas las temperaturas y medidas. Cojo la tela y comienzo a crear", explica el sastre.

Durante el proceso, el novio debe acudir en tres ocasiones a la tienda para realizar diferentes pruebas. "Primero hago una prueba cuando estoy cosiendo el traje para dejar claras las medidas, después otra cuando lo tengo hecho para ver cómo ha quedado, la segunda prueba es en la que también se eligen los complementos y, finalmente, me gusta hacer como con las novias, cuatro días antes, volver a probar el traje porque aunque lo hayas dejado perfecto, hay gente que adelgaza o engorda por los nervios y hay que realizar ajustes".

"Suelo dejar en la tela el margen de una talla, que contempla que la persona engorde o adelgace hasta cuatro kilos para que después sea más sencillo arreglarlo. La gente se pone muy nerviosa porque piensan que por engordar un poco ya no les va a quedar bien, pero no es así, cuando haces un traje a medida valoras todas las posibilidades".

"Lo último en elegir suelen ser los complementos porque una vez que tienes el traje hecho es más fácil elegir la camisa, la corbata y los zapatos porque así ya puedes hacerte una idea global de lo que va a ser el traje. Sin embargo, al principio es complicado porque al final lo único que ves es un trozo de tela", ha detallado sobre el proceso de elección.

EL DÍA MÁS IMPORTANTE DE LA VIDA

Manuel León reconoce que vestir a alguien para el día más importante de su vida, no deja de ser "una responsabilidad" por lo que intenta que sus clientes confíen en él al máximo.

Su trabajo tiene mucho de corte y confección, pero también de trato psicológico con el novio: "Es muy importante que el cliente confíe y que sepa que vas a hacerlo bien. Para eso trato de formarme una imagen de cómo es su personalidad y ejercer un poco de psicólogo para conocerles para saber qué es lo que más le encaja".

Algunas pajaritas que propone Manuel León para completar el look de sus clientes. PABLO LASAOSA

Por suerte, los clientes del sastre sevillano confían tanto en él que León ya se ha convertido en más de una ocasión en parte fundamental de la boda. "Ya van varios novios los que me han dicho si puedo vestirles ese día, vienen con sus madres e incluso con el fotógrafo y se hacen aquí las fotografías mientras les visto e intento dejarlo todo perfecto".

"Muchos de mis clientes me han invitado y me han pedido que fuese a su boda, me hace muchísima ilusión pero es evidente que no puedo ir a todas las bodas, aunque sí que es verdad que si la ceremonia es cerca de aquí y tengo tiempo ese día, me paso a verles y se alegran mucho cuando me ven. Días después de la ceremonia suelen venir también a enseñarme las fotos y vídeos de la boda".

"Es muy gratificante que la gente se quede contenta con tu trabajo, eso significa que estoy haciendo las cosas bien", recalca León.

TRAJES DE DIARIO

Además de trajes de novio, León diseña camisas, americanas y trajes de diario. "Tengo clientes como empresarios, abogados o gente que trabaja en oficinas que me piden trajes para el día a día, son más clásicos y más sencillos de hacer porque ahí prima la comodidad. Estos trajes suelen ser lisos aunque tengo un cliente que es abogado que suele atreverse con los cuadros y las rayas para el día a día", explica.

La sastrería de Manuel León ofrece tanto trajes de gala con todo tipo de detalles como trajes para el día a día. PABLO LASAOSA

"La gente que ya me conocía de la otra tienda y que tiene confianza en mi, me dice cómo quiere el traje y ni siquiera viene a elegir la tela. Que confíen tanto en tu trabajo, en tu elección y en tus conocimientoseso es algo muy emocionante", cuenta Manuel León. 

EL FUTURO DE LA SASTRERÍA

Con solo tres semanas de rodaje desde que abrió las puertas de la sastrería, León ya se siente "muy satisfecho" con el resultado. "La acogida está siendo buenísima hasta el momento. La gente está muy contenta y tengo muchos clientes tanto nuevos como de los que atendía en la tienda anterior. Me encanta lo que hago y eso es muy importante en el resultado", confiesa.

"Aunque llevo tan poco tiempo, es verdad que ya estoy preparando proyectos a futuro como crear una línea de ropa más informal pero con un toque especial en el diseño y la calidad. La idea es crear prendas como americanas o abrigos. De momento es una idea que quiero hacer realidad pero iremos poco a poco", concluye.

Manuel León explica cómo es su sastería y su filosofía de atención al cliente. PABLO LASAOSA


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Hecho a mano en el corazón de Pamplona: el nuevo taller que viste a los hombres en el día más especial de su vida