• viernes, 02 de diciembre de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

COMERCIO LOCAL

Manjares de la Dehesa, de los mejores bocadillos de jamón ibérico de Pamplona

En la calle Espoz y Mina, junto a la calle Estafeta, Extremadura tiene un pequeño rincón en pleno centro de Pamplona.

Manjares de la Dehesa en la calle Espoz y Mina 19 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Sabino León en su tienda Manjares de la Dehesa, en la calle Espoz y Mina 19 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

Hay un rincón en Pamplona que se ha convertido en un pequeño paraíso de los productos del cerdo ibérico. Lo regenta Sabino León, un extremeño afincado en la capital navarra que vio el negocio en acercar a los navarros "lo mucho y bueno" que hay en las dehesas de Extremadura. Así se llama el local: Manjares de la Dehesa, y se ubica en la calle Espoz y Mina, 19.

No es una franquicia, sino el fruto del esfuerzo de un emprendedor que conoce profundamente los productos de su tierra, especialmente el queso. No en vano, trabajó como maestro quesero en grandes fábricas de La Serena durante 20 años. Allí, en Castuera participó en los comienzos de unas cuantas fábricas de queso extremeño, hasta que le surgió la posibilidad de trabajar en la apertura de una fábrica de quesos en el Valle de Aisa, muy cerca de Candanchú.

En ese lugar conoció a un matrimonio pamplonés que le invitó a conocer la ciudad "y me gustó tanto, que me viene a vivir aquí". "Aquí no había fábricas, así que busqué la forma de trasladar mis conocimientos de los productos de la dehesa de Extremadura, y surgió este negocio".

Del techo del local cuelgan jamones y paletas de cerdo ibérico, que son los reyes y la base de su actividad comercial. "Trabajo solamente con ibérico de cebo de campo, lo que antiguamente se llamaba recebo, y son piezas de altísima calidad. Tengo un sólo proveedor -El Chichero- y todo el producto es muy selecto y con una trazabilidad demostrable".

Manjares de la Dehesa en la calle Espoz y Mina 19 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Sabino León trabajando en el office de Manjares de la Dehesa, en la calle Espoz y Mina 19 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

Además del jamón, en la tienda se puede adquirir morcón, lomito ibérico, salchichón cularpanceta curada, "que son auténticos manjares". Y si el jamón es el rey del local, el queso podría ser la reina. "Nuestra especialidad es la torta de La Serena", afirma.

"Desde el principio tenía muy claro que iba a trabajar con producto muy selecto" y enfocó el negocio hacia potenciales clientes que buscaran las bondades del ibérico, pero poco a poco, y dada la ubicación del local, se dio cuenta de que había un gran público que también demandaba calidad, solo que en otros formatos y a otras horas".

Y así surgió la posibilidad de hacer bocadillos las noches de los jueves, viernes y sábados. "Cuando la juventud sale de noche, a determinadas horas les apetece comer algo, y no tenían demasiadas alternativas".

Un bocadillo de jamón entra bien a cualquier hora, "pero no te creas que son de los que no saben lo que comen. Son muy exigentes y saben que si no les pongo suficiente jamón dentro, si no es ibérico, si el pan no está crujiente por fuera y tierno por dentro, o si no le unto un buen aceite a la miga, se van a ir a otros sitios", de ahí que le preste especial atención a esta nueva vía de negocio. "Hacemos los bocadillos al momento, horneamos el pan aquí y el jamón siempre está recién cortado", asegura.

Manjares de la Dehesa en la calle Espoz y Mina 19 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Los bocadillos de jamón ibéricos son de lo más demandados en Manjares de la Dehesa. IÑIGO ALZUGARAY

Sabino es consciente de que con la crisis, los hábitos de consumo están cambiando. "No sé si es original, pero sí que también tiene mucha salida el formato snack". Son pequeños cucuruchos repletos de taquitos de jamón o queso; o rodajas de chorizo o salchichón que se acompañan con piquitos de pan, y son una excelente alternativa para picotear por la calle.

Pero los clientes no son solo los de consumir al momento. También una buena parte del negocio consiste en la asesoría que un experto como Sabino puede facilitar. "Muchas veces el cliente no tiene muy claro como medir la calidad del ibérico. Por eso tengo puestas unas mesas donde les doy a probar productos diferentes. La mayoría de las veces, después de probar, terminan comprando porque el sabor les convence".

Manjares de la Dehesa en la calle Espoz y Mina 19 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Fachada de Manjares de la Dehesa en la calle Espoz y Mina 19 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Manjares de la Dehesa, de los mejores bocadillos de jamón ibérico de Pamplona