COMERCIO LOCAL

Pamplona "sin comercio local es muy triste": Garnica reabre su joyería con una mezcla de "miedo y ganas"

"Aparte de la enfermedad tienes la incertidumbre de la manera de ganarnos la vida", destaca el pamplonés Daniel Garnica en la reapertura de su tienda en Iturrama.

Daniel Garnica, joyero, vuelve al trabajo durante la fase 1 de desescalada por la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA
Daniel Garnica, joyero, vuelve al trabajo durante la fase 1 de desescalada por la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA

"La gente tiene ganas de recuperar su día a día, su vida... Y yo también". Daniel Garnica (Pamplona, 44 años) ha abierto su joyería-relojería por primera vez tras 57 días cerrada. Casi dos meses exactos de cierre obligado que se puso fin este pasado lunes gracias a que Navarra pudo entrar en la fase 1 de la desescalada.

Garnica ha vivido este "día de retorno con ilusíon y buenas expectativas", aunque reconoce que "se tiene como entre miedo y ganas". 

"Hay algunos clientes, sobre todo gente mayor, que tienen miedo", comenta el joyero, que explica que "se nota que hay ganas de que pase todo". "Algunos también que han podido pasar la enfermedad, tenían miedo y lo han pasado realmente mal, pero todo el mundo está con muchas ganas de volver a lo que tenían", valora Garnica.

Pese a este miedo, asegura que de esta terrible situación la sociedad va a salir "apreciando mucho más el hecho de juntarte con un amigo en una terraza, juntarte con la familia, y todo lo tenemos en el día a día, que parece que no nos damos cuenta de lo afortunados que somos realmente". 

Por ello también reconoce que no sabe "hacía donde va a ir" el negocio y la economía, pero sentencia que si sabe "que la gente no quiere una ciudad sin comercio y con los establecimientos cerrados". "Creo que va a haber un apoyo importante de los ciudadanos porque han visto lo triste que es una ciudad sin comercio local", valora Garnica.

TODA LA PREVENCIÓN POSIBLE

Así pues, este pamplonés, que comenzó a los 14 años a trabajar en el taller de su padre y ha dedicado los últimos 30 años al oficio de relojero, ha reabierto su tienda en pleno Iturrama (calle Esquíroz, 31) entre fuertes medidas de prevención e higiene. "Hay que tomar todas las medidas posibles, las que nos han recomendado y más, hacer bien las cosas, y creo que tanto nosotros como los clientes creo que lo estamos haciendo bien", asegura Garnica. 

En este sentido, explica que en su tienda están "usando desinfectantes, geles, mascarillas, guantes,...". "He puesto una mesita en la entrada con gel y guantes, y hemos puesto un cartel explicando el aforo, que no puede haber más de dos personas dentro de la tienda, y que tiene que haber una separación de dos metros", comenta.

"Desinfectamos todas las piezas, cuando alguien se va a probar algo también se tiene que desinfectar con los geles o si quiere les damos un guante... Hemos tomado un poco las medidas que nos han recomendado y que estaban en el BOE", explica Garnica.

Daniel Garnica, joyero, desinfecta el mostrador de su tienda en el primer día de reapertura durante la fase 1 de desescalada por la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA

Además, el pamplonés destaca que ha comprado "una especie de estuche-joyero que desinfecta con luz ultravioleta, en este metemos las piezas y en un minuto están desinfectadas".  

Asimismo, remarca la importancia de "acostumbrarse", ya que "cada vez que se va el cliente desinfectamos el mostrador, las manillas,...Hay que coger una rutina". 

Garnica, por el momento, ha empezado con su horario habitual, aunque reconoce que "hay compañeros de mi sector que sí han adaptado sus horarios y abren igual solo a la mañana porque luego también tenemos otro problema que es la conciliación familiar". 

En este sentido, señala que "de momento nos estamos intentando organizar y si tengo que modificar horario lo modificaré, porque ahí estamos también a la expectativa de si se van a abrir colegios o no, o si se va a dar una solución".

INCERTIDUMBRE, PÉRDIDAS Y MIEDO...PERO GANAS

Pese a que Garnica prefiere centrarse en el futuro y en volver a la normalidad, reconoce que estos casi dos meses de cierre han sido muy complicados. "En el tema económico ha sido fatal, la pérdida de 50 días sin ingresos no se va a recuperar", asegura. 

"Los primeros 15 días, que aprecía que se iba a alargar o que iba a durar mucho, hacía los cálculos de las pérdidas y al final ya ni quería seguir haciéndolos  porque te baja la moral y directamente no quieres...Pero bueno cuando ves que ya íbamos a abrir, ya piensas en la manera de recuperarte, la manera de cómo vas a empezar trabajar y a llevar las cosas", comenta. 

Así pues, explica que lo peor fueron los primeros días. "Había mucha incertidumbre y estuve muy preocupado, no sabíamos el alcance que iba a tener todo, porque aparte de la enfermedad tienes la incertidumbre de los negocios y de la manera de ganarnos la vida", asegura Garnica. En ese sentido, destaca que "lo hemos pasado mal muchísimos y muchísimos autónomos y tiendas".

Sin embargo, señala que durante estos dos meses, "conforme iban pasando las semanas" se pudo adaptar y ha dedicado tiempo a "disfrutar de la familia. "He podido estar con los hijos, que tengo dos pequeños, y haciendo cosas en casa que nunca tienes tiempo para hacer...aprovechando ya que se tenía tiempo", comenta. 

El pamplonés Daniel Garnica trabaja en su tienda de Iturrama en la vuelta al trabajo durante la fase 1 de desescalada por la crisis del coronavirus. PABLO LASAOSA

Por último, destaca que los últimos días previos a reabrir notaba las ganas de la gente de volver a la normalidad. "Ya la semana pasada subí a dar una vuelta y me encontré con lo que iba a ser, la gente tenía ganas y te preguntan cuando vas a abrir. Yo también doy servicio, cambio pilas a relojes y hago arreglos, entonces muchos de los clientes han estado con reloj aprado y querían arreglar o cambiar pila,...", comenta.

Por ello, valora que "ya en los últimos momentos, cuando ya llegaba momento de abrir, estaba con un cierto respeto, un poco de miedo, pero mezclado con ganas de volver a nuestra vida anterior y además apreciándola mucho más porque cuando no puedes hacer algo, aprecias mucho más lo que tienes". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Pamplona "sin comercio local es muy triste": Garnica reabre su joyería con una mezcla de "miedo y ganas"