COMERCIO LOCAL

La cafetería de autobuses en Pamplona vuelve a abrir tres meses después: "Ahora mismo estoy trabajando solo"

Joaquín Arbeloa explica cómo han reactivado el negocio en una zona condicionada por la falta de viajeros y la pérdida del mercado turístico. 

Joaquín Arbeloa, propietario de la cafetería de la estación de autobuses, este martes durante un momento de limpieza para mantener las medidas de higiene adecuadas. MIGUEL OSÉS
Joaquín Arbeloa, propietario de la cafetería de la estación de autobuses, este martes durante un momento de limpieza para mantener las medidas de higiene adecuadas. MIGUEL OSÉS  

La nueva normalidad en la estación de autobuses de Pamplona continúa bajo mínimos. Muchos de sus trabajadores siguen con un Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE), la entrada en los locales de la galería comercial no llegan al 20% del aforo y la compra de billetes es a demanda, es decir, en función de la ocupación del autobús, el medio de transporte sale o no de las dársenas al destino correspondiente.

A pesar de esta situación, Joaquín Arbeloa, propietario de la cafetería de la estación afirma que después de unos "meses muy duros" están preparados para la reapertura "cumpliendo con el procolo de higiene que manda la ley". Este mismo lunes abrieron sus puertas.

Las medidas de seguridad son imprescindibles en este tipo de negocio. En el caso de la cafetería de la estación circulan pasajeros de diversos puntos de la Comunidad foral lo que obliga a su propietario a establecer unas condiciones higiénicas muy estrictas: "Tras una semana de mucho trabajo hemos limpiado el local y todo está todo desinfectado con los productos que nos obligan a utilizar. Además, en los paneles del local, quedan recogidas todas las medidas e información necesaria para que nuestra clientela se encuentre cómoda", explica Arbeloa.

La normativa de prevención en la cafetería de la estación de autobuses es clara: distancia de seguridad entre mesas superando los dos metros, geles desinfectantes repartidos por el local, obligatorio uso de mascarilla e incluso distancia en la propia barra de la cafetería de un metro y medio entre clientes o grupos de personas.

Además, Arbeloa añade un extra: "Mis cocineros y empleados están continuamente protegidos con equipos de mascarillas. Nos lavamos las manos cada veinte minutos con agua y jabón durante sesenta segundos. En cocina está todo desinfectado, desde los azulejos hasta el aluminio, de esquina a esquina. Para mí, prima la seguridad de mis trabajadores". 

El anuncio del estado de alarma obligó a que el negocio del empresario pamplonés se mantuviera inactivo: "En el primer momento, fue un pistoletazo, todos nos fuimos a casa sin saber qué iba a pasar. Los primeros diez días fueron un desastre hasta que el Gobierno propuso un plan económico a través de Créditos para Emprendedores (ICO). Posteriormente desde la Confederación de Empresarios de España (COE) toda la plantilla hemos realizado un curso que consiste en una charla de dos horas a través de Internet con los protocolos a seguir para la reapertura y que tienes que aprobar", añade Arbeloa.

Vista de la cafetería de la estación de autobuses de Pamplona. MIGUEL OSÉS

El propietario de la cafetería indica que "gran parte de los trabajadores siguen en ERTE" días después del final del estado de alarma y que, aunque podía haber abierto el 11 de mayo en la fase 2, depende de la estación, que continua con servicios básicos: "Hasta este momento no había ningún local más abierto aquí y los servicios de movilidad eran escasos. Yo ahora mismo estoy trabajando solo en la barra y seguiré así hasta que la situación no mejore para seguir adelante", explica el propietario de la cafetería.  

Con la llegada de la temporada vacacional, el movimiento de este negocio será inferior en comparación con años anteriores: "Un local como este que no está en la calle, que no hay un vecino que pasea, depende del Camino de Santiago, de la gente que va a la playa, de los viajes al Imserso, de excursiones a sidrerías... pero todo eso ha desaparecido. Con respecto al año pasado en julio vamos a trabajar un 80% menos", afirma Arbeloa

El Covid-19 nos obliga más que nunca a apoyar el comercio local y el propietario de la cafetería de la estación de autobuses de Pamplona nos invita a descubrir que, "aunque se presupone que en este tipo de establecimientos ofrecen comida rápida, no es del todo cierto ya que se cuida mucho la calidad de nuestros productos y hacemos una comida muy natural". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La cafetería de autobuses en Pamplona vuelve a abrir tres meses después: "Ahora mismo estoy trabajando solo"