• martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 18:47

 

 
 

COMERCIO

Ideaarte, la tienda de manualidades que lleva toda una vida en Mendillorri

La tienda de Arantza Arratibel y Guillermo Múgica abrió sus puertas en 1996 y algunos clientes llevan dos décadas participando en los talleres

Arantxa Arratibel y Guillermo Múgica abrieron la tienda de manualidades Ideaarte en 1996. IRANZU LARRASOAÑA
Arantxa Arratibel y Guillermo Múgica abrieron la tienda de manualidades Ideaarte en 1996. IRANZU LARRASOAÑA

Una taza con el mensaje 'Yo soy de Mendillorri de toda la vida' resalta en una balda situada a la entrada de la tienda. En el asa luce el código postal del barrio pamplonés. Arantza Arratibel la pintó cuando una conocida le contó que su hijo estaba pensando en tatuarse ese número, el 31016. Más allá de la anécdota, la taza representa también la historia de Ideaarte, la tienda de manualidades que fundó en 1996 y que ha visto crecer a los vecinos de esta zona de la ciudad. 

Mendillorri recibió a sus primeros habitantes en 1993. Muchos de ellos eran parejas jóvenes que acababan de comprar su primera vivienda. Precisamente, fue esa imagen de barrio nuevo la que hizo que Arratibel decidiera abrir su negocio en la calle Concejo de Azpa. Tras estudiar decoración, estuvo unos años trabajando en una tienda de muebles. "Pero llegó una crisis y no encontraba trabajo. Por eso, empecé a hacer cursos de manualidades", rememora. 

Y lo que comenzó siendo un pasatiempo más, pronto se convirtió en su profesión. Le llamaron para impartir unos cursos de la Caja de Ahorros. "Entonces, empecé a pensar en ponerme por mi cuenta". Todavía estaba "de novios" con su marido, Guillermo Múgica. Él trabajaba en Volkswagen, pero unos años más tarde se incorporó a Ideaarte.

Arratibel quería centrar su nuevo proyecto solo en las clases, pero su pareja y sus padres le convencieron para vender material. En un primer momento, se instaló en un local, el que ahora ocupa la Herboristería Naturmendi. Al mismo tiempo, acudía a la tienda de una conocida para aprender los secretos de la enmarcación. "Al principio, me dejaba las molduras, cogía los encargos y se los llevaba a ella". En la actualidad, es el propio Múgica el que realiza estos encargos. 

Arantxa Arratibel y Guillermo Múgica abrieron la tienda de manualidades Ideaarte en 1996. IRANZU LARRASOAÑA
Guillermo Múgica enmarca láminas en el taller de Ideaarte. IRANZU LARRASOAÑA

Como el negocio iba bien, Ideaarte se trasladó se trasladó de local al poco de abrir. "Estábamos alquilados y no nos quisieron vender", explica el motivo. Poco a poco, fueron ampliando la exposición de material y ganando clientela. Muchos de esos primeros clientes siguen vinculados al negocio hoy en día.

Arratibel calcula el tiempo que llevan con ella en función de si llegaron antes o después de sus gemelos, que ya han cumplido 18 años. "Algunas de las personas que vienen a los talleres me han ayudado a darles el biberón o cambiarles los pañales", comenta con emoción. 

Los dueños de Ideaarte se encuentran a diario con tres tipos de clientes: las alumnas de los talleres, los que acuden solo a comprar material y los que buscan enmarcar láminas. "En invierno nos traen mucho punto de cruz para enmarcar y en verano vienen de las vacaciones con la típica caricatura", comenta Arratibel. 

En los talleres muchas de sus alumnas han pasado de ser madres a abuelas en los últimos años. "Después de tanto tiempo, creamos un vínculo especial", asegura. De hecho, las ha visto preparar los recordatorios de comunión de sus hijos y ahora les acompaña en el proceso de crear un cuadro para su primer nieto. Solo unos minutos después, por la puerta de la tienda entra una de esas clientas. "¡Va a ser niña!". Le dice a Arratibel, que esboza una sonrisa cargada de ilusión. 

Arantxa Arratibel y Guillermo Múgica abrieron la tienda de manualidades Ideaarte en 1996. IRANZU LARRASOAÑA
En los talleres de Arantxa Arratibel las participantes elaboran manualidades personalizadas. IRANZU LARRASOAÑA

En esos talleres, las asistentes elaboran el producto que eligen. Así, mientras una prepara un cuadro de nacimiento, otra decora un revistero o pinta una cajita para regalo. "Estas manualidades te permiten personalizar mucho, por lo que son una muy buena opción para regalar". 

DIGITALIZACIÓN

La tienda de manualidades de Mendillorri ha comenzado recientemente un proceso de digitalización. Hace algo más de un año, el matrimonio empezó a impartir clases gratuitas a través de directos de Facebook: "Son todos los lunes y miércoles, de 12:30 a 13:30 horas", explica Múgica. Además, en estos momentos trabaja en el lanzamiento de una nueva página web. 

Tras haber experimentado con varios talleres monográficos en Navidad, Arratibel sueña ahora con lanzar un curso especializado en bodas. "Estaba pensando en plantearles a los novios venir dos o tres sábados y preparar un libro de firmas, un adorno para regalar y alguna otra pieza", especifica. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ideaarte, la tienda de manualidades que lleva toda una vida en Mendillorri