• viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 09:18

 

 
 

COMERCIO LOCAL

Los menús de Maite Montes buscan expandirse: "Queremos atraer un público más juvenil"

La compañía gastronómica está dispuesta a negociar y quiere introducir productos rompedores que atraigan a un público más juvenil.

Maite Montes y su hija Adriana del Romero. IMAGEN DE ARCHIVO
Maite Montes y su hija Adriana del Romero. IMAGEN DE ARCHIVO

El catering está en alza, y cada vez es más común que la gente apueste por este modelo de comida para todo tipo de ocasiones. Lo que antes era inusitado en el sector, se ha convertido en algo imprescindible para una parte de la sociedad, a la que se ha conquistado a través de la perseverancia y la calidad.

Maite Montes Fuentes (Navarra,) no es de las que esperó esta situación para subirse "a la cresta de la ola", y este año ha cumplido 15 años a los mandos de la empresa de catering Comidas Maite Montes.

Gracias a la influencia de Ferran Adrià, de quien aprendió en algunos de sus cursos y le hizo conocer lo maravilloso de la cocina, un problema familiar que le obligó a ser ambiciosa y emprender y sus hijos mayores Gustavo y Adriana Del Romero Montes, emprendió en 2006 un viaje que le ha permitido poner en práctica todos sus conocimientos gastronómicos. 

Ahora, después de albergar todo tipo de eventos e inaugurar un nuevo local hace tres años en la calle Esquíroz 16, cree que ha llegado el momento de echarse a un lado y descansar tras tantos años de trabajo. Es por eso que la empresa se encuentra en busca de alternativas con el objetivo de dar continuidad a una marca más que asentada y rodada de la que se seguirá encargando su hija.

Están dispuestas a negociar y son flexibles, aunque le han dado vueltas a la posibilidad de ofrecer, como ya hacen, su servicio de cocina tradicional a las mañanas, e introducir de la mano de algún socio un menú rompedor o novedoso a las tardes que atraiga a un público más juvenil y de una imagen de mayor trasnversalidad.

En un principio, apostó por este modelo de negocio porque no le convencía la "esclavitud horaria" a la que se enfrentan los dueños de bares y restaurantes. Inspirada en ciudades con tiendas que ya ofrecían comida preparada como París, Londres o Barcelona, optó por habilitar una zona de degustación para facilitar al cliente la elección de los productos, idea que fue rápidamente abolida.

"Teníamos preparada una zona de mesas y microondas para que la gente pudiese degustar la comida, pero en España eso no está permitido, te obligan a elegir entre bar, restaurante o catering, y elegí la última porque con el Registro General Sanitario de Alimentos podemos vender donde queramos (colegios, guarderías, rodajes...)", comenta.

Al iniciarse en el mundo de la alimentación colectiva, meses después de organizar una gran variedad de comuniones, bautizos o cumpleaños a amigos y familiares, apostó por una estrategia más "delicatessen" de la que ofrecen actualmente. "Nos hicimos con productos de mucha calidad como chocolates de Oriol Balaguer o los mejores quesos franceses, pero el tiempo nos ayudó a descubrir que la gente valora más un buen menú que una exquisitez a un alto coste", explica en referencia a la "trasformación" que sufrió el negocio.

PLATOS DE COMIDA

Los platos, que varían semanalmente y entre los que destacan los guisos, estofados, el ajoarriero, los asados, los corderos y la pasta (cuentan con una máquina italiana), son elaborados desde las 8.00 am y se envían a la calle Esquiroz a través del repartidor. Además, recientemente han incorporado un taller de sushi al que puedes apuntarte dejando tu número de teléfono. Si no estás interesando en aprender este arte de elaboración pero amas esta comida japonesa, también tienes la posibilidad de solicitarla a domicilio con el requisito de pedir mínimo 20 piezas.

Catering de comida Maite Montes en la Calle Tafalla. MIGUEL OSÉS 3
Catering de comida Maite Montes en la Calle Tafalla. MIGUEL OSÉS 3

¿Y qué hacen cuando en la calle Esquíroz se agotan los productos? Cristina, dependienta del segundo local, está en constante comunicación con el obrador para reponer lo antes posible aquellos alimentos que se van agotando. Además, en lo que a las ventas se refiere, tanto Cinfa como una empresa de vehículos habilitaron recientemente tres máquinas vending con comida de su marca.

PRECIOS Y HORARIO

En cuanto a los precios, ofrecen menús desde 8,50 euros. Hace años, tomaron la decisión de poner los primeros y los segundos al mismo precio (3,90 y 4,90 euros) para facilitar la venta a pesar de que el valor de los productos a veces varía. "Es chocante, ya que el pollo puede parecer caro al lado del ajoarriero, pero los precios se compensan entre ellos. Esa forma de funcionar a la gente le gusta porque quienes vienen frecuentemente ya saben lo que vale todo lo que ven", explica.

los horarios, a pesar de aspirar a aumentarlos, se limitan de 9.00 am a 3.15 pm, imposibilitando ofrecer un servicio de cenas. "Si pudiésemos, lo ideal sería que un posible socio dijese que le interesa y se encargase de alargarlo hasta las 9-10 de la noche sirviendo con el mismo repartidor cenas a domicilio", comenta apenada ya que se trata de un negocio más que rodado y asentado. Los pedidos online pueden hacerse a través de la web dentro de ese horario.

Respecto al comprador potencial, Montes tiene claro que su nicho es la gente del barrio (de todas las edades) y los más mayores. "Siempre hemos tenido clientela mayor porque nuestros menús son los que puedes encontrarte en la cocina de tu abuela, cocina tradicional y casera que en el día a día gustan a la gente". "Los jóvenes tienden a preferir lugares como Burger King o KFC, a mi también me gusta ir de vez en cuando con la familia, pero para el día a día es insostenible", opina destacando la importancia de preservar menús saludables.

RODAJES

Han sido decenas de rodajes los que les ha tocado cubrir. Pero, si Maite tiene que quedarse con uno, destaca la historia "Memorias del calabozo": "Tengo un gran recuerdo porque estuvimos con ellos cerca de un mes preparándoles de todo. El director, de origen uruguayo, no encontraba pan de su país (con forma de cornamenta estilo croissant) y lo necesitaba para una escena. Me pidió si podíamos elaborarlo y le dije que con la receta lo intentaría. Nos la dio, se lo hicimos y le encantó, tanto que al día siguiente nos pidió más para llevárselo a casa", recuerda con nostalgia.

Tampoco olvidará la ocasión en la que Mark Knopfler y sus músicos realizaron un pedido para llevar y cenar en su jet privado. Espárragos y pimientos rellenos fueron los platos elaborados para una cena inolvidable que Montes no preparó. "Recuerdo estar en Suiza y leer de repente en un medio de comunicación: Maite Montes da de cenar a Mark Knopfler en su jet privado. Fue muy emocionante", confiesa.

EFECTOS DE LA PANDEMIA

Durante la pandemia, a pesar de pertenecer al sector de la hostelería, el negocio se mantuvo con fuerza, ya que no se vieron obligados a cerrar el local y tuvieron un aumento en los pedidos telefónicos. Como establecimiento familiar, también trataron de ayudar a las personas con Covid-19 dejándoles los pedidos en la puerta y cobrándoles pasado el confinamiento. O a los más mayores, a quienes proporcionaban productos de necesidad básica como leche, agua o aceite.

¿Cómo se definiría la empresa en pocas palabras? Según Montes, los aspectos principales que procuran cuidar son el trato con el cliente, que pasa por ser lo más familiar o cercano posible, y los precios, con los que evitan escatimar. "Aquí viene un cliente, se sienta contigo, prueba algo y te conoce. El ser educado es fundamental. En lo rodajes, intentamos conocer los gustos de todos los participantes para intentar acertar", especifica.

Como toda empresa, cuentan con una serie de clientes fijos que a diario consumen sus productos, entre los que destacan los pisos pertenecientes al Gobierno de Navarra o empresas como Nafarco, CinfaMTorres. A esos ingresos asegurados, se suman los diarios de consumidores frecuentes que acuden a los locales. Eso sí, como Montes indica, no tiran nada de lo que preparan, algo muy importante en una empresa de hostelería.

En cuanto a formalizar un vínculo con empresas como Uber Eats o Glovo, la posibilidad ya se ha planteado en el pasado, aunque les parece exagerado que estos negocios se lleven un 36,30% de comisión. "En un restaurante donde los platos son bastante caros, puede que merezca la pena, pero aquí no. Quizás ellos generan más, pero eso no se trasforma en mayores ganancias, por lo que me quedo con mis moteros", bromea.

De cara al futuro, y hablando de sus dos motoristas, Maite confía en verles a menudo recogiendo todo tipo de comida para entregarla a una gran variedad de clientela. También le gustaría incluir una carta amplia para servir caliente al momento. Además, su hija Adriana Del Romero confía en ver, de aquí a unos años, la marca MM al nivel de otras grandes marcas como Domino's Pizza siendo conocida en toda Navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los menús de Maite Montes buscan expandirse: "Queremos atraer un público más juvenil"