• domingo, 29 de enero de 2023
  • Actualizado 17:33
 
 

COMERCIO LOCAL

El centro de ecografías emocionales en Pamplona que muestra a los bebés con calidad superior al 5D

Las ecografías se pueden hacer durante todo el embarazo y hasta las 32 semanas. 

Ecoilusión es un centro de ecografías donde puedes conocer a tu bebé antes de que nazca. IRANZU LARRASOAÑA
Ecoilusión es un centro de ecografías donde puedes conocer a tu bebé antes de que nazca. IRANZU LARRASOAÑA

Raquel Juez-Sarmiento no imaginaba hace un lustro que acabaría haciendo feliz a muchas familias presentándoles a su bebé semanas antes de su nacimiento. Gran parte de su trayectoria profesional la ha desarrollado como cableadora y auxiliar administrativa en una empresa familiar. Ahora, regenta su propio negocio de ecografías emocionales, su verdadera vocación. 

Ecoilusión se encuentra junto al número 40 de la calle Amaya de Pamplona. El negocio ofrece la posibilidad de hacer ecografías con diferentes calidades de imagen durante todo el embarazo, hasta la semana 32. El centro cuenta con una puntuación de cinco sobre cinco en Google y 127 reseñas. 

"Llegué a este mundo por casualidad", reconoce esta emprendedora. Hace unos cuatro años le ofrecieron la posibilidad de hacer una entrevista para cubrir una baja en una franquicia que ofrecía servicios similares. "Yo no había hecho una ecografía en la vida y eso les dije", rememora. ¿La respuesta? "Empiezas mañana". 

Juez-Sarmiento aprendió a hacer ecografías observando a su compañera y terminó de formarse con un curso que le ofreció la propia franquicia. La baja, que en un principio iba a ser de solo unos meses, se prolongó hasta el año y medio. "Por las mañanas, lo compaginaba con otro trabajo fabricando armarios eléctricos", relata.

Ecoilusión es un centro de ecografías donde puedes conocer a tu bebé antes de que nazca. IRANZU LARRASOAÑA
Ecoilusión es un centro de ecografías donde puedes conocer a tu bebé antes de que nazca. IRANZU LARRASOAÑA

"Finalmente, el dueño traspasó la consulta y el nuevo propietario se quedó con la trabajadora a la que sustituía", explica. Una decisión que fue como un jarro de agua fría porque, para ese entonces, ella ya había decidido que le encantaba su trabajo y quería dedicar a las ecografías el 100% de su tiempo. 

En apenas unos meses se organizó para abrir su propio negocio, Ecoilusión, un proceso en el que tuvo que ponerse al día y formarse todavía más. "En la franquicia era una trabajadora más y solo hacía las ecografías, ahora tengo que gestionar todo", puntualiza. 

De hecho, estar al día de los nuevos avances en el sector es clave para su negocio. "La mayoría de centros de Pamplona ofrecen a sus clientes la calidad de imagen 4D y 5D. En mi caso he incorporado una nueva que es la Crystal Vue". Con ella los padres pueden admirar a su bebé prácticamente como si estuviera ya fuera del vientre materno. 

Durante las sesiones, los padres pueden ver al bebé en estas tres calidades y elegir las fotografías que más les gusten. Juez-Sarmiento trabaja con un mismo ecógrafo que incorpora la calidad 4D, 5D y Cryistal Vue. "Se podrían añadir más en el futuro. Si salen nuevas calidades, seré la primera en Pamplona que las tenga", promete.

Suena el teléfono y Juez-Sarmiento se levanta para atenderlo. Al otro lado de la línea una mujer, embarazada de 18 semanas pide cita para para cuando cumpla la 20. "Como no queréis saber el sexo del bebé, la haremos de torso para arriba", le explica. Y eso porque la calidad es "tan buena" que los padres podrían adivinar si esperan un niño o una niña simplemente viendo una ecografía de cuerpo completo de su bebé. 

En la consulta se ofrecen diferentes servicios, en función de las semanas de embarazo. "Entre las 8 y las 12 semanas hago una sesión gratuita para ver si vienen uno o más bebés, escuchar el latido y confirmar que se está desarrollando todo de acuerdo a las semanas de las que está la mamá", indica. Se trata de una iniciativa que busca "tranquilizar a los futuros papás", puesto que en la Seguridad Social la primera ecografía se hace a partir de la semana 12. 

Posteriormente, entre la 14 y la 20 se puede hacer otra sesión, a un prec​io de 69 euros, para conocer el sexo del bebé. "Tiene una duración de una hora, aunque en el ecógrafo estamos media hora", especifica. Durante esos treinta minutos, los padres disfrutan de cada movimiento y gesto de su pequeño. Y todo queda registrado en las fotografías y el vídeo que se les entrega después. "Hago muchas", asegura. 

A partir de la semana 20 el precio se encarece "porque es más difícil ver al bebé". Pero esta emprendedora no quiere que ninguna madre se vaya sin poder verlo. Por eso, cobra una vez la sesión, a 100 euros o 135, dependiendo de si los padres quieren solo las fotos o la sesión completa con vídeo. Si no se puede ver al bebé, se repite la ecografía de forma gratuita "las veces que sea". 

Además de estos servicios, los clientes pueden optar por contratar un pack que incluye varias ecografías. Por 159 euros entran dos: una para conocer el sexo del bebé antes de la semana 20 de embarazo y otra en la 29. Por 199 se pueden hacer tres ecografías: las dos incluidas en el primer pack y otra más en la semana 23. 

UN MOMENTO DE CONEXIÓN CON EL BEBÉ

Estas ecografías emocionales suponen un momento muy bonito para vivir en pareja. Juez-Sarmiento asegura que en la consulta ha presenciado muchas lágrimas de emoción y 'discusiones' por si los rasgos del bebé le asemejan más a la madre o al padre. "Que las mamás lloren te lo esperas, pero también se emocionan muchos papás porque, en ese momento, conectan de verdad con su hijo y con el embarazo". 

Más allá de la experiencia y del bonito recuerdo del embarazo que suponen estas ecografías, también se han convertido en un elemento de seguridad para muchas madres. "Lo primero que me preguntan cuando pongo el ecógrafo es si su bebé está bien. Escuchan el latido y ya se quedan tranquilas". 

En ese sentido, recuerda que ella no puede hacer diagnósticos. De hecho, si encuentra algo que no le cuadra en una ecografía, remite a las clientas a un centro hospitalario. "Por la experiencia, puedo ver si no hay latido o si falta alguna extremidad, por ejemplo. Pero no estoy cualificada para diagnosticarlo", subraya. 

Y es que, aunque en su jornada laboral vive momentos muy bonitos, también hay días grises. No obstante, se queda con la nota positiva: esas anécdotas que regalan las ecografías. Por ejemplo, cuando capta a un bebé "sacando la lengua, jugando con el cordón umbilical o haciendo pis dentro del vientre materno". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El centro de ecografías emocionales en Pamplona que muestra a los bebés con calidad superior al 5D