• lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 21:48

 

 
 

COMERCIO LOCAL

Dos siglos de las mejores pastas en 'Casa Manterola': la tienda más antigua de Pamplona

Es una pastelería con obrador propio y artesanal a cargo de Mikel Manterola, sexta generación, en la calle Tudela de Pamplona.

Mikel Manterola en 'Casa Manterola' en la calle Tudela de Pamplona. MIGUEL OSÉS
Mikel Manterola en 'Casa Manterola' en la calle Tudela de Pamplona. MIGUEL OSÉS

Mikel Manterola Aldaz de 51 años dirige la pastelería - cafetería 'Casa Manterola' situada en la calle Tudela número 5 de Pamplona. Es la sexta generación del negocio que se abrió en 1810 en la calle Zapatería "cuando estaban las tropas de Napoleón ocupando Pamplona", asegura Mikel con orgullo.

Son más de dos siglos de vida. Actualmente, ''Casa Manterola' es una pastelería con obrador propio y artesanal, donde se elaboran pastas de té, pastas de almendra y piñón, trufas, turrones de mazapán, además de un café extraordinario. 

Mikel Manterola explica los comienzos: "Recibí la empresa de mi madre y estuvo una temporada un hermano mío que luego lo dejó y yo sigo al frente. Es la sexta generación. Empezó en el gremio de confitería en la calle Zapatería donde te daban el título, primero eras aprendiz, luego oficial y más tarde maestro confitero".

"El primero de todos es Tomás López que se casa con Tomasa López y viven en la calle Zapatería 20 con sus suegros. Tostaban café, velas y confituras, que no necesitaban frio para conservarse, en el gremio de confiteros y cereros", afirma Mikel.

Las famosas pastas de 'Casa Manterola' expuestas en el escaparate
Las famosas pastas de 'Casa Manterola expuestas en el escaparate. MIGUEL OSÉS

Mikel Manterola aún no sabe si alguno de sus hijos continuará en el negocio: "Tengo tres hijos y no sé si van a seguir. Hay un relevo físico. Mis hijos están, pero no sé si querrán".

Entrar en la pastelería es una gozada. Elegante estilo antiguo y adornada hasta el mínimo detalle: "Hicimos la obra en 2015. Pusimos en este local la cafetería y la pastelería juntas y dejamos el local muy bonito. Pusimos un árbol genealógico con fotos antiguas, moldes de turrón, de bizcocho, álbumes de una fábrica de chocolates de mi abuelo en la época llamada 'autarquía' de Franco cuando hacían cinco mil tabletas al día".

"Mi madre montó un delicatessen que funcionó muy bien durante muchos años, pero al final los supermercados nos comían y al abrir El Corte Inglés vimos que la zona estaba un poco parada. Tiraba más la cafetería".

La mayor fama de 'Casa Manterola' son sin duda sus pastas: "Las pastas son tan buenas porque vienen desde el principio, que se conservaban muy bien como los turrones de mazapán. Hacemos unas pastas de mantequilla muy buenas, como las de piñón y almendra. Son unos sabores muy exclusivos".

Interior de 'Casa Manterola' adornado al detalle y elegante para los clientes
Interior de 'Casa Manterola' adornado con elegancia y al detalle para sus clientes. MIGUEL OSÉS

"Las pastas y las trufas artesanas funcionan muy bien, como el mazapán en Navidad. El café está muy valorado, muy bueno y lo acompañamos de bizcochos, de bollería.... También estamos online para servicio de un catering sencillo, de bautizos o meriendas de picoteo. La gente está contenta. Las cestas de Navidad las seguimos haciendo y el turrón está a la venta en la tienda, aunque también se vende online a capitales como Madrid y Granada".

"Con Jon Arriola cuando estuvimos dando el menú nos dieron un premio de la semana del pincho con la ternera de Navarra. Fue una temporada que trabajamos mucho un menú muy exclusivo, pero no nos salía rentable y esa línea la quitamos".

Actualmente hay trabajo suficiente para nueve personas en 'Casa Manterola'. "A la mañana hay más trote que se prolonga hasta la una de la tarde con los almuerzos y cafés de gente de las oficinas, y luego por la tarde de cuatro a nueve. Ahora con el covid he estado a tope. Me ponía yo solo abriendo a la mañana y la terraza hay que sacarla todos los días".

"Hemos tenido suerte con el Covid por la terraza que tenemos y con los ERTES hemos aguantado. No estamos aún al ritmo de 2019, igual al 80%, pero estamos muy ilusionados. Nos mantenemos que no es poco. Hay que vivir", asegura Mikel Manterola con una sonrisa.

Mikel Manterola posando con dos de sus empleadas en el interior de la pastelería. MIGUEL OSÉS
Mikel Manterola posando con dos de sus empleadas en el interior de la pastelería. MIGUEL OSÉS

Fundada en 1810 por Cándido López

'Casa Manterola' fue fundada en Pamplona en 1810 por Cándido López (1782-1862), perteneciente al gremio de cereros, confiteros y chocolateros. Casado con Polonia Albar, tuvieron dos hijas: Trinidad y Tomasa López Albar.

La sexta generación está formada actualmente por Mikel Manterola Aldaz, hijo de José Antonio, fallecido, y Rosa. Asume la gestión del negocio en 2010, al cumplir 200 años desde la fundación de Casa Manterola. 

Desde su fundación y durante el siglo XIX la actividad era la propia del gremio de cereros (ceras, cirios, antorchas y velas para el culto y el alumbrado de los hogares), confiteros y chocolateros. A finales del siglo XIX se imponen nuevos productos que devienen fundamentales en la historia de Manterola: los turrones y las pastas.

En el sótano del local de la calle Zapatería se hacía el chocolate y el tostador de café estaba en el piso de arriba. Al aumentar la actividad industrial, se amplió y trasladó la fábrica a la calle Tudela en torno a 1945.

Así, a mediados del siglo XX, Manterola se convierte en industria de chocolate y tostador de café, además de pastelería y almacén de coloniales al por mayor.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Dos siglos de las mejores pastas en 'Casa Manterola': la tienda más antigua de Pamplona