• sábado, 18 de septiembre de 2021
  • Actualizado 02:17

 

 
 

COMERCIO LOCAL

Chocolates Subiza, 170 años de historia artesanal endulzando Navarra

En 1841, Manuel Subiza fundó Chocolates Subiza, y cinco generaciones después, son María José, Esperanza y Charo Subiza las que continúan con el centenario negocio.

María José Subiza, gerente de Chocolates Subiza, con una herramienta antigua para fabricar chocolate. MIGUEL OSÉS
María José Subiza, gerente de Chocolates Subiza, con una herramienta antigua para fabricar chocolate. MIGUEL OSÉS

Manuel Subiza, tras años de aprendizaje de los mejores chocolateros de Francia, decidió iniciar su propio negocio en Erro en 1841. Ese fue el comienzo de Chocolates Subiza, que tras cinco generaciones sigue ofreciendo el mejor chocolate.

En esa época el método de producción se basaba en el metate, una herramienta de piedra en la que se molían los granos de cacao mientras se incorporaba el azúcar y se derretía con una fuente de calor debajo de la herramienta. En ese método artesanal está la esencia de los chocolates de Subiza, aunque gracias a los avances tecnológicos han podido crear nuevas variedades de chocolate y nuevos productos, como los bombones o las tortas.

Actualmente, son las hermanas María José, Charo y Esperanza Subiza las que gestionan el negocio.  A María José Subiza, la actual gerente de Chocolates Subiza, el cacao le ha acompañado toda la vida. Según cuenta Subiza con nostalgia, "a mí de pequeña me gustaba muchísimo ver el obrador, porque eran máquinas antiguas y se podía ver el chocolate dando vueltas y derritiéndose".

Subiza vivía el sueño de cualquier niño, y ha crecido viendo a su familia hacer el chocolate, visitando la tienda casi a diario y oliendo un aroma que, a día de hoy, sigue recordando. "Cuando yo era pequeña, lo que más hacían era el chocolate tradicional a la taza, y como ese lleva canela, tenía un olor muy característico", cuenta la gerente de Subiza.

El padre de María José Subiza, Jesús Subiza, era un apasionado del chocolate, y, aunque su familia tenía el obrador de chocolates, también tenían otros negocios complementarios como una tienda de caramelos, panaderías, heladerías y un estanco. Él creció viendo todos esos comercios y el que más le gustaba sin duda era el del chocolate, así que decidió continuar con la tradición familiar en Erro.

En los años 60, por el éxodo rural, la gente se empezó a ir de los Pirineos y los pueblos de montaña se iban vaciando, así que teniendo en cuenta este fenómeno y la gran cantidad de clientes que tenían en Pamplona, Subiza decidió trasladar el obrador a la calle Amaya, 30 en 1958.

En aquella época, en el obrador de Subiza solo se hacía chocolate a la taza, aunque luego fueron incorporando nuevos productos. Además, ellos fueron los primeros navarros en fabricar cacao en polvo, lo que les supuso una gran inversión, pero también un aumento considerable de ventas. Poco a poco iban ampliando la gama de productos, ya que el icónico chocolate a la taza iba decayendo en ventas porque la gente ya no lo hacía en casa.

En Chocolates Subiza, la filosofía se basa en la pureza de el producto y explican que "nos preocupamos mucho por que el producto sea natural y no usamos elementos artificiales para conseguir este sabor".

Diferentes variedades de Chocolates Subiza en la tienda de la Calle Amaya. MIGUEL OSÉS
Diferentes variedades de Chocolates Subiza en la tienda de la Calle Amaya. MIGUEL OSÉS

A María José Subiza le disgusta el abuso de componentes artificiales y cree que es "una forma de engañar a la población, porque se está vendiendo un producto como si fuera natural y si miramos el envoltorio, no lo es en absoluto". En Subiza creen que "la industria alimentaria está abusando de conservantes, colorantes o aceite de palma, que son elementos muy dañinos para la salud".

"Nosotros queremos fabricar productos que sean diferentes, sanos y elaborados únicamente con productos naturales", explica la gerente. Por ejemplo, a algunos chocolates les incorporan aceite, que es un producto sano, totalmente natural, que combina muy bien con el chocolate y además, lo enriquece con fibra.

"El chocolate ha tenido siempre mala fama, pero realmente los dietistas y los médicos lo están recomendando ahora, siempre que sea un chocolate de alto porcentaje y de calidad", cuentan desde Subiza. "El secreto de Subiza creo que está en que es chocolate auténtico, con productos naturales", cuenta María José Subiza, y explica que "la gente viene aquí porque busca un producto transparente, que explica lo que lleva".

Cartel de las propiedades del chocolate en la tienda Chocolates Subiza, situada en la Calle Amaya, 30. MIGUEL OSÉS
Cartel de las propiedades del chocolate en la tienda Chocolates Subiza, situada en la Calle Amaya, 30. MIGUEL OSÉS

Cuando Jesús Subiza vino de Erro, únicamente fabricaba el chocolate a la taza, chocolate con leche con almendras y otro chocolate de alto porcentaje de cacao. Luego han ido ampliando la variedad de productos a lo largo de los años, hasta encontrarnos chocolate al pacharán, chocolate con aceite, torta de chocolate con mango y fruta de la pasión o turrón de chocolate relleno de trufa al whisky en los estantes de Subiza.

Para la creación de nuevas recetas, siguen todo un proceso: "primero fabricamos el chocolate de prueba en pequeñas cantidades, y vamos variando porcentajes e ingredientes para luego reunirnos y probarlo y, si nos gusta, lo lanzamos al mercado".

La clientela de la tienda es muy variada y ahora están "muy contentos" porque viene mucha gente joven con niños pequeños. María José Subiza explica que "antes venía mayoritariamente la gente que vivía por esta zona, pero ahora la clientela se ha abierto más". Además, Subiza cuenta con muchos clientes de fuera de Pamplona y realizan envíos para llevar su chocolate a toda España.

La gerente de la empresa admite que "para un artesano, el aspecto comercial del negocio es realmente complicado". El chocolate de Subiza, al ser un producto que se fabrica de forma artesanal, no se vende en muchos supermercados, y hay productos que, debido a su singularidad, solo se venden en la tienda de la calle Amaya, como las tortas de chocolate o los bombones.

Actualmente, en la tienda de Subiza, en la calle Amaya, 30 disfrutan del horario de verano y solo abren de lunes a viernes de las 9 a las 14 horas y los sábados de las 9 a las 13.30 horas, pero a partir de septiembre adoptarán el horario de invierno y abrirán a la mañana y a la tarde. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chocolates Subiza, 170 años de historia artesanal endulzando Navarra