• lunes, 20 de septiembre de 2021
  • Actualizado 14:12

 

 
 

COMERCIO LOCAL

Caramelo Vintage, la tienda que revoluciona la moda de Pamplona y da una segunda vida a ropa con historia

Bianca Horvath Arboit, de 29 años, y Miguel Cutrín González, de 31, son dos pamploneses que decidieron emprender hace cuatro años y destacar entre el resto de marcas de la capital navarra.

_FPL0752
Bianca Horvath Arboit, de 29 años, y Miguel Cutrín González, de 31, fundadores de la marca de ropa 'Caramelo Vintage'. PABLO LASAOSA

No hay nada más actual que el estilo vintage. Desde hace años en las grandes ciudades existe un frenesí nostálgico por lo ya vivido que impulsa a las nuevas generaciones al consumo de lo anterior. Y vestir ropa de segunda mano está de moda.

Navarra es una tierra de tradiciones y costumbres donde lo novedoso habitualmente desentona. Sin embargo, no por ello carece de jóvenes emprendedores que apuestan por salirse de la norma y revolucionar el ambiente.

Hace cuatro años, dos pamploneses amantes de la moda decidieron participar en un mercadillo para vender la ropa que tenían en el fondo de sus armarios sin utilizar. Bianca Horvath Arboit, de 29 años, junto a su pareja Miguel Cutrín González, de 31, dieron el paso con el objetivo de conseguir dinero para que la joven tuviera algunos ahorros para irse de Erasmus.

Cuando Horvath regresó del intercambio volvieron a hacerlo un par de veces más: “Vimos que nos gustaba y lo que empezó siendo venta de nuestra ropa se convirtió en comprar otra ropa y venderla. Empezamos en casa, teníamos muchos espacios en los que trabajábamos, diferentes lugares medio invadidos”, confiesan.

En diciembre de 2018, y tras un par de años en los que consiguieron profesionalizarse, dieron con el nombre oficial de la marca: Caramelo Vintage. “Lo asociamos a la idea de que comprar ropa es un placer, al igual que comerse una piruleta. Lo extrapolamos al hecho de darse un capricho”, explican.

Ella se dedica en cuerpo y alma a la marca, mientras que él lo compagina con su trabajo como ingeniero de telecomunicaciones. Su fuerte es la venta online; sin embargo, desde enero de 2020 cuentan con un pequeño local compartido al que los clientes pueden acudir con cita previa. Además, allí es donde preparan todos los pedidos y las fotos para la web y redes sociales y cuentan con un pequeño despacho con un escritorio y un par de ordenadores.

A pesar de que les gustaría en un futuro poder montar una tienda física a pie de calle, en la actualidad, “el alquiler es una barrera muy grande”. “Si te pones a pensar en el futuro, consideras el crecimiento, pero ahora mismo no lo vemos como una posibilidad. La idea es muy romántica, pero el paradigma tiende a que las tiendas físicas cierren, las marcas grandes están cerrando tiendas e invirtiendo dinero en e-commerce”, dicen.

“Compramos todo en distribuidores y hacemos la selección de las prendas una a una. Elegimos lo que nos puede gustar a nosotros, pero también a demanda de lo que la gente pide, y tendemos a hacer colecciones que tengan que ver entre sí. Por ejemplo, ahora tenemos más stock de Levi’s y estamos esperando para hacer un bloque completo. También funcionamos por temporadas. Cuando recibimos las cajas de ropa tenemos que lavar todo y, muchas veces, arreglar algún desperfecto, llevarlo a la tintorería…”, cuentan.

La ropa que venden en Caramelo Vintage es de la década de los 80 y de los 90; no obstante, buscan combinarlo con la actualidad: “Nos gustan las tendencias, en verano se llevaba el morado e hicimos un bloque con prendas de ese color, por ejemplo. Combinamos lo de ahora con lo de antes”.

El perfil del cliente de la marca de estos pamploneses es principalmente femenino y joven, aunque depende del tipo de ropa: “A las chicas probablemente siempre les vayan a quedar bien estas prendas oversize porque se adaptan a su figura y, sobre todo, a la tendencia femenina de hoy en día”.

A pesar de que no están especializados en ropa vintage de marca, es cierto que la mayor parte de la ropa que venden lo es y juegan con la baza de que quieren que la ropa sea accesible a todo el mundo.

“Si tienes 20 años no vas a poder comprarte con el dinero que tienes un polo nuevo de Ralph Lauren, pero igual sí que puedes comprarte uno de segunda mano en condiciones excelentes. Hay prendas en las que la marca no es importante porque lo relevante es la prenda en sí. Aun así, hay gente que prefiere vestir de marca y lo que es de marca se vende más fácil. Los Levi's 501 son el modelo más cotizado, son muy icónicos, la gente sabe cómo le quedan y hace años que volvió el tiro alto y recto. Si tuviéramos 1.000, se acabarían vendiendo”, confiesan.

En Caramelo Vintage le dan una segunda vida a ropa con historia, prendas de antaño que fueron confeccionadas con el objetivo de durar muchísimo tiempo. Y así ha sido. “Nos sorprende la cantidad de gente de Pamplona que cada vez se suma a esto y nos hace mucha más ilusión vender aquí que en cualquier otra ciudad”, concluyen.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Caramelo Vintage, la tienda que revoluciona la moda de Pamplona y da una segunda vida a ropa con historia