• viernes, 30 de septiembre de 2022
  • Actualizado 17:22
 
 

COMERCIO LOCAL

La calle de Pamplona llena de restaurantes que rivaliza de tú a tú con Estafeta y San Nicolás

Con la noticia de una nueva apertura, este enclave ha vuelto a reafirmar su objetivo de convertirse en un enclave estrella para la hostelería en Pamplona.

Cambios de tráfico tras la peatonalización de la Calle Amaya de Pamplona. PABLO LASAOSA
Una imagen de archivo de un hombre cruzando un paso de cebra en la calle Amaya de Pamplona. PABLO LASAOSA

Con la noticia de la apertura de la pizzería Grosso Napoletano este mes de septiembre, la calle Amaya ha vuelto a reafirmar su objetivo de convertirse en uno de los enclaves estrella para la hostelería en Pamplona.

Esta calle, que cuenta desde hace décadas con míticos establecimientos como el bar Cali o La Navarra, vive desde hace varios años una revolución constante para llenar de atractivas opciones gastronómicas sus bajos y locales.

Una renovación, la última, que comenzó en torno a 2016 con la apertura de la hamburguesería Burghenheim en calle Amaya 2 a la que poco a poco se fueron sumando nuevas opciones.

Aperturas, eso sí, alejadas de los tradicionales bares de pinchos o restaurantes del Casco Antiguo de Pamplona como los existentes en la calle Estafeta o San Nicolás y que basan su fórmula de éxito en ofrecer otro tipo de productos o servicios.

Es el caso de Udon, la cadena de restaurantes de estilo japonés que abrió al público en 2020, o más recientemente Coffing, la popular cafetería que el año pasado inauguró en la calle Amaya el segundo de los tres locales con los que cuenta en el Segundo Ensanche pamplonés.

Establecimientos en los que poder desayunar, comer o cenar que conforman un amplio abanico de posibilidades distintas, más todavía si cabe si se suman a esta lista de aperturas los ya asentados La Mafia, Sushi Sushi, PTV Pamplona-Iruña Tapas y Vinos, bar La Navarra u otros restaurantes a escasos metros como El Burladero o La Mar Salada.

Una zona revitalizada que viene a sumar a la hostelería de la capital navarra, ampliando sus márgenes de influencia, y que ha encontrado en la gente joven, trabajadores, amantes de los desayunos o familias una opción de éxito alejada del turismo, tapeo o bares de copas.

Tanto es así que incluso su zona más alejada de la plaza de toros y el Casco Viejo también ha sabido encontrar un nicho de mercado y el Bar Restaurante La Remolacha y especialmente La Barra del Goloso y La Modelo, en la esquina con la calle Aoiz, llevan años siendo un lugar donde hacer la ronda de viernes y sábado para sus vecinos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La calle de Pamplona llena de restaurantes que rivaliza de tú a tú con Estafeta y San Nicolás