• jueves, 26 de enero de 2023
  • Actualizado 20:16
 
 

COMERCIO LOCAL

La cafetería El Ambigú en Pamplona, donde desayunar como en un hotel de cinco estrellas

Es un local acogedor y muy elegante con raciones, ensaladas y picoteo: "Ven y encontrarás el capricho que te gusta".

Cafetería El Ambigú, en el grupo Rinaldi 15 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Cafetería El Ambigú, en el grupo Rinaldi 15 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

La cafetería El Ambigú está situado en el grupo Rinaldi 15 en el barrio de Iturrama en Pamplona y fue inaugurado hace casi seis años. Sus dueños son Isabel Martínez de Irujo, psicóloga, y el pamplonés Fernando Ramos, veterinario.

Está muy cerca de otros negocios que hemos conocido en este apartado de comercio local como Asados Labea especializado en pollos o la cafetería Vía Veneto en la plaza de la coronación. La espectacular decoración de la cafetería hace que nos parezca estar desayunando a todo lujo en un hotel de cinco estrellas.

Así lo demuestra su local, acogedor y muy elegante, con terraza incluída, donde se combinan el cemento y el ladrillo con el mármol de Carrara de la barra. Hay sillas thonet, varios sillones y una vidriera en el techo de los riojanos Susi Valdemoros y Julián Sagastizabal.

Fernando Ramos Martínez explica a Navarra.com cómo surgió montar la cafetería: "En un momento dado nos encontramos que se nos rompen nuestros planes y le damos vueltas. Pensamos que podíamos aportar algo diferente a la hostelería".

Cafetería El Ambigú, en el grupo Rinaldi 15 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Cafetería El Ambigú, en el grupo Rinaldi 15 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

Fue así como se decidieron a tirar para delante "con un enfoque coqueto donde la gente se sienta a gusto y con cosas de capricho. Esta bajera tenía las dimensiones que queríamos, no muy grande. Queremos que sea una parte de tu cuarto de estar. Eso requería un entorno muy cuidado que es lo que hemos hecho", asegura.

Tiraron toda la bajera de arriba a abajo: "Lo preparamos en plan clásico y acogedor. El suelo es de mármol. La vidriera es de dos maestros vidrieros y ha quedado muy chulo. La bajera tiene sorpresas porque tiene un muro de ladrillo con arcos que restauramos".

Los agujeros de los ladrillos "absorben el sonido y es un sitio donde estas a gusto con picoteo de capricho. Ahumados, ibéricos, selección de quesos, y tostadas para compartir una comida y una charla", señala el dueño de El Ambigú. 

Hay dos grupos de clientes en la cafetería: "Los mayores de 65 y los hijos de los mayores que están por los 40 que consumen en su zona. Es un  barrio donde la gente no solo vive sino que se siente del barrio. Eso iba mucho con nuestra idea de esa familiaridad o cordialidad que buscamos, ya que te recibo en mi casa".

Cafetería El Ambigú, en el grupo Rinaldi 15 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Cafetería El Ambigú, en el grupo Rinaldi 15 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

Llevan abiertos cinco años y medio: "Estamos contentos a pesar de todo lo que ha pasado. La gente es muy fiel a su barrio y a su zona. Esa afinidad que queríamos la hemos encontrado. Se genera un cariño especial con el cliente", señala Fernando Ramos.

La idea que tenían al principio era "recuperar el café de siempre, antes que otros de modelo impersonal y aséptico. Estas en tu sillón con un pequeño mirador".

La terraza dispone de cinco mesas en la acera: "Es fundamental porque duplica el local y en la pandemia nos ha dado la vida. No es muy grande pero te permite tener una temporada de verano y otra de invierno", afirma el dueño de El Ambigú.

En cuanto a la calidad del producto que ofrecen, ha indicado: "Mimamos mucho el producto que es de gran calidad como las anchoas de Santoña. El pincho de salmón es algo que no esperábamos tanto éxito". La frase clave que les define es "ven y encontrarás el capricho que te gusta".

Cafetería El Ambigú, en el grupo Rinaldi 15 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Cafetería El Ambigú, en el grupo Rinaldi 15 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

Otro detalle que señala Fernando Ramos sobre la calidad es que "en Pamplona no hay arenque y nosotros lo tenemos. La gente que lo prueba no lo cambia por nada. Cuidamos los ibéricos mucho. Tenemos 100% ibérico y cuidas las cosas. Hay que buscarlo y traerlo aquí".

Además de tener calidad máxima "es importante que el precio no se pase. A eso le damos muchas vueltas para que haya precios asequibles. No hay menú, pero tenemos raciones, ensaladas y picoteo", ha comentado Fernando Ramos.

Otro ejemplo de calidad son las tostadas: "Pensábamos que iban a ser de poco consumo y tuvimos que hacer una carta específica de tostadas porque da mucho más juego de lo que esperabas", ha concluído Ramos.

Las paredes de El Ambigú se utilizan también para exposiciones temporales de artistas amateurs. La exposición de pintura se renueva cada mes y hay reservas hasta el año 2025.

Cafetería El Ambigú, en el grupo Rinaldi 15 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Cafetería El Ambigú, en el grupo Rinaldi 15 de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La cafetería El Ambigú en Pamplona, donde desayunar como en un hotel de cinco estrellas