• viernes, 02 de diciembre de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

COMERCIO LOCAL

La nueva cervecería en Navarra que permite la entrada de perros a una zona VIP

Eduardo Ciáurriz ha bautizado las hamburguesas con el nombre de sus tres bulldogs: Gilda, Tyson y Luna. 

Eduardo Ciáurriz ha abierto la cervecería El Bulldog de Petus en Ansoáin. IRANZU LARRASOAÑA
Eduardo Ciáurriz ha abierto la cervecería El Bulldog de Petus en Ansoáin. IRANZU LARRASOAÑA

Gilda, Tyson y Luna son los tres bulldogs, ya desaparecidos que han acompañado a Eduardo Ciáurriz Goñi en estos últimos 25 años de vida. En su honor, ha montado la nueva cervecería de Ansoáin, El Bulldog de Petus, que abrió en agosto de este año y en la que "todos los perros son bienvenidos". 

'Birras, risas y brasas'. Bajo esta premisa, El Bulldog de Petus ha traído a Ansoáin un concepto de cervecería diferente, en el que las brasas compiten con la cerveza para ganarse el protagonismo. A Ciáurriz le habló de este local, en el número 6 de la carretera Ansoáin, un amigo. Y le gustó tanto la ubicación como el establecimiento, de 400 m2. "Los vecinos de Ansoáin son muy movidos y hacen mucha vida aquí", pone en valor el dueño del Bulldog de Petus. 

Eduardo Ciáurriz ha abierto la cervecería El Bulldog de Petus en Ansoáin. IRANZU LARRASOAÑA
El rincón VIP Dog está decorado con muebles antiguos y una ilustración de Mikel Urmeneta de un encierro donde los toros huyen de lo bulldogs. IRANZU LARRASOAÑA

Por eso, pensó que era un buen lugar para poner en marcha este negocio, que supone su primera incursión en el mundo de la hostelería. "Se me ocurrió el nombre juntando la raza de mis perros y mi mote", recuerda. Y se lo comentó a Mikel Urmeneta con la intención de que este le diseñase el logo. Un dibujo en el que un bulldog sujeta una cerveza mientras espera a que se le cocine la cena en las brasas. De esta forma, aúna los tres conceptos que dan forma a la cervecería. 

Además, Urmeneta ha diseñado varios dibujos que decoran el local en forma de pantallas de luz. El más llamativo de ellos es un encierro en el que los toros huyen despavoridos de varios bulldogs rabiosos. En la fachada del local otra pantalla da la bienvenida con el logo. 

Y, en el escaparate principal, Ciáurriz ha colocado el ninot de un bulldog que llama la atención de los viandantes. "Cuando salgo a fumar me fijo que se paran a verlo", comenta con orgullo. 

Ya por dentro, El Bulldog de Petus se presenta pintado de negro y con una estética que combina lo moderno con toques clásicos. Una enorme vitrina, paralela a la barra se ha convertido en un improvisado museo de esta raza de perros. Ciáurriz va colocando figuras de bulldogs. A una de ellas le tiene especial cariño. Se trata de un bulldog de lego: "Fue mi primera construcción", puntualiza.

EL RINCÓN VIP DOG

Pero sin duda, uno de los lugares más especiales de la cervecería, y también el que más ha llamado la atención a los clientes, es el rincón VIP Dog. Precisamente, ahí se encuentra la ilustración del encierro de bulldogs. Está decorado con muebles antiguos reciclados y Ciaurriz lo visualizó como un espacio para que los dueños puedan tomar algo o comer con sus perros. "Todos son bienvenidos", anuncia. 

El Bulldog de Petus es uno de los pocos establecimientos hosteleros de la Comarca de Pamplona que permite perros en el interior. Para Ciaurriz esto supone una facilidad para los propietarios: "Te vas a andar con el perro un sábado por la mañana y puedes quedarte después a tomar un vermut sin pasar por casa para dejarlo", ejemplifica. 

Aunque no ha establecido unas normas concretas para la entrada de los perros en la cervecería, apela al sentido común de los dueños: "Van siempre atados y cada cuál sabe cómo se comporta su perro". Y él los recibe con los brazos bien abierto y unas chuches caninas. "Ya me conocen todos", asegura. 

Precisamente, uno de los productos estrella de la cervecería son sus hamburguesas: Gilda, Tyson, Luna, Milka y Lola. Las dos últimas están inspiradas en un bulldog francés y otro inglés, pertenecientes a dos amigos de Ciaurriz. Las tres primeras honran la memoria de sus tres bulldogs ingleses

De ellos habla con absoluta devoción: "He estado 25 años viviendo solo y mis tres bulldogs me han dado mucho más de lo que me han quitado", les agradece. A Gilda la fue a recoger a Estella y se convirtieron en compañeros inseparables de vida. Por aquel entonces vivía en una casa grande y decidió cruzarla para quedarse con uno de los cachorros.

Eduardo Ciáurriz ha abierto la cervecería El Bulldog de Petus en Ansoáin. IRANZU LARRASOAÑA
El ninot de un bulldog da la bienvenida a los clientes desde el escaparate. IRANZU LARRASOAÑA

"¡Salieron once perritos!". Los ojos se le iluminan al recordar esos meses en los que tenía que dar al biberón a los cachorros cada cuatro horas porque la madre no daba a basto.  Así llegó a su vida Tyson.

Cuando Gilda murió inesperadamente, su hijo se quedo triste. "Estaba acostumbrado a su compañía y se notaba que se sentía solo", lamenta. Por eso, Ciáurriz condujo hasta Fraga para buscarle una compañera, Luna. "Era una monada, tan chiquitica", la describe. 

Tras el fallecimiento de estos dos últimos, Ciáurriz no descarta introducir otro bulldog en la familia próximamente. Pero, por ahora, ha decidido centrarse en asentar su nuevo negocio. Una "gran apuesta" para la que ha sacrificado muchas cosas: "No quería pedir un préstamo para montar esto, así que he vendido mi piso y me he ido a vivir a casa de mis padres", indica. 

A día de hoy, trabajan en el local nueve personas. Y Ciaúrriz se esfuerza por ofrecer una propuesta gastronómica diferente. Para lo cuál, se ha decantado por buscar siempre "buen género" y ofrecer "unos precios razonables". Por ejemplo, una pareja puede cenar en el Bulldog de Petus desde los 30 euros. 

Una de las cosas que más llama la atención a los clientes es la presentación de los platos. Estos se cocinan en el horno de brasas dentro de unas cazuelicas de hierro fundido que son especiales para el horno. "Se sirven en la mesa directamente ahí". Y eso garantiza que los comensales coman caliente y vean que su comida está recién hecha.

Antes, la carne se cocina al vacío para que se haga por dentro pero no pierda jugosidad y se le da el último toque en las brasas. "Lo aprendí investigando por internet", señala. Y explica que, si metes un costillar gordo directamente en el horno de brasas, "se churrasca por fuera y queda crudo por dentro". 

"Está teniendo mucho éxito", asegura. Y remarca que ya ha visto a mucha gente que repite. No en vano, esta cervecería ya ha acumulado en Google 25 reñas, con una nota media de 4,7 sobre 5. "Los fines de semana, entre las reservas y los comensales de última hora, llenamos", confirma. Pero entre semana nota menos movimiento. 

Por eso, está intentando atraer a los perfiles más futboleros. Para ello, emite los partidos de La Liga y la Champions. Y espera que, poco a poco, más gente acuda por las noches "a echarse un cubata", ya que en estos momentos es el tipo de clientela que le falta. 

Además, pone en valor que el público del local es muy variado: "Vienen grupos de jóvenes a comerse las hamburguesas, pero también familias o personas más mayores", enumera. 

UN PARAÍSO PARA LOS MÁS CERVECEROS

Los ocho grifos de cerveza son los protagonistas de la barra en el Bulldog de Petus. Un de las cervezas que dispensas se han elaborado en exclusiva para este establecimiento. Se trata de la cerveza artesana El Bulldog. "Me la han hecho unos chavales de Sesma. Está muy rica y tiene una graduación de cuatro grados y medio", cuenta. 

Y, volviendo a la comida, más allá de las hamburguesas, hay otros platos de la carta que también se han ganado los paladares de la clientela. Por ejemplo, Ciáurriz desataca que se pide mucha parrillada, ya sea de verduras (8,90 euros) o de carne (15,90 euros). Entre las ensaladas, la más demanda es la de tomate con ventresca (11,90 euros). 

Eso sí, a la hora del vermut los fritos caseros son los reyes de la comanda. El de la casa que, como no podía ser de otra forma, se denomina Bulldog, lleva como ingredientes principales bacalao y pimiento. También hay otros más clásicos como el de pimiento o las croquetas, ya sea de jamón ibérico o chuletón. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La nueva cervecería en Navarra que permite la entrada de perros a una zona VIP