• lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 11:48

 

 
 

COMERCIO LOCAL

El Bodegón del Sadar vuelve a lo grande: menú del día casero, pinchos y bocadillos

Tres mujeres están al frente del negocio con más ilusión que nunca, después de año y medio cerrado por la pandemia.

Rebeca Goñi en el Bodegón del Sadar, reformado junto al nuevo estadio. PABLO LASAOSA
Rebeca Goñi en el Bodegón del Sadar, reformado junto al nuevo estadio. PABLO LASAOSA

Brígida Segura y su hija Rebeca Goñi están al frente del Bodegón del Sadar desde 2002. Posteriormente, llegó Elena Turrillas a un negocio familiar con cocina tradicional, donde Brígida es la cocinera que lleva toda la vida con sus platos caseros a la navarra.

Reabrieron el bodegón a finales de septiembre y tuvieron el primer 'lleno' con el partido ante el Rayo Vallecano, el sábado 2 de octubre con calor coincidiendo con el fin de las restricciones. Fue el reencuentro con los clientes después de año y medio desde el 8 de marzo de 2020.

Fue un día muy especial con trabajo a tope: "Y eso que estábamos acostumbradas a tener mucho trabajo. Cuatro días antes se nos llenó el comedor al completo en solo una hora. La gente estaba y está con muchas ganas", afirma Rebeca.

"Ha sido casualidad que abrimos el lunes 27 y ese mismo viernes se acabaron las restricciones y ganó Osasuna en casa por fin. La gente se reencontró en el Bodegón y ver a la gente fue un día de fiesta para todos", asegura Elena. "Me dijeron en la barra me alegro de veros aquí porque pensaban que no seguíamos".

Interior del restaurante Bodegón del sadar. PABLO LASAOSA
Interior del restaurante Bodegón del Sadar. PABLO LASAOSA

"La nueva terraza nos viene estupenda para el fútbol porque la gente no se moja ya que antes se acurrucaban contra la pared. Tenemos mucha ilusión y ganas de empezar ya. Tanto tiempo ha sido un poco...", indica Elena. "Te das un paseo por la calle y los clientes con los que te encuentras te dicen a ver si abres y eso te da más ganas de trabajar", apunta.

Aunque han abierto, siguen con algunas obras: "Estamos un poco a medio camino de la obra. Falta la parte exterior con una zona acristalada. Dentro se ha pintado con nueva iluminación, con algún retoque", indica Rebeca.

"Aprovechamos la línea del estadio adelantando la fachada y una barra exterior de siete metros para el fútbol, que va a estar cubierto. Hay buena relación con Osasuna. De unos 200 metros cuadrados de superficie pasamos a tener casi el doble. Son doce metros de voladizo y eso es terreno que ganas", señala Elena..

El Bodegón del Sadar tiene marca Navarra por todos lados: "Cocina tradicional de toda la vida. Buen guiso, platos muy bien elaborados, todo casero y producto de la zona, local. Verduras frescas de la magdalena o de nuestro huerto, ternera de navarra, producto elaborado aquí de la tierra al plato, la limpieza, cocer la verdura", indica Rebeca.

Interior del restaurante Bodegón del Sadar. PABLO LASAOSA
Interior del restaurante Bodegón del Sadar. PABLO LASAOSA

"Todo pasa por nuestras manos y es la marca de la casa. Elaboramos los productos que vendemos, tanto el restaurante como la repostería. Menos los domingos que no hay fútbol, abrimos todos los días de 9 de la mañana hasta el cierre. "Estamos condicionadas por los horarios del fútbol que puede ser viernes, sábado o domingo y nos acoplamos. Te adaptas a lo que tienes alrededor", señala Elena.

"Tenemos raciones, platos combinados, cazuelicas de callos de cordero al chilindrón, de manitas de cerdo, menudicos, etc... Los jueves y viernes hay que coger reserva para comer porque viene gente que son clientela fija, hasta de Larraga", señala Elena.

"Es preferible reservar por si acaso. Las cenas están un poco más flojas. Funcionan mejor las meriendas-cenas con raciones de bravas, bocadillos. Ahora ya no se queda a cenar. Se sale un ratito a la tarde, se toma unas raciones de algo pero se cena menos que hace treinta años", indica Elena.

En el Bodegón tienen menú del día a 13 euros del que puedes elegir cinco entrantes con ensalada mixta, revuelto de champiñón y jamón, borraja de nuestra huerta, paella mixta y alubias blancas con guindillas. Seis segundos con albóndigas caseras, callos de ternera, escalope de ternera, chuletillas de cordero, lomo a la plancha y bacalao al pil pil.

Interior del restaurante Bodegón del Sadar. PABLO LASAOSA
Interior del restaurante Bodegón del Sadar. PABLO LASAOSA

Los platos combinados están a 9 y a 9,50 euros. Picoteo entre 4,50 y 10 euros con platos de jamón, rabas, patatas fritas con ali oli, cazuelica de txistorra, alitas picantes con ali oli. Bocadillos de hamburguesa, de salchichas, de ajoarriero, vegetales, tortilla y jamón cuestan entre 6,50 y 7,50 euros.

Además es zona universitaria con la nueva residencia que se ha abierto junto al navarra Arena: "Se mueve el tema de los almuerzos. Están enganchados a la tortilla de patata con ali oli. Se 'whatsappean' y corre la voz. La patata es casera y estamos en una tortilla tras otra", dice Rebeca.

El Covid no lo han pasado como enfermedad, pero sí les ha afectado en el trabajo: "Como todos, con mucho susto. Se ha alargado bastante", asegura Rebeca. "Preocupadas porque era marzo, un momento de mucho trabajo con todos los almacenes y congeladores llenos y sin saber qué hacer con el producto en el primer mes. Luego cuando ya se alargó ese fue el menor de los problemas", indica Elena.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Bodegón del Sadar vuelve a lo grande: menú del día casero, pinchos y bocadillos