• miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 20:51
 
 

COMERCIO LOCAL

El Born, el nuevo bar de copas en la Cuesta Labrit de Pamplona donde empezar la fiesta

El local apuesta por un colorida y luminosa decoración gracias a los numerosos neones así como por un concepto de fiesta poco explotado en la ciudad.

Bar El Born en la cuesta del Labrit de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Los hermanos Raúl del Río y Patricia del Río son los responsables del nuevo bar El Born en la cuesta del Labrit de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

Con la eliminación de las restricciones, la hostelería vuelve a ocupar su protagonismo habitual en Pamplona. Los bares de pinchos ven como sus barras se llenan otra vez de clientes, las sociedades abren de nuevo sus puertas a las comidas y las cenas populares, y las discotecas suprimen las limitaciones de aforo y horarios de cierre.

No obstante, estas opciones no son las únicas disponibles para pasar un buen rato de fiesta, música y diversión en la ciudad. Prueba de ello, es el nuevo bar de copas recientemente puesto en marcha por los hermanos Raúl y Patricia del Río en la cuesta de Labrit.

Denominado bar El Born, estos dos jóvenes naturales de Miranda de Arga pusieron en marcha hace escasamente dos meses este nuevo negocio en el mismo lugar donde esta ahora se encontraba el establecimiento Erronkari.

"Llevamos desde hace varios años este local y hasta ahora abríamos solo para eventos privados y en San Fermín. Con este cambio, hemos querido dar un lavado de cara al sitio para ofrecer algo diferente a la ciudad. El Born (nacer en inglés) busca generar experiencias, relaciones, unir los tradicional con lo innovador. Mostrar Navarra pero de forma original", cuentan ambos.

Bar El Born en la cuesta del Labrit de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Vista exterior del nuevo bar El Born en la cuesta del Labrit de Pamplona, donde se localizaba el antiguo Erronkari. IÑIGO ALZUGARAY

Para conseguir este objetivo, una de las señas más identificativas del local son la decena de neones de temática foral que cuelgan en sus paredes. Desde expresiones como "Qué pasa pues", pasando por el mapa de Navarra, frases de Barricada, la silueta fluorescente de Miguel Induráin o las alas de ángel que se encuentran en la entrada del local y son el gran reclamo fotgráfico.

"La idea de los neones, además de contar cada uno con un significado que todos conocemos, surge para conectar con la gente joven, que quieran sacarse fotos con ellos y nos compartan en redes sociales. Esta está siendo la manera principal con la que nos estamos dando a conocer", narran los dos hermanos, que junto a la labor de Leire Ezker han superado la barrera de 2.900 seguidores en Instagram.

BAR DE COPAS PARA CALENTAR MOTORES

Además del colorido del local y los neones 'instagrameables', El Born quiere diferenciarse de las demás opciones de ocio de Pamplona a través de su concepto, poco explotado en la ciudad. Es por esto, que sus dueños lo definen como una bar de copas, en el que charlar con amigos y estar con la gente.

"Aquí hay música y se puede bailar pero nos enfocamos en ser un ambiente más tranquilo. Un sitio al que venir para empezar la fiesta, echar una copa por la tarde e ir calentado motores a la par de pasar un buen rato", señalan.

Explican que en los primeros meses han notado que muchos clientes proceden de pueblos de Navarra y les escogen para pasar las primeras horas de 'juerga', ya que están abiertos desde las 17.00 horas.

"No teníamos del todo claro si el concepto iba a calar pero se dio la oportunidad y fuimos adelante. Estamos muy contentos con la acogida, ya que han venido clientes de todas las edades y muy diferentes entre sí: gente de Pamplona, de pueblos de Navarra, turistas, aficionados de la pelota...", explican sonrientes.

Bar El Born en la cuesta del Labrit de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Las luces de neón en forma de alas que presiden el nuevo bar de copas El Born en la cuesta del Labrit de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

El Born abre los jueves, viernes, sábados y domingos y también están abiertos a la celebración de fiestas privadas y cumpleaños, especialmente de lunes a miércoles. En San Fermín, también han anunciado que estarán abiertos junto a las carpas de Labrit.

"Queremos innovar, seguir haciendo cosas en estos meses. Que los clientes decidan qué cosas pasan en el local, que elijan cuál va a ser el próximo cartel, que se sientan partícipes", señalan los responsables.

UN NEGOCIO CON EL QUE AYUDAR A LA FAMILIA

Aunque a pesar de su corta edad tanto Raúl como Patricia tuvieran experiencia en el sector de la hostelería, lo cierto es que ninguno de los dos tenía previsto poner en marcha un bar de copas. Él acababa de terminar sus estudios de dirección de marketing y ella, el grado de bioingeniería.

Sin embargo, la llegada de la pandemia azotó duramente a la familia (tanto sus padres como sus abuelos se dedican a la hostelería) y los dos hermanos se volcaron lo máximo posible para echar una mano.

"Ellos no te lo van a decir, pero en el fondo todo esta ha sido para ayudarnos a nosotros en estos momentos complicados, poniendo en marcha un nuevo local y concepto que pueda atraer a la gente", cuenta ahora orgulloso su padre, tras los primeros dos meses abiertos.

Bar El Born en la cuesta del Labrit de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Aspecto que presenta el nuevo bar El Born en la cuesta del Labrit de Pamplona, con los neones iluminando el local. IÑIGO ALZUGARAY


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Born, el nuevo bar de copas en la Cuesta Labrit de Pamplona donde empezar la fiesta