• viernes, 17 de septiembre de 2021
  • Actualizado 16:19

 

 
 

COMERCIO LOCAL

Afortunato: el nuevo local de Pamplona donde una taza de café cuenta una historia

El negocio de dos matrimonios catadores del buen café tienen en el nuevo barrio de Lezkairu café de especialidad con sentido social

 

Cafeteria Afortunato en Soto Lezkairu donde se tuesta y se prepara su propio cafe ecológico. MIGUEL OSÉS
Cristina Huarte Irujo y María José 'Coté' Canalejo Lareinzar, dos de los cuatro dueños del local Afortunato Coffee Roasters en Pamplona. MIGUEL OSÉS

El olor a café tostado se percibe desde antes de cruzar la puerta de 'Afortunato Coffee Roasters'. La calle Manuel López González, a la altura del número 4 (trasera calle Cataluña), comienza a tener vida desde las 8.30 de la mañana a causa del sonido y aroma del café moliéndose.

Una fachada corrediza y transparente atrae a los transeúntes al interesante local adornado con mesas que simulan cajas de madera, sacos de grano de café en distintos rincones y libros esparcidos por las estanterías. En la puerta de entrada un pequeño adhesivo señala que el café que se vende en el interior es parte de la "Speciality Coffee Association", lo que advierte de la calidad de los productos que se venden dentro. 

Afortuntato fue fundado en el año 2016 en un pequeño despacho de la calle Francisco Bergamín por dos matrimonios compuestos por la abogada Cristina Huarte Irujo, su esposo, agrónomo especializado en café, Joaquín Ilizarbe Olaso, la periodista María José 'Coté' Canalejo Lareinzar y su esposo Domingo Agudo Huici.

Los cuatro gestaron la marca 'Afortunato', eligieron los productos y desde ese momento realizan los procesos de tostar el grano hasta llegar a una taza de café. También decidieron con cuidado la ubicación y diseño del nuevo local.

Local de Afortunato visto desde fuera en el nuevo barrio Leizkairu de Pamplona. MIGUEL OSÉS

En octubre de 2019, las parejas cambiaron el pequeño despacho, donde vendían productos por encargo, a uno abierto al público a su actual ubicación, que permitiera no solo degustar el mejor café, sino "vivir una experiencia" entorno a este.

El nuevo barrio de Lezkairu es la zona que decidieron para impulsar el negocio por su crecimiento y futuro. El comercio cuenta con, además de varias mesas, un amplio despacho y un innovador laboratorio de café.

Este último es el espacio donde "ocurre la mágia", afirman Canalejo y Huarte. Hay una tostadora de marca Probat, importada desde Alemania, donde se lleva el café al punto de tostado específico, también se encuentran allí sacos de grano importados, y mesas de envasado. 

DEL TOSTADOR A LA TAZA 

Se ha comprobado que después del agua el café es la bebida de mayor consumo en el mundo, por lo que los dueños de Afortunato relatan que su propósito es enseñarle a los clientes a consumir buen café. "En España aún falta mucho por aprender de café, la gente se lo toma quemado, llenos de azúcar y de calidad muy mala", reflexiona Coté Canalejo

"El café de Afortunato sorprende al paladar. Aconsejamos consumirlo sin endulzante para no enmascarar el sabor y asegurando que esté en un punto de tueste medio a bajo para apreciar su acidez y aprovechar todos los beneficios que tiene para la salud", afirma Huarte.

Cafetería Afortunato en Soto Leizkairu donde se tuesta y se prepara café ecológico. MIGUEL OSÉS​

La abogada y dueña del local añade que, "durante el proceso de tueste es imprescindible conocer la variedad del café para lograr un punto que resalte las propiedades y conserve los antioxidantes". Por lo cual, después de varias catas e investigación se decidieron a importar los granos de café de cuatro variantes que fueran cosechados en altura y que su producción implicara un propósito social.  

El primero es el café de especialidad 'Honduras', producido a una altura de 1.300 a 2.000 metros, tiene un tueste medio a bajo, lo que lo hace "fuerte y de sabor prolongado", y es producido por la Cooperativa Comsa que trabaja por la infancia hondureña. 

Otra variedad es el café de 'Etiopía' producido en la región de Limu, antigua Kafa, lugar originario de la planta de café y al que le debe su nombre. Tiene un sabor medio a suave y su producción forma parte de la Reserva de la Biosfera reconocida por la UNESCO.

Taza de café Honduras servido en el local de Afortunato. MIGUEL OSÉS

Al anterior, se le suma 'Sumatra Coop. Mujeres Ipak Bensu' café cosechado por un grupo de mujeres en las montañas de Gayo en Indonesia. Es cultivado a la sombra y todo el sobreprecio de su producción es invertido en mejorar las condiciones del colectivo en temas de salud y educación. El sabor es de denominación fuerte. 

Por último, se puede encontrar en el local el café de especialidad Colombia. De la gama de productos, este es el más suave, "tiene un sabor achocolatado y es de fácil consumo", explica Cristina Huarte. Además, por su ya conocida fama alrededor del mundo, asegura que "es el que hasta ahora más gusta a los clientes". 

El café llega semanalmente, a través de importadores, a Pamplona en sacos de granos. En el laboratorio se catan y se hace el proceso de tueste. Posteriormente, se determina la cantidad que será empacada en versión molido, grano o cápsulas. 

El producto final es descrito por la periodista y dueña del local: "Los cafés son frescos, tienen la caducidad corta y esencia prolongada". 

SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN

Uno de los motivos que hace a Afortunato un negocio innovador es su sentido ecológico. Recibieron el más reciente reconocimiento del Gobierno de Navarra por Buenas Prácticas en Desarrollo Local Sostenible por las cápsulas de café compostables y recicladas. 

"Queremos tener un negocio coherente, por eso no podíamos permitirnos tener café con propósito social empacado en cápsulas plásticas que dañen el planeta", apunta Huarte.

A lo que Canalejo agrega que, "consiguieron varios distribuidores que lograron hacer capsulas en polímero vegetal y recubiertas con papel". Tardan aproximadamente tres meses en descomponerse y pueden ser utilizadas para hacer compost

Granos de café recién sacados del saco y listos para iniciar con el proceso de tueste. MIGUEL OSÉS

Los precios de las cápsulas no difieren mucho de las ordinarias, se puede conseguir una caja de diez por 3,50 euros. 

Además del producto anterior, también se encuentran otro tipo de artículos ecológicos en el negocio como bolsas y cojines hechos con los sacos de grano usados. A su vez, los productos alimenticios que pueden acompañar la taza de café en el local son preparados de la forma más natural posible. 

Sin embargo, uno de los retos que han tenido que enfrentar los dueños de Afortunato frente al tema de la innovación es el sello del gobierno que permite denominar el café como producto orgánico. "Es un proceso largo, pero esperamos conseguirlo pronto", afirma Canalejo. 

CAFÉ DE TRADICIÓN 

La inspiración del negocio surgió por la historia familiar de la socia Cristina Huarte. Su madre, Alicia Huarte, fue una de las precursoras del café tostado en Pamplona, en los años 90. Durante esa época lograron traer una tostadora de Alemania y montar el local, se llamaba, "Café Bruno" y estaba ubicado en el casco antiguo de la ciudad.

Durante muchos años Cristina Huarte aprendió del negocio, de la calidad del café y de cómo llevar las riendas de este tipo de empresa. Sin embargo, cuando murió su madre decidió que continuaría con la tradición por su cuenta. 

Cristina Huarte, una de los cuatro dueños de Afortunato, tomando una taza de café en el local. MIGUEL OSÉS

El nombre del negocio también lo deben a la tradición de la familia Huarte. Utilizaron la palabra fortunato que traducido del italiano significa afortunado y expresa que quieren tener una visión positiva y de buena fortuna para sus clientes, y le agregaron la 'a' inicial en honor a Alicia Huarte, su madre.

Huarte y Canalejo, unidas por la pasión que le tienen al mundo cafetero, edificaron un proyecto que ahora tiene un futuro prometedor. A través de familiares en común las dos mujeres se conocieron y junto a sus maridos le han dado vida al negocio que ya cuenta con varios empleados, envíos a toda Españaencuentros de intelectuales en las instalaciones del local y la posibilidad de en un futuro ampliar el catálogo de variedades de café. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Afortunato: el nuevo local de Pamplona donde una taza de café cuenta una historia