• lunes, 05 de diciembre de 2022
  • Actualizado 18:03
 
 

COMERCIO LOCAL

Aceitunas Valero, de toda la vida en Pamplona: "El producto estrella es el bonito a granel"

Dispone de cinco tiendas en el Mercado del Ensanche, calle Padre Barace, Martín Azpilcueta, en Burlada y en la Rochapea.

Eva Torres y Miguel Ángel Lafoz en Aceitunas Valero, en la calle Padre Barace 1, en Iturrama. PABLO LASAOSA
Eva Torres y Miguel Ángel Lafoz en Aceitunas Valero, en la calle Padre Barace 1, en Iturrama. PABLO LASAOSA

Las tiendas 'Aceitunas Valero' están en Pamplona desde los años 40 del pasado siglo XX. Son de esas tiendas de toda la vida, de barrio, donde han entrado a comprar varias generaciones en busca del bonito, de todo tipo de aceitunas, conservas y cualquier producto navarro.

El establecimiento situado en la calle Padre Barace está muy cerca de otros comercios locales como la pescadería solidaria de los hermanos Arlegui en la calle Abejeras o la histórica cafetería restaurante Vía Veneto.

Miguel Ángel Lafoz de 63 años es el dueño de las tiendas 'Aceitunas Valero' situadas en el Mercado del Ensanche, calle Padre Barace, calle Martín Azpilcueta, Burlada y Rochapea. Un primo suyo tiene otras dos tiendas con el mismo nombre en Ansoáin y en Iturrama.

Hubo otra tienda en la calle Guelbenzu que abrió en 1963, que cerró hace unos años: "Nos vinimos hasta Abejeras en la calle Padre Barace a una tienda más grande con más luz".

Aceitunas Valero, en la calle Padre Barace 1, en Iturrama. PABLO LASAOSA
Aceitunas Valero, en la calle Padre Barace 1 de Pamplona. PABLO LASAOSA

"El negocio lo empezó mi abuela Petra Antón Cilveti nacida en el casco viejo de Pamplona y fue la que empezó en la calle Mayor, y posteriormente a la guerra civil en la calle de la Mañueta hasta jubilarse". Siguieron sus dos hijos: "Un tío mío Miguel Ángel y José Luis que era mi padre".

Luego fueron una rama de la familia por un lado y otra rama por otra. Miguel Ángel opina que no habrá cuarta generación de aceitunas Valero: "En mi caso no hay relevo familiar. Yo y mi hermano no. Igual las empleadas se podrán quedar con el negocio o habrá que venderlo. No lo sabemos, pero me animan a que siga adelante".

Casi pueden contar la historia de Pamplona: "Hemos hecho casi de todo. Ahora ya no servimos a la hostelería, pero hemos recorrido todos los bares y comercios de Pamplona y de Navarra vendiendo encurtidos. 

Miguel Ángel estudió peritaje mercantil pero no le gustó. "Mi padre se enfadó, pero empecé a trabajar con él y hasta ahora más de 40 años. Yo me levanto todos los días a las 6 de la mañana y lo hago contento".

Aceitunas Valero, en la calle Padre Barace 1, en Iturrama. PABLO LASAOSA
Aceitunas Valero, en la calle Padre Barace 1, en Iturrama. PABLO LASAOSA

"Mis empleadas, a las que llamo cariñosamente mis chicas, me animan a que siga porque no tienen veinte años. Me dicen que aguante un poco y yo no tengo prisa siempre que tenga salud. Me gusta mi trabajo y no me cuesta venir", señala Miguel Ángel.

El mercado va cambiando con el paso de los años, "pero seguimos vendiendo las aceitunas, el bonito y cosas a granel. Hay latas también como en cualquier supermercado. Lo nuestro es las cosas a granel. Los gustos de hace veinte años han cambiado. Ahora gusta con menos sal, más suaves...", indica.

El producto estrella de la tienda "es el bonito a granel que nos lo hacen en Ondárroa de una familia de hace muchos años que ya somos amigos. Eso y las guindillas en vinagre. Creo que no habrá otras con un vinagre tan suave. También las alcachofas que nos hacen sin aditivos", asegura el dueño de la tienda.

"Los pimientos y guisantes a granel ya no se venden sino en lata. Ya no viene la ama de casa con su bolsa. La gente joven llena el carro y viene aquí a por detalles. Ahora hay más tipos de aceitunas, bonito a granel, sardinas que llamamos viejas, pero la esencia en sí es muy parecida", comenta Miguel Ángel.

Aceitunas Valero, en la calle Padre Barace 1, en Iturrama. PABLO LASAOSA
Aceitunas Valero, en la calle Padre Barace 1, en Iturrama. PABLO LASAOSA

El tipo de cliente ha cambiado: "Ahora viene gente joven y en la tienda del mercado llegan matrimonios con chavales jóvenes. Hay de todo. También hay gente mayor de toda la vida que es fiel y aparecen nuevos clientes jóvenes con el tema de caprichos como algún espárrago especial".

Opina que este tipo de tiendas especializadas "siguen con futuro, que no se encuentra en un hipermercado. De hecho estamos trece personas trabajando y cobramos un sueldo todos los meses. y Hay mercado y hay vida para esto. Tiene mucha vida", explica Miguel Ángel.

En cuanto a las fechas del año con más movimiento, señala: "Sobre todo Navidad y San Fermín, y también primavera. Ahora es una época floja para nosotros. Nuestra cuesta de enero es septiembre y octubre que baja bastante".

Destacan hasta los aromas de la tienda con sabor a aceitunas: "La gente cuando entra dice que bien huele y hay cosas que no las encuentras en otros sitios. Un boquerón frito que lo conozco de siempre y a mucha gente le recuerda que lo compraba su madre".

Aceitunas Valero, en la calle Padre Barace 1, en Iturrama. PABLO LASAOSA
Aceitunas Valero, en la calle Padre Barace 1, en Iturrama. PABLO LASAOSA

El dueño de la tienda asegura en cuanto a sus productos: "Aquí no hay nada de China ni de Perú ni de Argentina. Todas o casi todas las conservas son de Navarra y Aragón, y algo de Extremadura. No traemos nada de importación. Las guindillas son de Guipuzcoa y todo lo demás de muy cerca".

El precio a la venta está "lo más ajustado posible y la gente entiende que es algo especial y con calidad. Tontos hay pocos y enseguida nos damos cuenta". afirma Miguel Ángel.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Aceitunas Valero, de toda la vida en Pamplona: "El producto estrella es el bonito a granel"