• jueves, 02 de febrero de 2023
  • Actualizado 21:41
 
 

CENTENARIO OSASUNA

Juan Jesús Ostívar, la leyenda de Osasuna que terminó jugando en el Levante

Dejó una huella imborrable entre los aficionados durante diez temporadas en los difíciles años 70, entre Segunda y Tercera división.

Juan Jesús Ostívar marcando un gol al Arenas de Zaragoza en El Sadar (8-0). Cedida.
Juan Jesús Ostívar marcando un gol al Arenas de Zaragoza en El Sadar (8-0). Cedida.

Osasuna recibe este sábado (18,30 horas) al colista Levante UD en el estadio de El Sadar, después de duro varapalo sufrido ante el FC Barcelona (4-0) en el Camp Nou.

Los rojillos de Jagoba Arrasate quieren quitarse la espina del mal resultado, y sobre todo de la penosa imagen ofrecida, para sumar tres puntos más que les den la tranquilidad absoluta con 38 puntos.

La visita del Levante UD nos recuerda a uno de los jugadores emblemáticos de la historia de Osasuna, el delantero Juan Jesús Ostívar, leyenda del club navarro que jugó sus dos últimas campañas como profesional en el equipo valenciano.

El exdelantero de Osasuna Juan Jesús Ostívar Lorea (30 enero de 1950, Peralta) Fue jugador de Osasuna durante diez años, desde 1968 a 1978, ha sido uno de los goleadores más importantes del club rojillo, aunque no llegó a jugar en Primera división.

Fichó por los rojillos procedente del Azkoyen de su pueblo, donde Miguel Blanco fue su valedor para llegar a Osasuna. Debutó con los rojillos el domingo 23 de marzo de 1969 con una goleada (11-1) al Binéfar en El Sadar marcando el séptimo tanto de su equipo en el minuto 59 en Tercera división.

"Luché para ganarme el puesto y creo que lo he conseguido", aseguró tras jugar sus primeros minutos con el primer equipo a sus diecinueve años. "Al principio salí muy nervioso y acabé cansado. Llevaba mucho tiempo sin jugar por una lesión y noté la falta de partidos. Había ido a probar con el 'amateur' del Real Madrid, pero me lesioné en la prueba y luego surgió lo de Osasuna", aseguró en la prensa navarra.

"Chorrete" Ostívar, siempre con el número 9 a la espalda como delantero centro, jugó su último partido como rojillo el 14 de mayo de 1978 en un Osasuna - Murcia (3-0) en El Sadar, el último de la temporada 1977-78 con la permanencia de Segunda en el bolsillo, que entonces era un triunfo, y donde abrió el marcador en el minuto 24 con un tiro raso. En junio de 1978 firmó con el Levante donde terminó su carrera como jugador dos temporadas más tarde.

Confirmaba en la prensa navarra que había firmado dos años por el Levante de Segunda B, donde le pagaban dos millones de pesetas por temporada: "Me voy con mucha pena de Osasuna. La verdad es que nadie me aseguraba la continuidad y yo no podía quedarme a expensas de esto. No se veía mucho interés por parte de la directiva".

"A mi lo que me hubiera gustado era haberme quedado aquí y terminar mi vida deportiva en Osasuna. No podía esperar a ver lo que iba a suceder. Sin lugar a dudas este año ha sido mi peor año en Osasuna. Han influido muchas circunstancias y también he estado lesionado bastante tiempo. En casa habré jugado completos seis o siete partidos".

"Osasuna no me ha puesto ninguna pega. Hablé con el presidente y me dio permiso para firmar por el Levante. Voy a un club con aspiraciones de ascender no solo a Segunda sino a Primera y se ha hecho un buen equipo. Estoy convencido que voy a triunfar. A la larga soy un jugador rentable para cualquier club", aseguró Ostívar.

El Levante y Ostívar ascendieron a Segunda división y el peraltés volvió a jugar en El Sadar en la temporada 1979-80. Fue el domingo 27 de enero de 1980 con triunfo rojillo (3-0). Ostívar saltó al campo en el minuto 63 por Sierra y recibió una fuerte ovación del público.

Tras el choque manifestó: "Los he visto un poco flojos en la primera parte pero no cabe duda de que son unos fenómenos. Ya te dije en el partido de la primera vuelta que tenían un equipo de maravilla. A nosotros nos falta un poco de rapidez. No hacemos ocasiones de gol. Me ha dado una gran alegría el salir y ver que algunos aún me quieren".

Jugador y goleador de garra y carácter, estandarte de la "furia" osasunista, ha dejado una huella imborrable entre los aficionados. Marcó una época con 322 partidos jugados en diez temporadas y 116 goles en las campañas donde Osasuna jugaba entre Segunda y Tercera división.

En el mes de julio de 1981 entró a trabajar en las oficinas del club rojillo en la Plaza del Castillo, y luego en El Sadar, donde ha estado nada menos que 33 años atendiendo en la oficina con una sonrisa a todo aquel socio y aficionado que se acercaba, hasta su jubilación. 

Despùés de su carrera como jugador fue entrenador  Comenzó a entrenar con Pedro Mari Zabalza en el juvenil de Osasuna, después renunció a ser segundo en el Promesas, y regresó con los cadetes. Entre tanto recorrió clubes como el Iruña, San Juan, Tudelano o Azkoyen, donde cumplidos los 50 años puso final a su carrera como técnico.

Como curiosidad, fue el primer profesional que cobró de la Seguridad Social por accidente laboral. Sentó jurisprudencia con una sentencia de 1982 que ganó. De ella se han beneficiado después todo tipo de deportistas profesionales obligados a abandonar la práctica deportiva profesional a causa de una lesión.

Fue uno de los exjugadores rojillos que más ha participado en la asociación Osasuna veteranos y uno de los fundadores de la AFE a finales de los años setenta. A ello hay que unir su carácter alegre, campechano y jovial, siempre sonriendo, de excelente trato con todos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Juan Jesús Ostívar, la leyenda de Osasuna que terminó jugando en el Levante