• domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:34

 

 
 

CENTENARIO OSASUNA

Osasuna visita Mallorca 20 años después del ‘caso Tututangoo’: dos jugadores en comisaría

Los rojillos Álex Fernández y Alfredo fueron detenidos después de un altercado en un bar nocturno de Palma de Mallorca.

Lago Junior marca de penalti el 1-0 ante Osasuna. @RCD_Mallorca.
El jugador del Mallorca Lago Junior marca un gol de penalti ante Osasuna en Son Moix. @RCD_Mallorca.

Osasuna jugará este domingo 26 de septiembre a las 14 horas ante el Real Mallorca casi 21 años después del partido que empató (1-1) en diciembre de 2000 en la capital balear, y que tuvo un final penoso con el ‘caso Tututangoo’. El equipo de Jagoba Arrasate afronta este encuentro después de la derrota (1-3) de este jueves ante el Real Betis en el estadio de El Sadar

El partido se jugó domingo 10 de diciembre de 2000. Los rojillos eran colistas con Miguel Ángel Lotina en el banquillo. Iván Rosado adelantó a los navarros en el minuto 25 con una vaselina ante Leo Franco, y Miguel Ángel Nadal consiguió el empate en el minuto 55 en un equipo que entrenaba Luis Aragonés.

Tras el partido, Lotina dio permiso a sus jugadores para salir por el paseo marítimo de Palma hasta las doce de la noche, ya que el vuelo de regreso a Pamplona lo tomaban el lunes a las 12,30 horas.

No obstante, las cosas se torcieron. El gerente Ángel Vizcay fue avisado por la policía a las 5 de la madrugada y acudió desde el hotel a la comisaría de Palma. Dos jugadores, Álex Fernández y Alfredo, fueron detenidos durante la noche en un bar y pasaron la noche en el calabozo. Tuvieron que declarar el lunes por la tarde en el juzgado número 6 de Palma y con ellos se quedaron el mencionado Vizcay junto a los directivos Ignacio Guillén y Florencio Álvaro.

Noticia publicada en El Mundo Deportivo del 12 de diciembre de 2000
Noticia publicada en El Mundo Deportivo del 12 de diciembre de 2000"

Los hechos ocurrieron a las cuatro de la madrugada, cuando uno de los jugadores, en aparente estado de embriaguez, forcejeó con el camarero y a la vez propietario del local 'Tututangoo' situado en el paseo marítimo. Se ignora el motivo, pero parece que la discusión se originó debido a que el futbolista se resistió a abandonar el bar después de que el propietario le dijera que tenía que cerrar las puertas.

Ante esta situación, el dueño requirió la presencia de una patrulla policial, ante la que denunció que había sido agredido e insultado por ese jugador, por lo que los agentes le solicitaron que se identificase.

Según la versión de la Policía, que hizo constar “un presunto delito por amenazas e insultos contra la Policía con motivo del arresto”, el futbolista se resistió a enseñar su documentación, momento en el que intervino su compañero. La patrulla optó por detener a ambos y se los llevó a la Jefatura Superior de Policía de Baleares, donde pasaron la noche en los calabozos.

Álex y Alfredo restaron importancia a los hechos en una rueda de prensa ofrecida a su regreso en Pamplona. “Se ha contado mentira tras mentira. No hicimos nada para estar 12 horas aislados en un calabozo. No hubo agresión al empleado del bar, sólo una discusión”, dijeron ambos.

Según el informe policial, los jugadores amenazaron a los agentes asegurándoles que tienen “amigos en HB (Herri Batasuna)”. Alex, según el atestado, dijo a uno de los policías: “Cuando te vea de paisano te voy a matar”.

Ante estas declaraciones de los jugadores rojillos, Ramón Pita da Veiga, abogado del dueño del Tututangoo, bar donde ocurrieron los hechos, presentó en el juzgado de instrucción número 6 de Mallorca el vídeo en el que, supuestamente, se recogen los incidentes. “No nos ha quedado más remedio que poner en conocimiento del juez una prueba documental que confirma que lo que dice mi cliente no es ninguna mentira”.

De inmediato, Alex Fernández y Alfredo Sánchez hicieron pública una nota en Pamplona en relación a los hechos ocurridos en Palma de Mallorca en la que manifestaron su “pesar por lo sucedido” y piden “perdón a la afición y al club por el deterioro que ha podido sufrir su imagen”.

Asimismo, ambos futbolistas se disculpan con el propietario del bar mallorquín, José Luis Achurra, y con “las Fuerzas de Seguridad del Estado”. La nota, firmada por los dos jugadores, finaliza con un último manifiesto de los dos rojillos: “Somos dos personas normales que reconocemos nuestro error. Perdón y gracias por el apoyo”.

Noticia publicada en El Mundo Deportivo del 13 de diciembre de 2000
Noticia publicada en El Mundo Deportivo del 13 de diciembre de 2000"

El presidente de Osasuna, Javier Miranda, intentó quietar hierro al asunto al volver a Pamplona, después de pasar ocho días en Argentina: “A nadie se le escapa que ha habido dos jugadores del club que se han equivocado, que Osasuna va a llegar hasta los últimos límites lo que les corresponda pagar, pero son dos jugadores que tienen el respeto de la junta directiva y de la afición porque son dos grandes jugadores y personas. Reconocemos que se han equivocado, pero si alguien puede ser el espejo a nivel nacional ése es Osasuna”.

El entrenador Miguel Ángel Lotina aseguró: “Lo que les he hecho ver a ellos es que estoy decepcionado, porque tenían un horario y no lo cumplieron. No deben estar fuera del hotel a las cuatro de la mañana, sin permiso, y más en una semana en la que nos estamos jugando tantas cosas”.

“Les he hecho ver que la decepción es grande y que van a tener una multa, no por el incidente, sino por no estar en el hotel a las doce de la noche. Pero yo llevo dieciocho meses en Pamplona y conozco a Alex y a Alfredo y sé como son. Me han demostrado que son dos tíos cojonudos, los primeros a la hora de trabajar y empujar al equipo. Han tenido un error, pero lo que me han demostrado en dieciocho meses es más que un desliz, un fallo o una mala noche”.

La sentencia absolutoria del juzgado número 6 de Palma de Mallorca se conoció el 31 de enero de 2002. Señalaba que los hechos "no constituyen infracción penal alguna imputable a los denunciados", al tiempo que de las pruebas aportadas por el propietario del establecimiento, un vídeo y cintas de seguridad, "no se desprende en modo alguno la existencia de amenazas ni malos tratos de obra o de lesiones, quedando de manifiesto únicamente una discusión, tal vez acalorada, por parte de los intervinientes".

El fiscal solicitaba la condena de Álex Fernández y de Alfredo a penas de entre 20 y 30 días de multa a razón de 10.000 pesetas diarias, y que indemnizaran al propietario del bar por las lesiones -cicatriz en el dedo índice derecho- que sufrió durante el incidente.

El dictamen judicial, asimismo, señala que la posible resistencia de ambos futbolistas a identificarse ante los policías que acudieron a detenerlos "no tiene la suficiente entidad que exige la aplicación del Derecho Penal", mientras que no menciona las supuestas amenazas proferidas por Alfredo y Fernández a la autoridad policial.

Según el atestado de la policía, los dos jugadores de Osasuna advirtieron que tenían "muchos amigos en Herri Batasuna, y ya os enteraréis: ganamos 50 millones al año. Nosotros dormiremos tranquilos y vosotros no”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna visita Mallorca 20 años después del ‘caso Tututangoo’: dos jugadores en comisaría