• viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 06:23

 

 
 

CENTENARIO OSASUNA

Historias de la Copa del Rey: cuando Osasuna tuvo que jugar un partido de desempate con el Málaga en 1962

Los rojillos habían perdido 4-0 en la Rosaleda, pero fueron capaces de ganar 6-2 en el campo de San Juan.

Jugada de ataque osasunista sobre la portería del Málaga en el campo de San Juan. Cedida.
Jugada de ataque osasunista sobre el Málaga en el campo de San Juan. Cedida.

Osasuna ha sufrido todo tipo de vicisitudes deportivas en su participación en la Copa del Rey. Ademas de jugar una final ante el Real Betis, remontar de manera heróica un 5-2 en contra, perder una eliminatoria con el Mirandés por alineación indebida después de haberla ganando en el terreno de juego, eliminar a tres "Primeras" en una misma temporada, hasta jugar un partido de desempate cuando no había prórroga ni penaltis.

Este último caso tuvo lugar en la temporada 1961-62 con el equipo rojillo jugando en Primera división. Osasuna entró en liza en los dieciseisavos de final emparejándose en el sorteo con el Málaga, que esa temporada era equipo de Segunda división, y que acabó ascendiendo a Primera al ganar la promoción al Rácing de Santander. Los rojillos se mantuvieron en la máxima categoría.

En el partido de ida los andaluces se impusieron por un sorprendente 4-0 en la Rosaleda, en un encuentro que se jugó el miércoles 14 de febrero de 1962. Osasuna jugó con diez jugadores casi todo el partido ya que el defensa Roca se lesionó a los diez minutos en un choque con el malagueño Bruna y aunque intentó seguir no fue posible continuar.

El once titular rojillo fue el siguiente, a las órdenes de Miguel Gual: Guerrica, Miche, Egaña, Roca, Zoco. Carlos; Serena. Hormaeche, Sabino, Sertucha y Rivada, con lleno total en el campo de la Rosaleda. Los goles fueron marcados por Pipi, que hizo tres en los minutos 13, 47 y 50, y Mendi en el minuto 79.

El técnico Miguel Gual tuvo que abandonar el campo después del primer tiempo por tener que coger el tren expreso para marchar a Barcelona, de forma que el delegado rojillo, Navascués, se mostró conforme con el resultado y dljo que no esperaba un MáIaga tan potente y en tan magnífico momento, aunque también había practicado en algunos ratos juego duro.

Zoco fue abordado por todos los periodistas, y manifestó que el resultado era justo. Veía en el Málaga un justo aspirante a Primera división y dijo que para Osasuna será un serio obstaculo poder rebasar los cuatro goles de San Juan, según las crónicas del partido. 

El partido de vuelta se disputó el miércoles 28 de febrero de 1962 y los de Miguel Gual fueron capaces de igualar los cuatro goles de desventaja con un 6-2 final. El malagueño Portolés y el rojillo Fernando Serena fueron expulsados en el minuto 30 de partido tras un rifi rafe. Los dos equipos jugaron con diez hombre el resto del partido.

El mencionado Serena abrió el marcador de penalti en el minuto 27 de juego. Tras el descanso llegó el vendaval de goles. Hormaeche consigue dos goles seguidos en los minutos 53 y 58. El 4-0 llegó en el minuto 69 obra de Zoco de cabeza. Mendi hace el 4-1 en el minuto 62, Miche, el mejor del partido, consigue el 5-1 de penalti. Rovira hace el 5-2 a cuatro minutos del final y el 6-2 llega en el tiempo añadido marcado por Zoco de cabeza. El once titular rojillo fue el siguiente: Guerrica; Miche, Salvador, Zubiaurre; Zoco, Carlos; Serena, Hormaeche, Chechu, Fusté y Rivada.

Como el reglamento no establecía ni prórroga ni penaltis, la RFEF decidió las fechas y los estadios para las eliminatorias empatadas. Osasuna - Málaga en Madrid el 14, el Oviedo - Murcia también en Madrid el 21 de marzo y el Santander - Burgos el 27 en Bilbao.

El partido de desempate se jugó el miércoles 14 de marzo en el estadio Santiago Bernabéu ante unos quince mil aficionados, y terminó con una clara derrota rojilla (3-1). Los navarros realizaron un gran esfuerzo tres días antes goleando al Zaragoza (5-1) en San Juan y notaron el cansancio. El único gol fue de Sabino Andonegui cuando ya el marcador era muy adverso con 3-0 en la segunda mitad. Jugaron: Justo, Egaña, Salvador y Roca; Zoco, Hormaeche, Recalde. Silvestre, Sabino, Fuste y Ribada.

Los jugadores del Málaga cobraron cada uno seis mil pesetas de prima por eliminar a los rojillos. En la siguiente eliminatoria de octavos de final, el Málaga fue eliminado por el Athletic Club. Empate (1-1) en el partido de ida en la Rosaleda y victoria de los vascos (2-0) en San Mamés en el choque de vuelta.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Historias de la Copa del Rey: cuando Osasuna tuvo que jugar un partido de desempate con el Málaga en 1962