• jueves, 11 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:00
 
 

CENTENARIO OSASUNA

42 años del ascenso que cambió la historia del club: Osasuna sube a Primera en Murcia

El club rojillo reúne en El Sadar a los componentes del equipo que ganaron (0-1) en el estadio de La Condomina.

Equipo titular de Osasuna posando con aficionados ante el Murcia en La Condomina. 1 de junio de 1980. CA Osasuna.
Equipo titular de Osasuna posando con aficionados ante el Murcia en La Condomina. 1 de junio de 1980. CA Osasuna.

Los jugadores que subieron al equipo osasunista a Primera división el 1 de junio de 1980 en Murcia han acudido este viernes al estadio de El Sadar para una visita guiada, por iniciativa del exjugador Javier Bayona, con comida posterior en el Txoko de El Sadar. Un gol de Chuma Rández y un ascenso que cambió la historia del club rojillo, después de años y décadas de penurias entre segunda y tercera.

Ahora la afición navarra está acostumbrada a ver a los rojillos en Primera, y además consolidados en la categoría con Jagoba Arrasate en la zona media de la tabla. Y eso pese al mal final de liga con la derrota ante el Mallorca (0-2) 'salvando' a los baleares del descenso.

Pero en 1980 la lista de decepciones y descensos era tan amplia como remota la ilusión de ver a los grandes del fútbol español en El Sadar. La última campaña rojilla en Primera había sido la de 1962-63... nada menos.

La temporada 1979-80 fue la de la explosión osasunista, aunque para ver el cohete hubo que esperar hasta el mes de mayo. La campaña comenzó con un equipo arrollador en Pamplona, con una media de tres goles por partido, llenando el estadio y jugando un fútbol de gran calidad, pero incapaz de puntuar fuera de El Sadar.

El ascenso, solo subían los tres primeros, no lo esperaba ni el aficionado más optimista, pero el “milagro” llegó en los últimos cinco partidos durante el mes de mayo: Un empate en Granada (0-0), victoria ante el Celta (1-0) en Pamplona, triunfo en Vitoria (0-2), partidazo ante el Castellón (3-1) en El Sadar y ascenso en Murcia (0-1).

Cinco partidos que pertenecen a la historia más brillante de nuestro equipo. La explosión deportiva de Osasuna coincidió con una afición que tocó el cielo después de dieciocho años de sequía. El ambiente que se vivió en el ascenso de 1980 no se ha vuelto a repetir. El entrenador del equipo fue Pepe Alzate, que sustituyó al yugoslavo Petkovic en la pretemporada. El presidente, Fermín Ezcurra.

El equipo rojillo afrontó el último partido de liga en una situación muy favorable. El Murcia ya era equipo de Primera. Durante toda la semana tuvo celebraciones y homenajes, de manera que la tensión con la que afrontó el partido fue inferior a la de Osasuna.

Además, a los navarros les bastaba conseguir el empate, ya que sumaban un punto más que el Castellón y el golaverage con los levantinos les era favorable (1-0 en Castellón y 3-1 en Pamplona). Hubo hasta un vuelo charter donde viajó el equipo rojillo, los directivos y algunos aficionados que salió el mismo domingo desde Noain con destino a Murcia.

El partido se jugó en La Condomina el domingo 1 de junio de 1980 a las seis de la tarde. Osasuna le hizo pasillo al Murcia por su ascenso. Acudieron unos cinco mil seguidores rojillos con banderas, pancartas, ikurriñas y ropa sanferminera en una tarde muy calurosa.

Al final del encuentro hubo invasión del terreno de juego y celebración del ascenso por todo lo alto. El gol lo consiguió Txuma Rández en el minuto 26, a centro de Macua desde la banda derecha.

Pepe Alzate alineó a este equipo: Marro, Macua, Mina, Lecumberri, Esparza, Rípodas, Iriarte, Lumbreras, Echeverría, Rández y Martín. Dioni sustituyó a Rípodas en el minuto 21, y Pascual a Lumbreras, lesionado, en el minuto 31. El goleador rojillo Patxi Iriguíbel no pudo jugar el partido al estar sancionado.

El Murcia jugó con este equipo: Echevarría, Campello, Sebastiá, Vidaña, Sebas, Naharro, Chazarreta, García Murcia, Amorós, Álvarez y Abad. El partido fue dirigido por el colegiado Esquerdo Guerrero, que pasó por alto dos penaltis en el área murciana y uno en la osasunista.

Luis Sánchez Rubio metió en el vestuario rojillo varias botellas de champan antes del partido, sin que se notara. Tras el pitido final, la alegría se desbordó. Pepe Alzate se emocionó: “Tengo una alegría indescriptible porque creo que poner a Osasuna en Primera era el sueño de todos los que estamos en el fútbol navarro.

"Se me cruzan hasta los cables. Estoy emocionado y pienso en cómo estarán los que se han quedado en Pamplona, y me alegro también por ellos. Nuestra gran afición se merecía esto después del  esfuerzo que han hecho por venir hasta Murcia”, aseguró.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
42 años del ascenso que cambió la historia del club: Osasuna sube a Primera en Murcia