• sábado, 22 de enero de 2022
  • Actualizado 19:01

 

 
 

CENTENARIO OSASUNA

Los cuatro periodistas fallecidos que han destacado en las últimas décadas de Osasuna

Pepe Trujillo, Javier Martínez de Zúñiga, Pedro Lanas y Jesús Riaño nos han dejado en los últimos cuatro años.

Foto de grupo con los periodistas homenajeando a Paquito en mayo de 1996. Navarra.com
Foto de grupo con los periodistas homenajeando a Paquito en mayo de 1996. Navarra.com

El fallecimiento de Jesús Riaño el pasado viernes 10 de diciembre ha cerrado una época dorada en el periodismo navarro que sigue a Osasuna. En muy poco tiempo, apenas cuatro años, se nos han ido todos los 'primeros espadas' que durante muchos años, décadas incluso, han destacado en la información deportiva navarra. 

Pepe Trujillo, Pedro Lanas, Javier Martínez de Zúñiga, Jesús Riaño, además de Don Goyo y Fermín Zariquiegui, nos han dejado en un espacio muy breve de tiempo. Toda una generación de la prensa y de la radio navarra que ha seguido al primer club navarro de fútbol emocionando a los aficionados.

Riaño era el más antiguo de todos, desde 1964 hasta 2008 cuando se jubiló, y hasta hace 'cuatro días' seguía al pie del cañón con su web particular. El 'abuelo', como le conocíamos cariñosamente en Tajonar, fue un periodista clave en Diario de Navarra durante décadas en la información del primer club navarro de fútbol.

No nos podemos olvidar en este cuarteto del gran Pepe Trujillo en Radio Popular de Pamplona. La voz que desde los años 70 transmitió los partidos de Osasuna en tercera, segunda y en primera división hasta 1988, cuando se jubiló anticipadamente por enfermedad.

Sus 'peleas' con el entrenador yugoslavo Ivan Brzic, hubo que organizar incluso una cena entre los dos para suavizar la relación, y con el árbitro de turno que perjudicaba a Osasuna fueron épicas. En la emisora le dijeron que se inventara algo, y se le ocurrió el programa 'Jugador Número 12' con una gran participación de los oyentes por teléfono.

Javier Martínez de Zúñiga y Don Goyo formaron una pareja irrepetible en Radio Requeté, actual Radio Pamplona-Ser, con el programa 'Gran Deportivo' a las 14 horas con su inconfundible sintonía desde los años 70, cuando uno hacía de serio (Zúñiga) y el otro era todo ironía en sus críticas.

Los dos nos han dejado también. Lo cierto es que las ondas deportivas de Pamplona tenían entonces dos protagonistas destacados, Trujillo y Zúñiga, que competían en buena armonía.

No hace mucho que también se nos fue Pedro Lanas, nuestro querido 'Perolo'. Otro incansable de Tajonar, primero en 'Navarra Hoy' y posteriormente en 'Diario de Noticias'. Sus discusiones y gritos con Riaño en Tajonar hacían que casi se detuviera el entrenamiento, aunque en el fondo se llevaban muy bien.

Hace muy poco que también nos dejó Fermín Zariquiegui, otro de los 'fijos' que acudía a diario a Tajonar. Trabajó desde los años 90 para la agencia Efe en Pamplona hasta septiembre de 2019.

Cuando los periodistas cenaban con los entrenadores de Osasuna

Según el diccionario de la RAE, ripio es “Palabra o frase inútil o superflua que se emplea viciosamente con el solo objeto de completar el verso, o de darle la consonancia o asonancia requerida”.

En nuestro caso, se trata de unos poemas que los periodistas deportivos que siguen a Osasuna le dedicaban a un entrenador cuando terminaba su contrato, con la mejor intención y voluntad.

Esto sucedía cuando había buena relación entre la prensa y el técnico de turno, un hecho que no ha ocurrido siempre. Todos nos reuníamos en una cena, a escote, y al final de la misma llegaba el momento de leer los ripios. El encargado de preparar el texto, hacer la fotocopias para todos y leerlos era Javier Martínez de Zúñiga de Radio Pamplona Ser, fallecido hace apenas dos años.

Era una costumbre bonita y enriquecedora, que ha sufrido varias interrupciones según la relación prensa-entrenador en cada momento. El primero en recibir este pequeño homenaje fue Paquito al final de la temporada 1995-96 en Segunda división. Tal y como se puede apreciar en la fotografía, no faltó nadie a la cita.

Paquito conectó con la grada y con los periodistas, no así con la Junta Directiva. El equipo fue de menos a más hasta que 'patinó' en el tramo definitivo y no pudo luchar por el ansiado ascenso a Primera división. Fue una campaña de transición, pero la Junta Directiva de Juan Luís Irigaray no lo veía así.

Tuvieron el feo detalle de hacer público el fichaje de Rafa Benítez con Paquito todavía en el banquillo. Le dieron permiso para que viera los últimos partidos de liga desde la grada y así preparar el equipo de la siguiente temporada.

Le siguió en las cenas Enrique Martín Monreal con su permanencia “in extremis” en la campaña siguiente 1996-97, y Miguel Ángel Lotina en dos oportunidades; el ascenso del año 2000 y su despedida del club al final de la temporada 2001-02.

Luego hubo algunas cenas con otros entrenadores, pero ya no hubo ripios. Javier Aguirre invitó a cenar a los profesionales de la información antes de comenzar la campaña 2005-06, y José Ángel Ziganda al final de la temporada 2006-07.

Ripios a un amigo, en 1996.

Homenaje y despedida a Paquito

Despedimos hoy al míster,                                              

que traducido es “señor”                                                

y estamos un poco tristes                                                

en la hora del adiós.                                                        

Llegó Paquito a Osasuna                                                  

como el hombre deseado                                                  

como la baza oportuna                                                     

para el proyecto de Garro.                                               

Era el hombre del ascenso,                                               

experto y conocedor,                                                         

capaz de crear consenso                                                    

tras un año de dolor.                                                          

Pero pronto pintan bastos:                                                 

cinco partidos y un punto                                                 

Llegan los primeros palos,                                                  

se pone feo el asunto.                                                         

Y Paquito se sorprende,                                                      

la afición no le condena.                                                     

Al contrario, le comprende                                                 

y espera la racha buena.  

Tiene un contrato delante,

invitado a renovar 

pero Paco vigilante 

cree mejor esperar.

El ascenso está a la vista

cuando menos la promoción

dice el menos optimista

y llega la decepción.

El Sestao deja un bocado

difícil de digerir

Osasuna está tocado,

es el principio del fin.

El equipo pierde el rumbo

Paquito se queda solo

y de aquel amor profundo

se pasa al puro divorcio.

Mas no quiero prolongar 

la historia de un desengaño

Lo mejor es olvidar

dejar que pasen los años.

Paco, te vas de Pamplona

sin cumplir el objetivo

pero hay algo que te honra

y de eso somos testigos.

Has "triunfao" como persona

que en la vida es lo importante

y te marchas de Pamplona

abriendo la puerta grande.

Y por cierto, has conseguido

un hecho sin precedentes

que estemos aquí contigo

todos los aquí presentes.

Esta página no pasa.

En eso estamos de acuerdo.

Llévate para tu casa

este pequeño recuerdo.

                                


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los cuatro periodistas fallecidos que han destacado en las últimas décadas de Osasuna