• miércoles, 06 de julio de 2022
  • Actualizado 14:28
 
 

BALONMANO

Fallece 'Bata' Obucina, uno de los mejores yugoslavos del desaparecido San Antonio

Fue el principal artífice, y máximo goleador, del histórico ascenso albiazul a la división de honor en la temporada 1988-89.

'Bata' Obucina es el cuarto por la derecha arriba, con el San Antonio en la temporada 1988-89 en el pabellón Arrosadía. Cedida.
'Bata' Obucina, el cuarto por la derecha de pie, con el San Antonio en la temporada 1988-89 en el pabellón Arrosadía. Foto libro 'San Antonio 50 años'.

El exjugador de balonmano del desaparecido San Antonio, Bratislav 'Bata' Obucina, ha fallecido este martes a los 66 años de edad en Belgrado. Fue uno de los yugoslavos que marcó la diferencia en el conjunto pamplonés, donde consiguió un ascenso a la división de honor al final de la temporada 1988-89.

'Bata' Obucina era lateral derecho con 1,92 metros de altura e internacional B en su país. Firmó por el San Antonio en octubre de 1988, siguiendo la tradición de los jugadores yugoslavos que llegaban al conjunto albiazul como Goran Borelli y Vjekoslav Mitrovic en los años 70.

El veterano Bratislav Obucina fue el 'alma mater' deaquel San Antonio con 32 años y contribuyó al ascenso del 89 con el patrocinio de Espárragos de Navarra. Toda su experiencia e instinto goleador sirvieron para conseguir nada menos que 220 goles en la campaña del ascenso.

'Bata' dejó su calidad en las dos temporadas que estuvo en Pamplona y junto a otro veterano como Jesús Eslava recuperaría la máxima categoría al ganar en Pamplona al Caserío Vigón de Ciudad Real (24-23) en mayo de 1989. De los 24 goles de su equipo, 'Bata' marcó nada menos que dieciseis.

De esta manera se lograba el segundo ascenso de la historia albiazul a División de Honor gracias a un memorable encuentro. Jugó dos campañas en el San Antonio y se despidió en el mes de mayo del 90 a punto de cumplir los 35 años y con nada menos que 107 goles.

"Después de un año me encuentro más a gusto en Pamplona. Pamplona es una ciudad bonita para vivir, y yo me siento como un navarro más, aunque me vaya", aseguraba.

"Es posible que vaya a jugar a un Primera División francesa o italiana. Mire, con 33, 34 años se hace duro entrenar mañana y tarde todos los días. Además, el público espera las genialidades de los jugadores extranjeros, y ¿qué pueden pedir de mí?. Ya saben cómo lanzo los penaltis...".

Los que le conocimos sabemos que fue una persona que le gustaba tomarse unas cervezas en el antiguo bar La Tropicana en la Plaza del Castillo o en el bar Medina en la calle Abejeras "donde no entienden nada de balonmano", aseguraba sonriendo. Luego llegaba el partido y era siempre el máximo goleador.

Su último partido como antoniano fue el sábado 26 de mayo de 1990 con victoria (24-21) sobre el Naranco de Oviedo en el pabellón Arrosadía. Antes de comenzar el encuentro recibió una placa y un pañuelo de San Fermín, además de la ovación del público.

Tras su retirada, al equipo albiazul le costó hacer un buen fichaje como el de Obucina hasta que llegó la época gloriosa con el patrocinio de Cementos Portland en 1998.

Bratislav Obucina y su esposa Svetlana formaban una pareja de deportistas muy especial en Pamplona. Su mujer constituía un caso aparte. Su currículum la situaba como una de las mejores jugadoras del mundo.

Era la capitana de la selección yugoslava de balonmano. 120 veces internacional y había participado en tres Juegos Olímpicos: Moscú, Los Angeles y Seúl.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Fallece 'Bata' Obucina, uno de los mejores yugoslavos del desaparecido San Antonio