• miércoles, 29 de junio de 2022
  • Actualizado 19:02
 
 

BALONMANO

El entrenador de Anaitasuna valora que su equipo compita "hasta el último día"

El técnico Quique Domínguez asegura que lo más duro ha sido la recaída de Ander Torriko cuando estaba a punto de volver.

Carlos García y Quique Domínguez, en el centro, en rueda de prensa. Cedida.
Carlos García (izqda) y Quique Domínguez, en el centro, en rueda de prensa. Cedida.

El entrenador del Anaitasuna, Quique Domínguez, ha mostrado su orgullo por ver competir a su equipo "hasta el último día” pese a estar salvados con antelación en una temporada dura en la que han logrado finalizar en octava posición.

Ha sido un final de liga positivo con cuatro victorias y solo una derrota por la mínima en León. Los dos últimos encuentros terminaron con triunfo ante el Ciudad de Logroño (33-29) y en la pista del Nava segoviano (28-36) con descenso para los de 'Zupo' Equísoain.

“No voy a hablar de éxito o fracaso, pero hay otra serie de cosas de este equipo que me dejan absolutamente satisfecho y muchas de ellas tienen que ver con lo que ha pasado en los dos últimos partidos”, ha afirmado el pontevedrés en la rueda de prensa celebrada en Anaitasuna en la que ha hecho balance del año.

Ha hablado de las innumerables lesiones sufridas a lo largo del curso, poniendo la atención en una de ellas: “Lo más duro de este año es, sin ninguna duda, la recaída de Ander Torriko cuando estaba muy cerca de volver a competir. Hay que ver lo duro que es para un jugador de su edad e ilusión volver a empezar el proceso de recuperación”.

Cuerpo técnico del Anaitasuna con el entrenador, Quique Domínguez, en el centro de la imagen. Cedida.
Cuerpo técnico del Anaitasuna con el entrenador, Quique Domínguez, en el centro de la imagen. Cedida.

Domínguez ha dicho contar con la “inmensa suerte y satisfacción” de estar rodeado de personas “buenas” en lo profesional y en lo humano. “No me canso de agradecer y reconocerles esto”, ha señalado a todo el cuerpo técnico del equipo, del que sacará pecho y presumirá durante sus vacaciones en Sanjenjo.

“Unas de las decisiones buenas que he tomado en mi vida es la de aceptar la oferta que me hizo Anaitasuna. Me siento muy feliz y contento aquí, y me siento muy identificado con el club. Llevo dos años y parece que llevo veintidós”, ha indicado tras completar su segunda temporada en Pamplona.

No ha querido olvidarse de algo que los jugadores repitieron mucho durante los últimos días: “Incluso los más veteranos o los que han estado en varios equipos, nunca habían estado en un vestuario como este o en un grupo tan unido, cohesionado, fuerte y con tal nivel de confianza y compromiso”.

El preparador ha comunicado que la idea del club de cara al próximo curso es la de dar “continuidad” a la “clara” filosofía de la entidad, sabiendo que “somos ambiciosos” y que “vamos a mejorar muchas cosas”.

El gallego recordó la última y “especial” jornada disputada en Nava de la Asunción frente a Viveros Herol: “Hubo una mezcla de emociones, sensaciones, lágrimas, alegrías y un público maravilloso puesto en pie aplaudiéndonos a nosotros, que acabábamos de mandar a su equipo a plata”.

“También aplaudían a su equipo que se acababa de ir a segunda. Es uno de esos momentos que seguramente me va a ser muy difícil de olvidar y no volver a recordar, aunque vayan pasando muchos años”, ha añadido sobre la cómoda victoria por 28-36 vivida el pasado sábado.

Ha explicado el penúltimo partido liguero ante Logroño, “que venía a jugarse" la clasificación para Europa: “Cómo lo hicimos y cómo pudimos celebrar la marcha de jugadores importantes refleja muy bien lo que hemos querido que fuese este equipo durante todo el año”.

Ander Izquierdo probará suerte en el extranjero la temporada que viene y Domínguez ha valorado su campaña: “El año pasado tuvo lugar su explosión y esta ha sido la de su consolidación. Tuvo una lesión importante que le cortó mucho y debido a la cual le costó recuperar su ritmo y nivel”.

“Mi profesión, la más bonita del mundo, tiene sentido porque en tu carrera te cruces y tengas la suerte de entrenar a jugadores como Ander Izquierdo. Es una verdadera delicia y privilegio haberle dirigido”, ha anotado sobre el joven navarro de 22 años.

El director deportivo, Carlos García, ha comentado que el equipo se ha ido encontrando con “muchas dificultades” desde hace año y medio, poniendo el foco en el problema de las lesiones.

“El cómputo general ha sido fantástico. Terminar entre los ocho primeros creo que es un resultado buenísimo. Además, hicimos un partido excepcional frente al Barcelona en la Copa del Rey”, ha añadido García sobre la imagen dejada por su equipo. EFE


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El entrenador de Anaitasuna valora que su equipo compita "hasta el último día"