• lunes, 10 de mayo de 2021
  • Actualizado 06:36

 

 
 

BALONMANO

Guillermo Fischer, convocado por Argentina: “Todo lo que estoy logrando se lo dedico a mi padre”

El jugador del Anaitasuna ha sido llamado por la selección de su país para jugar el Mundial de balonmano.

El defensa del Helvetia Anaitasuna Guillermo Fischer posa este viernes durante una entrevista concedida a Efe en Pamplona. Fisher ha sido convocado por Argentina para el Mundial de balonmano que se disputará en Egipto en enero, un logro que dedica a su padre, fallecido el pasado mes de octubre a los 76 años, por el apoyo que le brindó desde que comenzó a practicar este deporte EFE/Iñaki Porto.
El defensa del Helvetia Anaitasuna Guillermo Fischer posa este viernes durante una entrevista concedida a Efe en Pamplona. Fisher ha sido convocado por Argentina para el Mundial de balonmano que se disputará en Egipto en enero, un logro que dedica a su padre, fallecido el pasado mes de octubre a los 76 años, por el apoyo que le brindó desde que comenzó a practicar este deporte EFE/Iñaki Porto.

El jugador del Helvetia Anaitasuna Guillermo Fischer ha sido convocado por Argentina para el Mundial de balonmano que se disputará en Egipto en enero, un logro que dedica a su padre, fallecido el pasado mes de octubre a los 76 años, por el apoyo que le brindó desde que comenzó a practicar este deporte.

El fervor que se respira en el país sudamericano por el deporte rey es mundialmente conocido, lo que no pudo evitar el inicio de Fischer en el balonmano, pese a que su padre fue jugador de fútbol profesional. El lateral izquierdo cuenta cómo a la edad de 7 años, mientras estaba practicando deporte en su escuela, un profesor de educación física habló con sus padres. El tutor les comentó que “tenía altura para jugar a balonmano”.

“Era un deporte totalmente desconocido, tanto para mí como para mis padres. Asistí a un entrenamiento, me gustó y a partir de ahí me inicié en el balonmano”, recuerda el joven de 201 centímetros de altura y 24 años de edad. El jugador del Helvetia Anaitasuna es hijo del recientemente fallecido ‘Lobo’ Fischer, mítico goleador del San Lorenzo de Almagro y del Botafogo brasileño, que vistió la camiseta de la selección argentina, con la que marcó 12 goles.

Cuando se dio a conocer la trágica noticia de su muerte, Diego Armando Maradona recordó en su cuenta de Instagram al ‘Lobo’ con una foto junto a él sacada durante un encuentro entre Argentinos Juniors y ‘El Ciclón’ del año 1978.

“Mis padres siempre me dieron libertad para practicar el deporte que quería. Poco a poco se fueron aprendiendo las reglas y me acompañaban a cada partido”, rememora con cariño el defensor.

El de Misiones cuenta que comenzó su carrera en el colegio Naciones Unidas (Montegrande, Buenos Aires) donde jugó dos años a las órdenes de Marcelo Castello, antes de pasar por otros dos equipos, para finalmente dar el salto a Europa de la mano del Teucro gallego en 2018.

En mayo de 2019, Anaitasuna anunció la llegada de Fischer a Pamplona. “La experiencia está siendo muy positiva, en parte porque mis compañeros y el cuerpo técnico te ponen las cosas fáciles, lo que genera un clima muy positivo”, afirma. “El equipo se encuentra muy cómodo, las cosas salen bien. Hemos encadenado varios partidos frente a rivales importantes consiguiendo victorias más holgadas, lo que contribuye a fomentar un buen ambiente”, valora el deportista sobre la buena dinámica que atraviesa el equipo después de tres victorias consecutivas.

El zaguero opina que se están desenvolviendo bien en ataque y defensa y resalta la gran labor de los dos guardametas del equipo, Patrick Bols y Marcos Cancio. El exjugador del SAG Lomas asegura que la buena situación que atraviesan les sirve para acercarse al objetivo de clasificarse para la Copa del Rey, meta que no pierden de vista tras alcanzar la semana pasada la séptima plaza de la Liga Sacyr Asobal.

Sobre el entrenador Quique Domínguez, Fischer destaca su gran nivel táctico, “siendo en ese aspecto uno de los mejores entrenadores con los que he trabajado”, a lo que se suma el hecho de haber sido deportista, lo que consigue que el jugador “se sienta cómodo”. “La planificación del cuerpo técnico es excelente. Los jugadores estamos entusiasmados con el proyecto. Vamos al 100 % con la idea de juego”, asegura.

Respecto a su rendimiento en lo que va de temporada, Fischer piensa que “uno siempre puede mejorar y, a pesar de haber completado buenos encuentros, hay que continuar aprendiendo más cosas para aportar al equipo”. El seleccionador argentino Manolo Cadenas convocó a Fischer para el Mundial de balonmano que se celebrará en Egipto el próximo enero: “Vestir la albiceleste me emociona y me llena de orgullo”, comenta el argentino, que recuerda que la llamada del seleccionador le produjo “una gran felicidad”.

En la fase de grupos, Fischer se medirá con uno de sus ídolos, Mikkel Hansen (Dinamarca), lo cual le exigirá “un esfuerzo extra”. “Debemos ir partido a partido; ningún rival es fácil. Tendremos que darlo todo en la pista para poder ir creciendo”, manifiesta el gigante argentino.

Fischer se siente con licencia para soñar: “El Mundial, la Champions o las Olimpiadas, pero con los pies en el suelo, es todo bastante complicado. Ganar unos Juegos Olímpicos puede ser lo máximo para un deportista”. EFE


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Guillermo Fischer, convocado por Argentina: “Todo lo que estoy logrando se lo dedico a mi padre”