REVISTA

José María Manzanares, a punto de abrir la puerta del príncipe en Sevilla con dos orejas ante los toros de Juan Pedro Domecq

Seis toros de Juan Pedro Domecq, de fina lámina y armónico trapío. Salvo el lote de Ponce, desrazado y a menos, el resto con nobleza y calidad, aunque con distinto fuelle y transmisión; todos fueron ovacionados en el arrastre. Enrique Ponce, de blanco roto y oro ha terminado con media estocada baja (silencio) y pinchazo, metisaca en los bajos y estocada caída (silencio). José María Manzanares, de azul noche y oro se ha llevado dos orejas con dos sendas estocadas al entrar a matar. Y López Simón, de grana y oro, ha terminado con pinchazo y estocada trasera (ovación) y una estocada trasera desprendida (ovación tras petición de oreja).
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.