Editorial

La declaración de la denunciante, el interrogatorio de los cinco procesados y el contenido de los vídeos grabados en el portal serán las pruebas concluyentes del juicio que hoy comienza.

El silencio de las instituciones y organizaciones ante el crimen de Burlada constituye un agravio comparativo respecto a los últimos asesinatos por violencia machista en Navarra, y más concretamente en la propia localidad.

La juez pone en evidencia la absoluta falta de conocimiento por parte de los letrados que interpusieron la querella, así como de los cargos políticos que la auspiciaron y los partidos que la apoyaron.
 

Colaboradores