Colaboradores

Puigdemont, que no sé si se creía un Jean-Luc Godard trucho creando una neo Nouvelle vague política, va acabar tan mal, pero en plan risas está vez, como Jean-Paul Belmondo en “Al final de la escapada”.

Creía que ya lo había escuchado todo, Otegi hablando de respeto a las personas o Barkos defendiendo la Constitución para aplicar la transitoria cuarta y atacándola para defender la independencia.

Dos veces pisó el área en todo el partido, y ni siquiera una sola vez tiró a puerta. El once de Diego Martínez viajó al Heliodoro a por un punto y es lo que se trajo con trabajo, el acierto del ‘parapenaltis’ Sergio Herrera, y un pelín de suerte.

Se acaba de estrenar la segunda temporada de Stranger Things, ¿la conocen?, si no ya tardan. El título se refiere a una serie de Netflix, no un especial de Ferreras, pero podría.

Les van pillado la matrícula por el mundo a los nacionalismos en general y a los nacionalistas catalanes en particular. Las trolas que llevan contando durante décadas al final les han pasado factura. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo.

La triste, preocupante y trágica situación de Cataluña y, por extensión, de España, me ha llevado a volver a leer las obras de Ortega y Gasset: “La España invertebrada” y “La rebelión de las masas”.