Susana y el peso del pasado

Susana no cabía en sí de gozo cuando en Madrid, ante lo más florido de la dirigencia y ex dirigencia socialista, mostraba y explicaba su decisión de concurrir a las primarias.

Teóricamente, es imposible que no salga elegida para la secretaría general, pues la apoyan incluso los responsables de la Gestora, lo digan o no abiertamente. Ella, que podría haber decidido lo mismo, pero hace tres años, con lo que podría haber evitado tanto sufrimiento a su partido y a la estabilidad política del país. Ella, que tanto contribuyó a la elección de Pedro en las anteriores primarias y a su defenestración en torno al último otoño-invierno.

Y es que en el PSOE es muy grande todavía el peso del pasado y de los hombres y mujeres que lo representan, como pasaba con el propio Sánchez hasta que se rebeló y se percató de que sin el acuerdo con Podemos no había nada que hacer. Porque Pedro todavía no nos ha explicado aquello de pactar con la derecha de Ciudadanos, en lugar de hacerlo con los de Pablo, los cuales también se cubrieron de gloria en la fallida gestación de aquel Gobierno de izquierdas. Así, cómo no iba a salir investido Mariano: en bandeja.

Y Susana, meses y meses mareando la perdiz, supongo que hasta que vio impepinable su chance para Ferraz, tras la tragedia de Pedro y las escasas compañías de Patxi y su modestia que a lo mejor no es el recurso más eficaz para ganar, pese a que sea el más razonable de los aspirantes. Reitero que es casi imposible que no gane la presidenta de Andalucía, y eso lo saben sus dos contrincantes, al contar no solo con lo más florido de los suyos, y no hablo de militancia, sino con el apoyo de buena parte de las fuerzas vivas e incoloras del país, sin necesidad de mentar la bicha del 35.

A pesar de que Pedro aporte la ventaja de representar mucho mejor los valores de la izquierda, también de cara a la pugna con Podemos. Claro que siempre puede suceder algo como lo del Estado federado del Sarre en Alemania, y es que está el mundo muy revuelto, como decían antes y ahora suene a viejuno. Pero eso sí, al PP es difícil toserlo, pues no se conmueve por nada, como el affaire de Murcia igual va a terminar demostrando. Me refiero al todavía presidente de esa región y a sus interpretaciones de lo que es o no es corrupción pura y dura.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.